Ceutíes en el Holocausto Nazi

Seguramente fueron muchos más los ceutíes que sufrieron el castigo y el horror de los nazis. Pero hasta el día de hoy, documentados sólo tenemos a Eugenio Amador Mayano y a Enrique Mateo. Pese a los años transcurridos la búsqueda de fichas de entradas y deportados es muy laboriosa. El Ministerio de Cultura español y las asociaciones de víctima del nazismo están realizando una gran labor de documentación.

     Muchos años atrás, tras la lectura del parte oficial con la terminación de la Guerra Civil española, el 1º de abril de 1939, en realidad, la contienda no terminó para todos. Una enorme cantidad de españoles, entre ellos muchos ceutíes, combatientes o no, se tuvieron que marchar de aquella España, en la que no tenían sitio.
     Una gran mayoría se instalaron en Francia; pero sobre ellos, poco más de un año después, se precipitó otro conflicto bélico que complicó más su ya de por sí difícil situación: la invasión alemana de Francia.
En la ficha de los ceutíes podemos leer Eugenio Amador Mayano, fue deportado el 27 de enero de 1941 al campo de concentración de Matauthasen, nació el 6 de enero de 1906. Tras su detención estuvo en la XI-B Fallingbostel, con el número de prisionero 6835. Fue ejecutado el 13 de marzo de 1942. El otro ceutí Enrique Mateo, nació el 21 de marzo de 1926, ingreso en la prisión de Compiègne, el 2 de julio de 1944, siendo deportado al campo de concentración de Dachau tres días después, tenía el número 77.972, tras el fin de la guerra fue liberado, el 8 de mayo de 1945 se puso fin, con la derrota de la Alemania nazi, a la Segunda Guerra Mundial.
Estos ceutíes, contribuyeron a la defensa de Francia contra la Alemania nazi. La derrota francesa llevó a miles de ellos a caer prisioneros del III Reich; conocieron posteriormente un régimen inhumano que les llevó a la muerte a la mayoría de ellos. A partir de agosto de 1940 llegaron los primeros detenidos españoles a Austria y hasta octubre de 1941 todos los transportes de detenidos españoles se dirigían a Mauthausen.
El Holocausto fue una divisoria de aguas en la historia de la humanidad. Es muy importante que el mundo moderno comprenda este genocidio contra el ser humano.  Cualquiera que sea nuestra identidad o el lugar donde residamos, el conocimiento de este suceso de alcance universal puede ayudar a que todos iniciemos un análisis crítico de las raíces del genocidio y la necesidad de proteger la paz y los derechos humanos, con miras a prevenir la repetición de esas atrocidades.
 Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto
Hoy día 27 de enero de 2017, se conmemora el “Día en memoria de las víctimas del Holocausto”, se pretende recordar los diferentes viajes que se realizaron durante este período oscuro, de la deportación a la prisión, y de la cárcel a la libertad, y de qué manera estas experiencias transformaron las vidas de aquellos que las soportaron. Se trata de historias de dolor y sufrimiento, aunque, finalmente, también tienen que ver con el triunfo y la renovación, haciendo las veces de fuerza orientadora para las generaciones futuras. Debemos también hacer algo más que recordar y velar por que las nuevas generaciones conozcan esa parte de la historia. Debemos aplicar las lecciones del Holocausto al mundo actual y hacer cuanto podamos para que todos los pueblos gocen de la protección y de los derechos por los cuales luchan las Naciones Unidas.

Los ceutíes localizados en los campos de concentración, están extraídos de la documentación expuesta en el libro “Memorial. Españoles deportados a los campos nazis (1940-1945)”, editado por el Ministerio de Cultura. En el prólogo José Ramón Cruz. Subdirector General de los Archivos Estatales marca las pautas del trabajo realizado. El libro se realizó cuando se cumplió el 70 aniversario del comienzo de la Guerra Civil española y con esta ocasión tuvieron lugar distintas actividades que contribuyeron a la reflexión sobre unas circunstancias que marcaron a la sociedad española de forma duradera. Por un lado, la pérdida de vidas humanas y la devastación que la guerra trajo. Además, tuvo lugar un exilio de dimensiones muy considerables que privó a nuestra sociedad de parte esencial de sus cuadros políticos y sociales y de su intelectualidad. España, que había estado como nunca abierta a Europa y esperanzada con la experiencia de la II República, sufrió una vuelta atrás que implicó nuestro apartamiento de Europa durante décadas.

 

Estándar

EN PELIGRO EL PATRIMONIO ARQUITECTÓNICO DE CEUTA

Grande es la dejación de responsabilidades de nuestras autoridades locales, así como del Ministerio de Cultura, por el gran número de edificios históricos que forman parte del patrimonio arquitectónico de Ceuta y se encuentran en riesgo de que en pocos años se pierdan por su desidia.

Y parece que poco les importa pese a que deberían obtener un trato especial al estar declarados  Bien de Interés Cultural (BIC), pero no es así, viendo el estado que se encuentran las edificaciones. Estos vestigios de distintos episodios de la historia de la ciudad tienen actualmente un futuro incierto por la desatención de las administraciones

La relación del patrimonio arquitectónico en peligro de destrucción en nuestra ciudad sería interminable, pero en este reportaje tan solo me referiré a los más emblemáticos, como el Castillo de San Amaro, el Almacén de Abastos, el Fortín y Batería de Punta Almina y  el edificio del cuartel de las Heras, pero entre otros tenemos al Fortín del Sarchal o el invisitable castillo del Desnarigado, entre otros.

Ceuta posee un rico patrimonio, dada su situación estratégica. Desde que hace ya más de 250.000 años un grupo se asentaron en el llamado “Abrigo de Benzú”, nuestra ciudad ha sido un constante foco de atención para cuántos pueblos han atravesado el Estrecho de Gibraltar y han engrandecido nuestra historia, la época imperial romana, la Septem bizantina, fenicios, romanos, musulmanes, portugueses, de cada uno de ellos nos sentimos orgullosos y por ello tenemos que remover la conciencia de nuestras administraciones a su conservación y puesta en valor.

Pese al trabajo ya realizado en conservación, como esa joya de la Puerta Califal o la conservación del Conjunto de las Murallas Reales, necesitamos de una atención permanente, en esos otros edificios que están en peligro y que en su gran mayoría están abandonados a su suerte, lo cual conlleva que entren en un proceso de deterioro progresivo.

La imagen que encabeza este reportaje corresponde a la parte posterior del Almacén de Abastos, monumento del siglo XVIII, declarado BIC como los otros monumentos. El arquitecto Carlos Pérez Marín, que conoce bien este edificio escribió: “… A veces, la puesta en valor del patrimonio no requiere una gran inversión económica, es suficiente con tener conocimiento de su existencia, de su estado y de sus posibilidades. Como responsable de las actividades culturales del Colegio de Arquitectos de Ceuta, junto a Alberto Weil, se propuso la utilización de este almacén del siglo XVII, que Defensa ya no utilizaba, para convertirlo en espacio para actividades culturales. El presupuesto para poder llevar a cabo las exposiciones y las conferencias ascendió a  2.000€ que se gastó en limpieza, arreglar la cubierta y dotar de electricidad el edificio”.

El Patrimonio Cultural de Ceuta, describe perfectamente esta edificación, donde expone que el edificio constituye uno de los vestigios conservados de la fortificación de la Almina, cuya finalidad fuera servir de punto de almacenaje y logística al conjunto del enclave. Se trata de una construcción alargada y dispuesta en dos niveles. El interior se ordena mediante pilares, cruciformes en planta baja y rectangular en planta superior, que dividen el espacio en tres naves muy compartimentadas. El intenso y continuo uso que ha tenido el almacén de Abastos ha desvirtuado su imagen original, eliminando algunas partes y transformando otras de forma importante

De manera general, las partes primitivas que faltan son las siguientes: Cubierta original, en su inicio de teja árabe, armaduras de madera y par y nudillo, sustituidas por cuchillos metálicos en gran parte de su superficie, carpinterías exteriores y solerías. Actualmente (2010) en proceso de rehabilitación y restauración dirigido por Forja XXI

El Almacén de Abastos se dispone en el extremo oriental del sector septentrional del Conjunto de la Almina. La línea amurallada de este frente discurriría justo al norte de esta construcción, situándose a su altura la batería de Abastos. De este modo el almacén se situaría en primera línea del borde litoral, y en una situación de estrecho vínculo con las obras defensivas.

 PABELLÓN DE LAS HERAS

      El Cuartel de las Heras se derribó para la construcción de la Casa cuartel de la Guardia Civil, que todavía está en proyecto durmiendo en el sueño de algún cajón del ministerio de Fomento. El Pabellón, es un edificio del año 35 que albergó la Compañía de Red Militar, la sede de Transmisiones de la época del Protectorado español en Marruecos. Un inmueble que fue incluido en el catálogo de edificios protegidos en el PGOU de 1992.

El presidente de la asociación Septem Nostra Pérez Rivera formulo en la prensa su descontento en su conservación: “Formaba parte del Cuartel Principal, que fue derruido. Hoy solo permanece en pie el Pabellón, un elemento singular desde el punto de vista arquitectónico, que se encuentra en un estado de conservación lamentable. Hay un serio riesgo de que el edificio colapse y se venga abajo; sería importante, y casi urgente, tomar algún tipo de medida para consolidar la estructura y, sobre todo, actuar lo antes posible para darle un uso. Los edificios de esa antigüedad, si no se les “adecua para un uso”, aparecen “patologías”, como ocurre en este caso, “y se suelen perder”. En la actualidad, continúa su “proceso progresivo de deterioro” por lo cual pidió “coherencia” a la administración si decretaron su protección. “Hay que evitar que haya ocupaciones ilegales, que sea objeto de incendios, porque puede provocar que el edificio termine de derrumbarse”, reflexionó Pérez Rivera, quien llamó a su incorporación a los planes urbanísticos a través de posibles fórmulas para su restauración y que reciba un fin concreto quedando integrado como un elemento más del patrimonio arquitectónico”.

Fuerte de San Amaro

Si existe un patrimonio arquitectónico en peligro en Ceuta es  el Fuerte de San Amaro, que pese a estar declarado BIC, y ser del siglo XVIII, su estado es lamentable. Los bienes de interés cultural tampoco escapan de la desidia de las administraciones. Hace unos meses se incendio y estuvo a punto de derrumbarse el incidente hizo desaparecer su techumbre.

En las referencias del Patrimonio de Ceuta, se refleja que este pequeño fuerte de artillería de costa que estuvo destinado a la vigilancia de la cala y playa de San Amaro, en la costa norte de la península de la Almina, combina dos cuerpos para la defensa de costas.

Por un lado, el más destacado y llamativo, se compone de un tronco de cono ataludado elevado en cuya terraza se emplazaban los cañones a la barbeta, y por otro, una batería terraplenada más amplia con troneras situada por debajo de la anterior unos 7,00 metros.

Al Fuerte de San Amaro se accede desde tierra, por la gola, disponiendo de una portada monumental descentrada y flanqueada por una garita que da paso a un pequeño patio interior con escalera de acceso a la garita.

Es uno de los edificios que forman parte del conjunto histórico de las Fortificaciones del Recinto del Hacho, de los más antiguos del mismo. Se empezó a construir a finales del siglo XVII y su primera función fue el sostenimiento de la Batería de San Carlos. En aquel momento, fue necesario realizar un amplio proyecto de refortificación y defensa de los puntos más vulnerables de la costa puesto que ya se tenían noticias de que era inminente el inicio del cerco de Muley Ismail.

Deja al norte una edificación de dos plantas para dormitorios y comedor de la tropa, desde cuyas ventanas se domina el patio. Un zaguán da paso al edificio principal, con funciones similares al otro cuerpo anexo antes citado, que comunica con la plataforma artillera de planta semicircular y pretil a la barbeta. En la intersección de éste con el edificio en que hacía la vida cotidiana la guarnición se emplazaban dos letrinas, una más grande y orientada al norte, para la tropa, y otra hacia el sur, para los oficiales. Desde este mismo zaguán, a través de un acceso situado al sur se permite la bajada a la plataforma artillera inferior.

Este nivel bajo se encuentra muy alterado y presenta gran cantidad de edificaciones parasitas, que apenas dejan entrever algunos restos de las troneras que se distribuían por la plataforma. De la garita situada en la portada principal parte un lienzo de muralla conservando el parapeto y el adarve en un pequeño tramo, que posteriormente desaparece por los cambios de cota producidos en la Avenida de San Amaro.

En el extremo meridional de la plataforma inferior se conserva una escalera que comunica un espacio interior, que en la actualidad se encuentra cerrado por una reja. entorno afectado: La construcción objeto de estudio se localiza en pleno borde litoral del frente norte del Hacho, en concreto se sitúa en un saliente con orientación norte sur, limitando al noreste una línea costera de playa usada como muelle, la cual fue en su día protegida también por la Batería de San Pedro. La topografía es en esta zona suave, siendo precisamente en este punto donde la costa pasa de tener playa, hacia el oeste, a ofrecer un borde rocoso con unas pocas calas ya prácticamente en el resto del perímetro del Monte Hacho. Debido precisamente a la falta de una zona elevada donde crear esta fortificación, la misma se diseña para que pueda dominar con facilidad el mayor campo visual posible, por tanto, se asienta sobre el terreno alterándolo, modificando la topografía del lugar. 000

CUANDO “LA VACA” DEJÓ DE SONAR EN PUNTA ALMINA

Los que ya tenemos algunos años recordamos como los días de taró (niebla) desde la sirena de Punta Almina venia un sonido como el rugido de una vaca, esa señal acústica daba aviso a navegantes de que la costa estaba muy cerca. También durante la guerra civil sonaba cuando aviones del gobierno bombardeaban la ciudad.

Debido a los múltiples detectores de ondas que llevan actualmente los barcos, aquel sonido dejó de escucharse y el edificio de la sirena cayó en un total abandono. Hace unos años se realizó una gran rehabilitación que costó más de 1,2 millones de euros – Inicialmente la recuperación del inmueble se había planteado para su posterior cesión a la Ciudad y su uso como observatorio ornitológico. Pero, han pasado los años y continúa en un total abandono sin utilizarse, y así, lleva desde entonces, sin darle un sentido, ni privado, ni público, por lo tanto terminará nuevamente deteriorándose.

El conjunto de la Sirena y Fortín es de la época del siglo XVIII, declarado BIC. Este conjunto costero está localizado en el extremo nororiental de la península del Hacho, en un emplazamiento estratégicamente clave para interceptar la circunnavegación de esta península.

Construcción defensiva compuesta de dos edificaciones de planta rectangular a modo de barracones y desarrollada únicamente en planta baja; construidos de piedra y remate de esquinas y huecos en ladrillo. Cubiertas a cuatro aguas, lisas sin que se conserve la tejería. Dispone de amplia explanada donde se ubicaba la batería para el tiro. Se conservan restos de murallas defensiva de mampuesto de piedra, así como un aljibe para el agua.

El fortín se sitúa a media ladera entre la carretera del Monte Hacho y Punta Almina. La edificación se desarrolla en sentido Este-Oeste adosada prácticamente a la ladera y presenta una explanada frontal en su extremo Norte constituida por la batería y el camino de acceso, apoyados sobre muro de contención.

En cualquier caso, las instituciones son conscientes de la necesidad de resolver su destino final con celeridad para evitar que sea víctima del vandalismo o genere costes inútiles indefinidamente. En este sentido, el nuevo inmueble cuenta con tres espacios diferenciados: una sala de recepción; una sala polivalente para exposiciones y conferencias, y otra tercera de estudio y consulta. -. El nuevo proyecto, que pretendía rehabilitar el ruinoso inmueble y recuperar al tiempo su entorno paisajístico, arrojó en las primeras conclusiones daños importantes en la estructura que da al acantilado por lo que una empresa especializada se encargó de reparar los muros y cimientos descarnados por la erosión del oleaje y del viento proveniente del mar.

Estándar

…Y llegó Serrano Suñer a Ceuta

En estos días cobró actualidad el ministro del gobierno franquista y destacado falangista Ramon Serrano Suñer, su visita a Ceuta el 17 de julio de 1938 fue todo un acontecimiento de propaganda de la dictadura, donde la censurada prensa local destaca que miles de ceuties se dieron cita en el actual Alfonso Murube.

La serie televisiva estaba basada en la novela de Nieves Herrero, y nos puso en primer plano a quien se convirtió en aquellos años en el principal consejero político del general Franco, orientando la construcción de un sistema totalitario y la fusión de las fuerzas que habían apoyado el golpe del 36 en un partido único al estilo fascista: Falange Española Tradicionalista y de las JONS, que él mismo dirigiría como presidente de su Junta Política.

El 17 de julio de 1938, Suñer aterrizó, procedente de Burgos, en el aeródromo de la capital del Protectorado, donde precisamente dos años antes, el comandante Ricardo de la Puente, primo de Franco, se hizo fuerte a los ataques de los sublevados en Tetuán, tuvo que rendirse y dos mese después fue fusilado en la fortaleza del monte Hacho.       Desde un primer momento estuvo acompañado por el Alto Comisario Juan Beigbeder, quien también se desplazó a Ceuta.

Como propaganda del régimen, se instaló en la actual plaza de los Reyes, donde se encontraba la sede de Falange, tres grandes mapas con las situaciones exactas de las tropas que luchan en la península. El primero de ellos fijaba la situación del 18 de julio de 1936, el segundo de 1937 y el tercero de 1938. Destacando el territorio que han ganado al gobierno de la República.

Ramón Serrano Suñer entró en los primeros gobiernos de Franco como ministro del Interior y secretario del Consejo (1938-1940) y, tras ganar Franco la Guerra Civil, como ministro de Asuntos Exteriores (1940-1942). Acompañó a Franco a su entrevista con Hitler en Hendaya, y él mismo mantuvo otra entrevista con Mussolini: fue Serrano quien alineó a la España franquista con las potencias del Eje, de manera que cuando el curso de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) se volvió desfavorable para la Alemania nazi, Franco prefirió desprenderse de Serrano Suñer para adoptar una postura más neutral e independiente, en previsión de una invasión de los aliados o de la victoria final de éstos. El detonante del cese de Serrano fueron los conflictos entre las diferentes «familias» políticas reunidas en el partido único, que estallaron con el atentado falangista contra unos funerales tradicionalistas en Begoña (1942). Como fundador de Falange y responsable de propaganda contribuyó a dotar de una ideología al régimen y a la legitimación de la represión y fue el gran artesano de las relaciones con la Alemania nazi, promoviendo acuerdos entre la policía española y la Gestapo para el intercambio de información y la persecución conjunta de disidentes políticos.

Durante la dictadura franquista se escribieron escándalos sentimentales dignos del mejor culebrón latinoamericano. Curiosamente, estos desmanes no procedían del mundo del artisteo, sino de la aristocracia. La historia más desenfrenada la protagonizó María Sonsoles Icaza y León, marquesa de Llanzol, casada desde muy joven con don Francisco de Paula y Díez de Rivera, veinticuatro años mayor que ella. Era Sonsoles poseedora de una belleza y elegancia apabullantes, hasta tal punto que acabó siendo la musa de Balenciaga. “Cuando ella caminaba por la Gran Vía, las mujeres se giraban”, llegó a afirmar el diseñador Elio Berhanyer. Pero atesoraba otras virtudes, como la inteligencia o el sentido del humo

“Si los españoles terminaron en campos nazis, fue gracias a Serrano Súñer”

Este Ministro del Interior que visitó Ceuta en julio de 1938, ocupó un papel importante como organizador de la represión interna en España y como responsable directo de la deportación de casi 10.000 españoles a los campos de concentración de Hitler. Quien así se manifestó (diario.es) fue Sophie Thonon-Wesfreid, una de las personas que más ha investigado la vida y obra del cuñado de Franco. Esta abogada, especializada en la defensa de los derechos humanos, elaboró a comienzos de los años 2000 una querella contra él en Francia. Eran buenos tiempos para la denominada Justicia Universal en los que se abrían causas en diversos países europeos para perseguir a los responsables de dictaduras tales como la argentina o la chilena. Ella acumuló centenares de documentos para acusarle de crímenes de lesa humanidad: “Este concepto jurídico abarca e incorpora casi todos los crímenes posibles. Estamos hablando de organizar sistemáticamente la persecución y eliminación de un colectivo de personas por su ideología; en este caso, de los demócratas que se oponían a la dictadura de Franco, actuaran dentro o fuera de España”. Algunas de las pruebas contra el todopoderoso ministro franquista y que formaron parte de la querella elaborada por Thonon-Wesfreid se enmarcan en la aprobación de leyes represoras contra los vencidos.

PROPAGANDA FASCISTA EN EL MURUBE

Desde muy temprana hora el estadio municipal (actual Alfonso Murube) presentaba un gran aspecto con miles de ceutíes, la censurada prensa local indica que unas 50.000 personas se dieron cita pero yo estimo (10.000 en las gradas y otras cinco repartidos por el terreno de juego) por lo tanto no pasarían de unas 15.000.

Se instaló una tribuna en la parte del gol sur, con una mesa y sillones.  En la puerta del chalet de verano del Alto Comisario en el Otero, se había instalado la banda de música de la Falange y frente a ellos flechas navales de Melilla y cadetes y flechas de Ceuta.

Entre las autoridades destacan los consulares nazis de Alemania, Italia y Portugal. En la explana del terreno de juego los cadetes de la Academia de Riffien.

Si una cosa destacaba de aquella isita era la implicación de la falange local, recordemos que Suñer consiguió rehacer los estatutos de la Falange Española Tradicionalista y de las JONS, otorgando la mayor parte del poder político de la organización a un cargo de nuevo cuño —el presidente de la Junta Política— en detrimento del cargo de Secretario General; él mismo sería nombrado para dicho nuevo cargo el 9 de agosto.

El general Muñoz Grandes fue nombrado nuevo Secretario general del partido, y no pasó mucho tiempo en que acabó teniendo unas relaciones tensas tanto con Serrano Suñer —jefe de la Junta Política— como con Pedro Gamero del Castillo —vicesecretario del partido—. Muñoz Grande, que no tenía experiencia política anterior a 1939, acabaría dimitiendo del puesto en marzo 1940 y se reintegró en el servicio militar. El cargo de Secretario general de FET y de las JONS quedó vacante hasta mayo de 1941, lo que dejó a Serrano Suñer como auténtico hombre fuerte del partido y del régimen, tras el propio Franco.

El estallido de la Segunda Guerra Mundial y la fulgurante sucesión de victorias de las fuerzas del Eje, sumados a la fama y la preponderancia de Serrano Suñer, principal valedor de la germanofilia en el gobierno, hizo que la alianza con la Alemania nazi llegara a su punto culminante en los primeros años de la guerra. Por el contrario, el ministro de Asuntos exteriores, el anglófilo Juan Luis Beigbeder, se encontraba prácticamente marginado. El protagonismo que Serrano Suñer empezó a tener en política exterior le convirtieron en la persona ideal para ocupar la cartera de exteriores.  El 16 de octubre de 1940 sería nombrado para este cargo por el propio Franco.

PRIMERA PIEDRA DE LA MEZQUITA “MULEY EL  MEHDI”

Aquella visita de julio de 1938, de Serrano Suñer a Ceuta sirvió para poner la primera piedra de la Mezquita  Muley El Mehdi, dos años después se inauguró. El proyecto de mezquita fue redactado por el arquitecto José Mª Tejero y Benito por encargo del Alto Comisario de España en Marruecos, Juan Beigbeder.

Para estudiar todo esta construcción se apoyaré en lo escrito por el arquitecto ceuti Luciano L. Alcalá, quien exprima que el expediente se comenzó en 1937 con un oficio dirigido al alcalde Fernando López-Canti, dirigida al Gobernador General comunicándole la solicitud del presidente de la comunidad musulmana de Ceuta, Abselam Ben Kaddur Ben Amar, para construir una Mezquita.

Tras un corto paréntesis que sirve para gestar el proyecto en la capital del protectorado, Tetuán, comienza su tramitación propiamente dicha con la instancia Kaddur, fechada en junio de 1938, en donde solicita la oportuna licencia municipal para “… la construcción de una Mezquita en la parcela nº 172 del campo exterior, con arreglo al proyecto redactado por el arquitecto José Mª Tejero…”

Desconociendo la corporación el mandato oficial alegado en dicha instancia, el alcalde dicta una providencia por la que “… se acuerda manifestar al solicitante que deberá presentar la expresada disposición y con ella se otorgara el permiso sin más trámites.”

Su emplazamiento, en el denominado Llano de las Damas, “debía ajustarse a las futuras líneas de Ensanche de Ceuta” y tener en cuenta la obligada orientación del edificio con respecto a La Meca. La organización espacial de esta mezquita responde básicamente al modelo arquitectónico primitivo. Se proyecta con un único acceso situado en el centro de su fachada principal. A la izquierda del zaguán se ubica la zona destinada a las abluciones  y las letrinas y así derecha el cuarto del almuédano, comunicado con el alminar o minarete que conforma el angulo occidental del edificio. El patio rectangular, flanqueado por tres pórticos, sirve de entrada al santuario, cuyo muro posterior se abre un pequeño ábside que mira hacia la Kaaba.

Esta sala, constituida por tres naves paralelas, integra cuatro filas de arcos apuntados en el sentido longitudinal y seis de arcos lobulados en el trasversal. Adosada al exterior del muro del fondo y con doble acceso, está la casa del Fakir, que cuenta con dos habitaciones.

El sistema constructivo básico se concreta en muros de mampostería y arcadas de fabrica de ladrillo sobre cimientos de hormigón ciclópeo y cubiertas de chapa galvanizada, a una o dos aguas, sobre correas y cabios de madera, con cielo-raso de cañizo. La estructura del minarete (26,80 m. de altura total) se resuelve íntegramente con ladrillo –muro exterior, núcleo central, escalera y linterna-, salvo las losas de la azotea y el remate, que son de hormigón armado. Para la cubierta del santuario se adopta una solución similar con objeto de disminuir el peralte exterior de la misma.

La decoración es sencilla dentro de su estilo. cabe destacar el minarete con sus cuatro fachadas iguales dos a dos, el pórtico principal con la falsa cúpula del zaguán, el mihrab y los arcos polilobulados del santuario, la pileta-surtidor del patio, las almenas y los pequeños y escasos huecos del murió de cerramiento .

También se preveía un revestimiento de azulejos y mosaicos en pilares y zócalos perimetrales, aunque sin inclusión en el presupuesto “dejándolo para más adelante…”. Sobre el arquitecto del proyecto y director de las obras, José Mª Tejero y Benito, hijo del teniente coronel Tejero que se puso al frente del Ayuntamiento tras el golpe militar del 17 de julio de 1936.

Ejerció libre su profesión muestra de su gran inquietud por la proliferación de obras ejecutadas sin las correspondiente dirección facultativa, llegando a solicitar del ayuntamiento una mayor vigilancia y un estricto cumplimiento de las ordenanzas municipales. Colabora con el arquitecto municipal José Blein, en la redacción de un proyecto general de alcantarillado que firman en mayo de 1935, entre otras muchas interesantes.

Estándar