CEUTA PRESIDE EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Ahora que estamos a punto de cumplir 39 años de la aprobación  de la Constitución, y aunque seguimos sin ser Comunidad Autónoma, ni se cumple la transitoria quinta, cabe recordar como simbólicamente Ceuta preside el edificio del Congreso de los diputados…

Y así es, los dos leones de bronce que se encuentran en la entrada principal fueron fundidos de los cañones tomados al enemigo en la Guerra que comenzó en la zona fronteriza de Ceuta, la llamada Guerra de África (1859-60). Tales cañones fueron fundidos en la Real Fábrica de Artillería de Sevilla en el año 1865, con operarios de la Fábrica de Artillería de Trubia y de la propia Sevilla.

Aquella Guerra de África aceleraron la formación de la nueva urbe ceutí y los campamentos establecieron en algunos casos las bases iniciales de las divisiones del Campo Exterior. Eso significó la posesión progresiva de los terrenos situados más allá de la zona del cerro del Otero. Dicha ocupación de esta zona por parte del Ejército tuvo una indiscutible influencia en el diseño de la ciudad, y muchas de las principales actuaciones llevadas a cabo en ella se debieron a destacados militares. A lo largo de la historia, Ceuta se mantuvo sometida al olvido por parte de la península, hecho favorecido por su lejanía mientras sus habitantes vivían con apenas recursos para cubrir sus necesidades más elementales. Un magnífico reflejo de lo que fue la ciudad a mediados del siglo XIX está escrito por Pascual Madoz:

«Un suelo ingrato y estéril, la falta de una buena bahía, la imposibilidad de cambios lucrativos con los puntos fronterizos y el atraso en que se encuentra en la carrera de la civilización, no son alicientes favorables para atraer y fijar en Ceuta opulentos propietarios, ricos especuladores, ni artistas aventajados. Privada de la comunicación y movimiento, de los goces y bienestar peculiares de los pueblos que el comercio y la industria vivifican, puede calificarse como una verdadera colonia militar; y nadie habrá que así no lo califique al desembarcar en un profundo foso entre dos altas murallas; al advertir la multitud de guardias y centinelas que á cada paso se encuentran; al recorrer sus angostas calles cruzadas casi exclusivamente por militares y desterrados; al ver en fin la mezquindad de los edificios particulares, y lo insignificante del corto número de establecimientos mercantiles é industriales. Es el aspecto general contrasta desventajosamente con lo que la imaginación se promete cuando se observa desde el mar la perspectiva de esta ciudad, que se presenta á la vista, formando un agradable anfiteatro con una pendiente uniforme, coronada por sus siete colinas».

En esos años, como ya se ha señalado, la pequeña población se mantenía con una economía de subsistencia en la que, hasta la muerte de Fernando VII, las provisiones eran comprados por la Junta de Abastos y, tras aplicarles un porcentaje fijo, se vendían a los pequeños comerciantes locales. Su artesanía era también escasa, y mucho más la industria. Las cosas no cambiaron mucho ni siquiera con la declaración de puerto franco exceptuando la sal y el tabaco el 6 de diciembre de 1859 mientras durase la guerra (1859-1860), y se compensó la falta de ingresos por arbitrios en las arcas municipales con 15.413,34 reales. Dicha declaración dejó de estar vigente el 15 de julio de 1860, pero la experiencia serviría para solicitar un sistema de puerto franco definitivo, que se concedió en 1863. No obstante, la verdadera transformación de la ciudad se produciría en los primeros años del siglo XX. En la primera mitad del siglo XIX, la educación se vio reducida por una importante medida: la exclaustración de franciscanos y trinitarios, que mantenían cátedras de diferentes disciplinas ofreciendo una enseñanza secundaria de calidad.

SOCIEDAD CEUTÍ A FINALES DEL SIGLO XIX

Pascual Madoz, nos compone el rompecabezas de la sociedad ceutí en este periodo, sobretodo el tema de la educación, exponiendo que el ayuntamiento atendía al pago de dos maestros con 3.600rs. de sueldo para cada uno y 90 rs. mensuales respectivamente para pagar sus casas, así como al de otras dos maestras con 2.340rs. para cada una y 40 rs. para el pago de sus casas. Dichos docentes ejercían en escuelas y academias enseñando a 263 niños y 93 niñas. Las asignaturas ofrecidas por tales academias eran Francés, Dibujo, Náutica y Matemáticas. También nos muestra cómo era la arquitectura «Las casas, aunque de aspecto mezquino y mediana construcción son cómodas y tienen en lo general graciosos jardines; las calles principales rectas y sin pendiente, pero las transversales bastantes penosas, si bien todas se hallan empedradas con chinas encarnadas, blancas y negras del mar, formando variadas figuras y extremadamente limpias. Hay dos paseos, el de la Reina y el de San Amaro, con buen arbolado de paraísos y acacias; 3 plazas y algunas plazuelas; la de África, en que se ve la igl. Catedral, el santuario de la patrona, el cuartel del reloj y la casa municipal; la de Cuarteles, llamada así por estar sit. en ella los de la muralla real, y la de los Reyes, en cuyo centro descuella la bien trabajada estatua de Carlos IV, traída de Génova por el conde de las Lomas, siendo gobernador de la plaza el año 1794”.

Nueva ciudad tras la Guerra de África 1859-1860

Los capítulos de la Guerra de África, son numerosos, Ceuta, muy vulnerable desde los altos del cerro del Otero, sitos al oeste, y el enemigo podía alcanzarla si instalaba sus baterías allí. Por esta razón, la Comandancia de Ceuta propuso fortificar los límites del campo exterior con la construcción de cuatro casetones defensivos en dichos altos conforme a un proyecto redactado en 1854. Dos años antes del inicio de la Guerra, la ciudad tenía 7.114 habitantes, que pasaron a ser 10.395 tras su terminación. Esto puede explicarse fácilmente si se tiene en cuenta el conflicto, que supuso el incremento de la guarnición militar.

Asimismo, continuó siendo muy significativo el número de transeúntes, que alcanzó la cifra de 6.520 entre militares y confinados. De estos, las mujeres tan solo eran 2.416; es decir, ni siquiera un 25 % de la población total. A partir de esta fecha, los datos censales arrojan un levísimo aumento de las féminas entre 1860 y 1887, con un ligero descenso en 1877 y nuevo incremento a partir de 1897. Existe pleno consenso acerca de que el origen de la Guerra de África (1859-1860) estuvo en la declaración de guerra que el Parlamento propuso a la reina de España y que esta aprobó el 22 de octubre de 1859. Ahora bien, ¿cuáles fueron las razones que subyacían en ese acto parlamentario? El historiador José Ramón Remacha da las claves:

«Entre las causas próximas se señala de manera unánime la destrucción de unas obras iniciadas en el alto del Otero para disponer de un cuerpo de guardia y además la destrucción o rotura de un mojón con el escudo nacional. Son hechos perpetrados por parte marroquí y más exactamente por elementos de la cabila de Anyera en la noche del 11 de agosto y siguientes. En su intervención ante el Congreso O’Donnell, como jefe del Gobierno, manifiesta que se trata simplemente de proceder frente a Marruecos para salvar el honor nacional. En la perspectiva que nos dan los años podemos juzgar que había mayor motivación para declarar la guerra. Pueden reducirse a dos tipos. Uno el militarismo de la época y otro la seguridad de Ceuta. Respecto a lo primero es evidente que la España de la segunda mitad del siglo XIX estaba carente de estabilidad política y de unidad nacional. Los vaivenes de la política entre liberales y conservadores, los golpes de Estado y las graves fisuras en el tejido social producidas por las guerras carlistas eran factores que determinaban una coyuntura favorable para intentar una acción exterior de amplio respaldo nacional».

Tras el fin de la guerra y la firma del Tratado de Wad-Ras, el 16 de abril de 1860, los límites territoriales de Ceuta se ampliaron y pasó de estar ceñida en sus primitivos lindes de escasamente 3,5 kilómetros a ampliar sus límites fronterizos incorporando como franja de seguridad inicialmente bajo administración militar el llamado Campo Exterior, base de la posterior expansión urbana. De este modo, Ceuta dispuso de un territorio de seguridad suficiente y de cauces comerciales, lo que posibilitó su expansión urbanística y poblacional.

Efectivamente, se observa un significativo incremento de la población durante la última década del siglo XIX llegando a la cifra de 10.395 habitantes y arrancándola así de su inmovilismo demográfico gracias a la llegada de fuerzas militares y de sus proveedores. De esa forma, se inició un auge demográfico que incrementaría lentamente su población, especialmente la civil, hasta alcanzar los 13.269 habitantes en 1900. No obstante, el ritmo de crecimiento no siguió una línea uniforme dadas las fluctuaciones debidas a una población en la que la mayor parte de sus elementos militares y confinados estaba sujeta a súbitas variaciones. Por otro lado, las exigencias de la guerra permitieron desgravar algunos productos y declarar su franca entrada para agilizar y garantizar el aprovisionamiento al Ejército. Sin embargo, lo más importante es que surgió una sociedad civil que, desde el municipio, se opuso a la injerencia militar en temas políticos, enfrentamiento que caracterizó a la ciudad en estos últimos años de la centuria. La burguesía ceutí, de la que los talleres masónicos se surtirán, confió sus intereses a las nuevas expectativas generadas en torno al ayuntamiento y a los proyectos españoles en el vecino país de Marruecos. Fueron años decisivos para Ceuta al establecerse los principios que permitieron la transformación de lo que había sido un territorio de presidiarios desde el siglo XVIII.

PRIMERAS ORDENANZAS MUNICIPALES

Con la caída de O’Donnell, en 1863, entramos en una etapa claramente marcada por la descomposición del sistema político y la deslegitimación de la Corona, y se suceden algunos Gobiernos conservadores. En Ceuta, el ayuntamiento liberal de Alejandro de la Herrán fue reemplazado por el moderado de José Moreno Alarcón, quien aprobó las primeras ordenanzas municipales. Los cambios en la alcaldía fueron constantes a partir de entonces. En 1865, le sustituyó Antonio Ruiz Pavía hermano menor del héroe Jacinto Ruiz y, desde enero de 1867 hasta la revolución 1868, hizo lo propio el comerciante Juan Fernández García. Con la Restauración, el ayuntamiento de Ceuta consiguió algunos logros que demandaba, como el aumento de la guarnición, lo que se produjo en junio de 1874 al crearse el Regimiento África número 2. Con ello, la población pareció revitalizarse, y mucho más la sociedad civil. Buena prueba de ello fue la edición, en ese mismo año, de unos carteles y programas con motivo de la festividad de la patrona de la ciudad, el 5 de agosto. En estas últimas décadas del siglo XIX, fueron varios los trabajos y proyectos realizados, como la construcción de fortificaciones; concretamente, el conjunto de fuertes neomedievales situado en los montes de García Aldave, las baterías de Torremocha y Molino o el cuartel del Rebellín, diseñado por el ingeniero Federico Mendicuti. La Ley de 7 de mayo de 1880 también dio un gran impulso a la ciudad al declarar la necesidad de construir el puerto. Cuatro años después, se autorizó al comandante general para que diera comienzo a las obras en las inmediaciones del actual muelle Alfau. En 1877, la ciudad recibió al rey Alfonso XII. Los diferentes talleres masónicos de Ceuta se desarrollaron en este contexto histórico de finales del siglo XIX.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s