TENIENTE CORONEL PÉREZ ORTIZ HÉROE, ALCALDE REPUBLICANO EN CEUTA Y OLVIDADO EN MELILLA

El teniente coronel Eduardo Pérez Ortiz, fue un héroe en la guerra de África tras ser capturado por los rifeños en 1921, estuvo 18 meses en cautiverio y en 1931, alcalde de Ceuta durante la Segunda República. Tras el golpe del 36, su hijo Pérez Alemani, por su pertenecían a la masonería ceutí, fue fusilado.

Años después, traslada su residencia a Melilla donde falleció en 1954, y allí, en una triste, olvidada y rasgada lápida reposan sus restos, sin homenajes ni distinciones, en el más absoluto mutismo.

Militar y escritor, ingresó en el ejército como trompeta en 1884, participará en las campañas de Cuba y Puerto Rico, y después de la pérdida de las colonias en 1898, regresará a España para ser destinado al Protectorado. El Desastre de Annual y su cautiverio por parte de Abd el-Krim y la capitulación de Monte Arruit en el verano de 1921, de la que sobrevivió milagrosamente, marcaron el resto de su vida. Esa terrible experiencia la relató en su libro 18 meses de cautiverio. De Annual a Monte Arruit (1923); este testimonio se convirtió en un documento imprescindible para la comprensión de aquellos hechos.

En septiembre de 1929 causó baja en el Ejército, por haber cumplido la edad reglamentaria. Estableciéndose en Ceuta, donde vivía uno de sus hijos, Eduardo Pérez Alemany, propietario de la fábrica de licores “Punta Almina”, en la calle Juan I de Portugal. Posteriormente se presentó en 1931 como candidato a las elecciones municipales junto las siglas de la Conjunción Republicano-Socialista, obteniendo la alcaldía.

Su hijo Eduardo, fundó en Ceuta la logia Hércules nº 446, del Gran Oriente Español, a finales de 1929, junto a ocho masones, sseis procedían de la logia tangerina Morayta: Salomón Isaac Benlolo, agente de Aduanas; Moisés Benhamú Benzaquén, comerciante, presidente de Unión República, y concejal en Ceuta, por la Conjunción Republicano Socialista; Enrique Ordoño Muñoz, comerciante y Antonio Muñoz Yborra, empleado civil en intendencia. También estaban Jacobo Salomón Benoliel, comerciante, iniciado en la logia Samuel Guitta de Casablanca; Florencio Álvarez Miguel, subofic­ial de Infantería, de la logia Cabo Espartel, de Alcazarquivir y Juan Romero Romero, empleado municipal, iniciado en Resurrección de la Línea (Cádiz). El templo masónico estuvo ubicado en un primer momento en los bajos del hotel Gironés y posteriormente hasta su asalto y clausura en julio de 1936, en la calle teniente Pacheco, 12.

Tras el golpe militar del 36, comienzan las detenciones de todo aquel que durante la Segunda República se hubiera distinguido en favor de ella. El hijo del que fuera alcalde de Ceuta, Eduardo Pérez Alemany fue detenido y trasladado al campo de concentración “El Mogote” en la capital del protectorado, Tetuán. Allí sería fusilado en abril de 1937. En la documentación encontrada se reseña: “Fallecido por disparos de arma de fuego, al intentar fugarse del campo de concentración, donde se hallaba detenido”.  Tras unas investigaciones y la publicación de un libro, pude comprobar que tal fuga no había existido y fue una de las múltiples sacas que se realizan en este campo de concentración tetuaní, por parte de la falange local.  Esta prisión se encontraba en el borde de un río, junto a las ruinas de Tamuda,  y en él, casi todas las mañanas aparecían los cuerpos de los dirigentes políticos y sindicalistas que habían detenido días anteriores. También varios ceutíes fueron ejecutados en este centro entre otros, el joven Ernesto Sastre Vallecillo y Ricardo González Guerrero, los dos formaban parte de las Juventudes del PSOE en Ceuta. El primero, de profesión panadero, estuvo durante varios días oculto en la azotea de la casa de sus padres, siendo descubierto y el otro joven trabajaba en las obras del puerto, intento huir pero fue apresado cerca de Tetuán.

Espíritu valiente, decidido, rebelde y batallador

Tras 18 meses de cautiverio, “La Correspondencia Militar” escribió: “Entre los cautivos que lograron el sábado la anhelada liberación figura el teniente coronel de Infantería don Eduardo Pérez Ortiz, espíritu valiente, decidido, rebelde y batallador contra la rutina de los procedimientos tácticos y orgánicos y contra el anquilosamiento de los estatutos por inercia en la actividad y persistencia en los métodos. Su voz, como la nuestra, no halló donde lo precisaba que él con fervor tanto solicitara de continuo, fue apresado, luego de sufrir rudo asedio en Monte Arruit… El teniente coronel Pérez Ortiz no tiene en el expediente Picasso, ni fuera de él, el menor asomo de responsabilidad por su proceder entonces, antes al contrario, su actuación serena y bizarra. Al llegar este momento, por nosotros tan deseado de pisar Pérez Ortiz y sus compañeros de cautiverio la tierra de la Patria…” En un magnífico artículo escrito por Juan Díez Sánchez, nos describe sus numerosas recompensas, por los sucesos de Cuba, recibió una mención honorífica y dos cruces de primera clase del Mérito Militar, con distintivo rojo. Escribió, arios libros,  “Guerra de partidas”, más tarde, en los años 1909 y 1910, nuevos trabajos, obteniendo la recompensa de una tercera y cuarta cruz de primera clase del Mérito Militar, esta vez con distintivo blanco.  También la Cruz de San Hermenegildo, Medallas de Alfonso XIII, Sitios de Zaragoza, de Melilla, Militar de Marruecos y de Sufrimiento por la Patria, ésta última por la penalidades sufridas en Axdir”.

ALCALDE DE CEUTA DURANTE LA SEGUNDA REPÚBLICA

El teniente Coronel Eduardo Pérez Ortiz, tras dejar la carrera militar, por su edad, quiere continuar sirviendo a su pais, y se une al partido Unión Republicana, liderada por el médico Sánchez Prado,  con vista a las elecciones municipales que se desarrollaran en abril de 1931.  Los republicanos y socialistas, resuelven ir juntos a las elecciones, tras varias reuniones se unifican bajo las siglas Conjunción Republicano-Socialista, las 24 candidaturas se las distribuyen a partes iguales.

En total se presentan 175 candidatos, para ocupar cada uno de los 35 escaños que ofrece la corporación municipal. Encuadrados en los partidos, Conjunción Republicano-Socialista, Agrupación Defensa de Ceuta, Partido Reformista, Partido Liberal Independiente y Concentración Monárquica. Los ceutíes  decantaron su voto por la Conjunción Republicana-Socialista  obteniendo el 80% de los votos, con 22 concejales y un total de 6.325 votos, 12 escaños los republicanos y 10 los Socialistas. Únicamente en tres de los ocho distritos se inclinaron por el Partido Defensa de Ceuta, obteniendo 7 concejales con 1.122 votos,  el Partido Reformista 4, y 2 Independientes, hacen el total de 35 concejales, ninguno de los candidatos del Partido liberal Independiente y de la  Concentración Monárquica, consiguieron escaño.

Los miembros del Comité Republicano en Ceuta, tras recibir instrucciones del Gobierno Provisional de la República hacen publico un comunicado para anunciar la eminente proclamación de la II República, se anuncia que el acto tendría lugar a las doce de la mañana del 15 de abril, en la Plaza de África.

La primera corporación presidida por el Alcalde Antonio López Sánchez Prado, nombró a Eduardo Perez Ortiz, teniente de alcalde. En junio, nuevo relevo en la alcaldía tomando posesión el abogado, Manuel Olivencia, realizando una gran labor al frente de la corporación, pero en septiembre recibe bastantes críticas de los concejales y dimite. El partido Radical de Olivencia, no cuenta con la mayoría suficiente de votos para proclamar algún concejal, ya que las sumas de los concejales del Partido Socialista, que encabeza David Valverde, y del Republicano Radical-Socialista de Sánchez-Prado, tienen la mayoría para que sea uno de estos dos partidos el nuevo presidente de la Corporación. Comienzan a realizarse las primeras alianzas, organizándose una reunión en la sastrería del concejal socialista Manuel Pascuas y deciden que sea Pérez Ortiz. Se reúnen con él y le entregan un documento firmado por todos los concejales firmantes en el pacto, Pere ortiz,  les contesta que con la palabra de ellos es suficiente y rompió el escrito. Días más tarde, los representantes de los dos partidos, Valverde y Sánchez Prado, se vuelven a reunir en el comercio del concejal Alberto Parres para ultimar la dirección de la alcaldía. El 13 de octubre de 1931 se celebra sesión y tras la votación, Pérez Ortiz, obtiene 17 a favor (Socialista y Radical-Socialista) y 9 en blanco (Radicales).

En unas breves palabras, presenta su futura forma de actuar: “En estos momentos difíciles la Alcaldía es una carga muy pesada, pero yo ofrezco toda mi voluntad para el cargo que voy a desempeñar. Solicito la colaboración de todo el Ayuntamiento, prensa y ciudadanos sin distinción y pueblo en general que me escuchan ahora aquí, quiero nuevamente emplear el turno de espontáneos; por lo tanto admitiré intervenciones razonadas. Trabajaré a la luz del día. También destacaré los principios democráticos, no soy ningún  revolucionario de acción y no saltaré sobre la ley, procuraré corregirla en lo posible, y, por último, y si continuó  durante mucho tiempo en el puesto para el que he sido elegido, publicaré un manifiesto con nuestro programa”.

El 16 de enero se hace público un presupuesto extraordinario, incluyendo la construcción de un mercado (el actual) sobre el foso seco de la Almina, ascendiendo esta obra a 2.000.000 de pesetas y paliar en gran medida el paro, enviando a los sindicatos un borrador, sobre todo el capítulo para obras. Pero, entre los concejales del equipo de gobierno, socialista y radical-socialista, existen diferencias sobre la gestión que está realizando el alcalde, siendo incapaz de dar soluciones a la gran crisis obrera pese a los esfuerzos realizados. El 28 de enero de 1932 se desarrolla sesión extraordinaria para elegir nuevo alcalde. Votan a favor del miembro del PSOE, David Valverde 19 y 2 en blanco, no asistiendo ningún miembro de la minoría radical de Olivencia, mostrando así su apoyo al edil destituido.

18 MESES DE CAUTIVERIO, DE ANNUAL A MONTE-ARRUIT”

Escribió un libro en 1923, sobre sus vivencias y sufrimientos: “18 meses de cautiverio: de Annual a Monte arruit: crónica de un testigo”. Hace unos años se realizó una reedición por parte de interfolio, con una magnífica introducción por parte de Jesús M. Sánchez, recomiendo para los interesados en estos temas su lectura. El teniente coronel Eduardo Pérez Ortiz, ssobrevive a la matanza desatada tras la capitulación de Monte-Arruit. Su relato, además de ser uno de los escasos testimonios directos del Desastre de Annual, es un apasionante y honesto homenaje a los miles de héroes anónimos que allí perdieron la vida. «Parece resultar muy cara la carne de gallina» con este demoledor comentario recibió Alfonso XIII la noticia de la liberación de los soldados a cambio de un rescate de cuatro millones de pesetas. Pero, ¿qué sucedió realmente? ¿Se merecían aquellos hombres este despreciable comentario o deberían haber sido recibidos como héroes? Testigo de excepción del Desastre de Annual, sobrevive milagrosamente a la matanza desatada tras la capitulación de Monte Arruit el verano de 1921. Protegido inicialmente por una cabila rifeña, acaba siendo entregado a Abd el Krim, sufriendo año y medio de atroz cautiverio junto con un grupo de rehenes españoles.

 

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s