EN 1936 SE PLANEÓ ASALTAR EL HACHO Y LIBERAR A LOS PRESOS REPUBLICANOS

Dentro de sus angostas murallas, como se puede apreciar en esta magnífica fotografía que acompaña al artículo de Jesús Valle, pasaron muchas noches grandes personajes, libertadores de las colonias latinoamericanas, o el alcalde de Cádiz, Fermín Salvochea, y tras la sublevación del 36, sindicalistas, políticos, incluso en los albores de la democracia a miembros de la Unión Militar Democrática…

Recupero otro reportaje de los que he escrito sobre la historia de Ceuta, este del 2014, pretendo que en el confinamiento, os entretengáis con su lectura…

En 1936 se planeó asaltar el Hacho y liberar a los presos republicanos 

Otro de los sucesos que guardan la historia de la fortaleza del Monte Hacho, fue la planificación de un asalto a sus dependencias y liberar a los presos que fueron detenidos tras el golpe de 1936, sus celdas se habían llenado de políticos, sindicalistas, miembros de la masonería ceutí, militares…

Tras leer un voluminoso consejo de guerra, al que he tenido acceso, es uno de los sucesos más ignorados. Consabido es que la tropa, en gran número, estaba contra el golpe, varios soldados de artillería y automovilismo intentaron abortar la sublevación. La fecha elegida para el asalto estaría en torno al 15 de agosto de 1936. Los jefes de este complot, eran el cabo de automovilismo Julián del Barrio y el soldado Urbano Bautista, su disconformidad con sus jefes fue evidente. En un primer momento intentaron concienciar a sus compañeros y realizando dos tipos de octavillas escritas a mano, una contra sus jefes y la otra dirigida al pueblo de Ceuta, tal y como manifestaron en el consejo de guerra.

Otro de los implicados el joven soldado Jesús López, que trabajaba en las oficinas de automovilismo y fue el encargado de pasar lo escrito a mano a máquina de escribir. Tras tener, realizadas numerosas octavillas se las entregaron al soldado ceutí Manuel Sevilla, de 19 años y vecino de la popular barriada del Sardinero. Antes de ser fusilado explicó en el consejo de guerra como se hizo la entrega: “Si entregué unas octavillas al soldado de artillería que estaba de centinela en el muelle de la Puntilla”. El encabezamiento de las octavillas decía: “Soldados, rebelarse contra vuestros jefes, contra el Facio nos tenemos que unir todos”.

Una vez que ya han conseguido la adhesión de varios cabos y soldados, organizaron una reunión en la chatarrería del cuartel de automovilismo. A este llamamiento asisten los cabos Julián Del Barrio, Secundido Valdés, los soldados Higinio Guerrero, Regino Oset, José Crespo y Francisco Juan López, y acordaron la planificación del asalto a la fortaleza, para liberar a los presos políticos.  El soldado de artillería José María Castillo Ramírez, explicó en el consejo de Guerra cómo se preparó el asalto:

      «El telefonista de la fortaleza del monte Hacho, Navarro, me dijo que había un complot formado entre soldados de artillería y automovilismo para asaltar la Fortaleza y encerrar a los oficiales y liberar a los presos políticos. Me preguntó si conocía algunos soldados que estaban de servicio dentro del Hacho, o al llavero de “Puerta Ceuta” y si con tres ametralladoras se podía batir a la tropa que allí había. Me encontré con Joaquín Lluch y otros dos y el primero le repitió las mismas cosas que a Navarro, tanto Lluch como los otros dos le daban la razón y decían que la cosa era fácil. El jefe de este complot era el sargento Morales, que le había dicho a Carbonell que todavía no era tiempo de sublevarse, pues había mucha fuerza del Tercio y Regulares. Al salir del Regimiento me encontré con el soldado de automovilismo Viernes quien me dijo si estaba enterado del asalto y que todo estaba preparado para el 15 de agosto de 1936».

El encargado de ultimar este asalto fue el soldado de automovilismo José Viernes quien habló con el soldado de artillería Castillo, para pedirle la posibilidad de coger tres ametralladoras de su cuartel. Otro de los implicados, el artillero Juan Persiva, habló con el soldado destinado en la fortaleza Juan Costa Jiménez, para que hiciera propaganda dentro de las dependencias del Hacho, y no les disparasen cuando vayan a tomarlo. Contactaron con los paisanos, Salvador Peña Guerrero, Tomas Aguilar Rodríguez, Pedro Clavijo Rodríguez y Salvador Gutiérrez.

Cuando faltan pocos días para el asalto, las octavillas llegan a manos de sus jefes. En pocas horas todos son detenidos. El 19 de agosto en el cuartel de Artillería situado en la Plaza de África, bajo la presidencia del teniente coronel Peris Vargas se celebró el consejo de guerra, los miembros del tribunal son implacables y tras varias horas se dictaminó condenar a la pena de muerte a los cabos de automovilismo Julián del Barrio, Secundido Valdés y los soldados Urbano Bautista y el joven ceutí vecino de la barriada del sardinero Manuel Sevilla García. El soldado de Artillería, José Cortes y los demás a 30 años de cárcel. A las siete de la mañana del 24 de agosto, fueron trasladados a la playa del Tarajal y fusilados. El sargento de Artillería, también implicado en los preparativos Miguel Hernández Morales, fue fusilado en el mismo lugar el 30 de septiembre de 1936.

Conjunto histórico

La larga historia entre ciudad y Hacho devino compulsa, sometida entre el amor y el odio. Por su singularidad, como un símbolo de relación, propiciaron que todos sus moradores desde la Antigüedad, la consideraran como lugar de privilegio. No obstante, la salvaguarda del extenso litoral de las partes de la Almina y del Hacho se antojaba igualmente necesaria, circunstancia que motivó su fortificación por lo menos desde el Medievo.

Sobre este conjunto histórico y si queremos ser riguroso tenemos que referirnos a lo publicado por Pedro Gurriarán, Ángel Sáez y Salvador en la Revista Almoraima. Como es fácil de imaginar, las vicisitudes experimentadas por estas construcciones militares han sido muy diversas, de modo que las reformas y transformaciones han sido permanentes. Muy destacadas fueron las sucesivas campañas de fortificación que se emprendieron a lo largo del siglo XVIII, una vez finalizado el duro sitio dirigido por el alauí Muley Ismail (1694-1727). De esta época son las principales construcciones que se conservan de la defensa costera del Hacho, ya fuera de servicio, las cuales configuran un conjunto heterogéneo de obras de muy diversa categoría y morfología, desde simples garitas hasta emplazamientos artilleros.

La refortificación dieciochesca del Hacho vino a reforzar un sistema defensivo ya existente, pero obsoleto en su capacidad militar. De este modo, se pudo poner al día un sistema cuya finalidad era evitar cualquier posibilidad de desembarco en la retaguardia, tal y como ya consiguió en su día, el monarca portugués Juan I. Los historiadores locales Fernando Villada y José Antonio Hita identifican el topónimo Yabal al-Mina con el Monte Hacho y sus estribaciones hasta la actual Cortadura del Valle. Sería una zona ocupada tanto por tierras comunales, dedicadas a la recogida de leña, el pastoreo del ganado, y la recogida de frutos silvestres, como por algunas propiedades privadas.

Éstas habían de conformar un hábitat disperso a base de residencias y de pequeñas parcelas cultivadas. Está situado, a unos 190 metros de altura y 800 de distancia del casco urbano, el castillo tiene un origen antiguo, probablemente romano o bizantino; en el año 534 ya existía en el lugar que ahora ocupa la ciudad una guarnición de Bizancio. Sus mayores dimensiones las alcanzó durante el período Omeya de la conquista árabe, aunque en esa época no existía aún. En 1597, el corregidor de Gibraltar, Iñigo de Arroyo Santisteban, hizo que el ingeniero Cristóbal de Rojas pasase por Ceuta para visitar el Castillo y reformar el puerto de la ciudad. A mediados del siglo XVIII (1773) se construye la actual fortaleza, según una propuesta de Juan Caballero que proyectaba para el fuerte cuarenta torreones, un nuevo cuartel para doscientos soldados y un polvorín para doscientos quintales.  En 1870 se convirtió en penal.

La Ley de Prisiones de 1849 disponía que los castigados a cadena perpetua cumplieran su condena en Ceuta y otros presidios africanos menores. El Hacho se ha ampliado desde entonces con recintos para distintos usos según las necesidades de cada momento.  Tiene una construcción de planta hexagonal que ocupa una superficie de 10 hectáreas. Las murallas que forman la fortaleza contienen seis baluartes para vigilar sus flancos. Actualmente en el interior de la fortaleza se encuentra el Grupo de Artillería de Costa de Ceuta y el Grupo de Artillería Antiaérea VI.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s