Índice del libro: Masonería en Ceuta, Origen, Guerra Civil y Represión 1821-1936″

 La historia de la masonería en Ceuta comienza en 1821 y llega a su trágico fin con la sublevación militar de julio de 1936. La consiguiente represión tuvo como resultado 268 víctimas ceutíes, masones 27 de ellas, además de los numerosos encarcelados y exiliados. Entre uno y otro momento, existieron ocho talleres masónicos en la ciudad: Antorcha de Ismael, Africana, Hijos de la Africana, África, Hércules, Constancia, Hijos de Hércules y Themis. Este libro narra esa historia, la de las diferentes logias, sus características y desarrollo. Para ello, el autor ha consultado la extensa información contenida en los libros de actas, expedientes, correspondencia epistolar, etc.; en definitiva, documentación original e inédita que analiza la vida interna de la masonería ceutí durante su existencia. Finalmente, incluye un apéndice reseñando la trayectoria masónica y profana de más de 200 integrantes de los mencionados talleres. Nos encontramos, sin duda, de una obra más del autor que arroja luz sobre unos episodios, hasta ahora muy poco conocidos, en relación con la historia contemporánea de Ceuta.

Para más información y pedido de libro: http://www.edicioneslibrosdeceuta.es/

Índice

 Prólogo del historiador  Ramón Galindo Morales

A propósito de la masonería, Diego de Lora

Introducción

Capítulo I

Circunstancias del nacimiento de la masonería en Ceuta

Situación Histórica: Ceuta a principios del siglo XIX

El trienio Liberal

La logia Antorcha de Ismael (1821-1823)

Constitución de la logia Antorcha de Ismael

Capítulo II

Tres logias decimonónicas en Ceuta (1873-1895)

 Ordenación histórica en Ceuta a finales del siglo XIX

Nueva ciudad tras la Guerra de África 1859-1860

La logia Africana (1873-1882)

La logia Hijos de la Africana (1880-1884)

La logia África (1888-1895)

Capítulo III

Ceuta en el primer tercio del siglo XX

Desarrollo político y social en Ceuta (1900-1936)

La dictadura de Primo de Rivera (1923-1931)

Proclamación de la Segunda República en Ceuta

Ayuntamiento republicano

Bienio Reformista en el ayuntamiento de Ceuta (1931-1933)

Bienio radical-cedista (1933-1936)

Sociedad y sindicalismo durante la Segunda República

Octubre de 1934

Capítulo IV

La masonería en Ceuta durante la Segunda República

 Implantación de la francmasonería en Ceuta (1930-1936)

Constitución de la logia Hércules (1930-1936)

Masonería y República en Hércules

Templo de la masonería ceutí

Prensa y masonería

Masonería y política

Composición social

Comisión de Beneficencia

En el contexto masónico

La logia Constancia (1932-1935)

Política en el taller

Analogías con los talleres del protectorado

Relaciones con los talleres de la ciudad y Melilla

Composición social

La logia Hijos de Hércules (1933-1936)

Composición social

Tenida fúnebre al teniente coronel López-Bravo

Clausura del Templo

La logia Themis (1934-1935)

Apuntes de la Gran Logia Regional de Marruecos

Capítulo V

Guerra Civil y Represión de la masonería en Ceuta

Inicio de la Guerra Civil en Ceuta

Ceuta: 17 de julio de 1936

Oficialización de la represión en Ceuta

Atentado a Beigbeder, alto comisario

La represión de la masonería en Ceuta

Masones en las sacas

Alcaldes masones víctimas de la represión

Macro juicio con nueve masones fusilados

Traslado de masones desde el Protectorado

Militares masones ceutíes

Incautaciones a los masones ceutíes

Radio, Prensa y Masonería

Ley de Responsabilidades Políticas

Ley represión de la masonería y el comunismo

Masones ceutíes en busca y captura

Los libros falsos de la masonería

Apéndice I.

Historial de los masones de Ceuta (1821-1936)

 Cuadros

  1. Logia Antorcha de Ismael (1821-1823)
  2. Logia Africana 1881
  3. Logia Hijos de la Africana en 1880
  4. Logia Hijos de la Africana (1880-1884)
  5. Hijos de la Africana en 1883
  6. Hijos de la Africana (1880-1884)
  7. Logia África en 1888
  8. Logia África en 1891
  9. Logia Hércules en 1930
  10. Logia Hércules en 1931
  11. Logia Hércules en 1932
  12. Logia Hércules en 1933
  13. Logia Hércules en 1934
  14. Logia Hércules en 1936
  15. Logia Hércules por profesiones (1930-1936)
  16. Logia Constancia en 1933
  17. Miembros de la logia Constancia en 1934
  18. Logia Constancia en 1934
  19. Logia Constancia en 1935
  20. Logia Hijos de Hércules en 1934
  21. Masones fusilados en Ceuta (1936-1944)
  22. Fusilados en Ceuta por meses (1936-1944)
  23. Fusilados sepultados en la fosa del cementerio de Ceuta
  24. Fusilados en Ceuta (1936-1944)

 

 

 

Estándar

La murga “Las niñas republicanas” le cantan en 1932 al alcalde Sánchez Prado

      El que fuera alcalde y diputado por nuestra ciudad durante la Segunda República, el doctor Antonio López Sánchez Prado, también fue enjuiciado en las coplas. La Murga se llamaba “Las niñas Republicanas”, cuyo director era Francisco Zumaquero Padial y tal vez, fue cantada en los carnavales de 1932. Esta Murga estaba integrada por gente de la mar, su vestimenta era muy llamativa todos vestidos de niñas muy pintadas, con una banda con los colores de la República, fajín y vestido en color rosa y el sombrero republicano. Cuando se paraban en cualquier plaza de la ciudad y lo ceutíes le pedían alguna copla desplegaban una gran bandera tricolor que metían dentro de unas canastas. Sus repertorios era muy crítico y cuando terminaban decían: “Y las niñas republicanas cogen la bandera y se ponen a llorar…”

La copla donde se criticó la labor del alcalde tenía su razón tras su discurso el día de la toma de posesión y terminó con un muy comprometedor: “Si veis que no cumplo con mi deber, que me aparto del camino recto, debéis arrojarme de este puesto, con el cual me habéis honrado pero no por la puerta, sino por el balcón”. La copla cantada por esta agrupación decía: “La huelga de los pescadores, lo que el alcalde quería, para tapar un desfalco, que en la caja fondo, de menos tenia, se ahogaron esos hombres, y ahora sus hijos estarán, muertos de hambre y miseria, sin tener padre que les dé pan, a ti, a ti, compañeros pescadores, las niñas republicanas, están dispuestas a tirar, a nuestro alcalde por la ventana”.

La proclamación de la II República en nuestro país trajo consigo una mayor libertad de lo cual los autores de Murgas se vieron beneficiados, recordemos que la dictadura del general Primo de Rivera (1923), había traído censura y grandes trabas para poder escribir sus coplas con total libertad. 

Tras las elecciones del 12 de abril de 1931, y la proclamación de la II Republica   sería designado Alcalde de Ceuta el jefe de los Republicanos, el doctor Antonio López Sánchez Prado. Los años treinta hasta su prohibición la fiesta de carnaval logró uno de sus mayores niveles de participación. La hemeroteca del diario El Faro es testigo de los bailes y eventos que se organizaron en estos años bajo este régimen democrático. También contribuyeron a este esplendor los muchísimos peninsulares sobre todo de la baja Andalucía que llegaron a nuestra ciudad para trabajar y llegado el mes de febrero formaban sus murgas como hacían en sus pueblos, sumándose a las ya existente en la ciudad.

Recordemos que en Ceuta en la década de los años veinte, la población aumentó de una forma a veces alarmante. Con la creciente intervención militar y económica de España en el protectorado, la ciudad se convirtió en tribuna, retaguardia y frente de esta aventura. 

En Ceuta, desde 1900 a 1910, aumentó la población en 10.638 habitantes, de 1910 a 1920, el ritmo de crecimiento es aún mayor, 11.312 habitantes, son los años de la guerra de África, el comienzo de las obras portuarias ó inauguración de la línea férrea con Tetuán.En los albores de la proclamación de la II República, ya cuenta con unos 50.000 habitantes y una gran presión obrera en paro, son muchos los peninsulares que se trasladan al protectorado a trabajar, sirviendo Ceuta de base.

Las murgas desde por la mañana durante los tres días de carnaval estaban recorriendo las calles y sobretodo los bares de la época como El Preferido, Bar King, La Perla, Hispania, Campanero Chico, Casa Julián y por la noche la visita a los bailes públicos, no podía faltar al Teatro Cervantes, que antes de la Republica se llamaba Del Rey… Algunos de los componentes de la murga fallecieron en el naufragio del pesquero “El Lobo”, en los Isleños, detrás del Monte Hacho…”.

El carnaval de 1936 fue todo un éxito de participación, pese a salir de una campaña electoral que desembocó en la celebración el 16 de febrero de las elecciones generales para el Congreso de los Diputados, donde el candidato por el Frente Popular de Izquierda Manuel Martínez Pedroso (PSOE) obtuvo el acta parlamentaria y el concejal Republicano Sánchez-Prado volvió a ser designado alcalde de Ceuta. A últimos de febrero se celebran los carnavales y las diferentes asociaciones recreativas y políticas se vuelcan organizando sus actividades.

Las murgas y comparsas fueron muy numerosas, el gran autor de letras Roque Guerrero del Peñón contribuyó a este carnaval con la titulada “Los Rumbistas Mexicanos”, y también se pudieron a las comparsas “Los vendedores del Fli” y “Los Piratas” entre otros. Seguramente fueron muchas más pero debido a que no existía ningún concurso de Murgas, ni la prensa en aquellos años prestaba mucha atención a estas agrupaciones tan solo hemos podido saber las que algunos ceutíes que vivieron aquellos carnavales nos han contado. Y en este capitulo quisiera agradecer la gran ayuda de Antonio Duran Valencia por su colaboración ofreciéndome, fotos, datos y coplas de aquella época, que el escuchó y cantó en la tienda de comestibles de Pedro Calvo en la calle Linares.

Entre las  asociaciones tendríamos que destacar el baile de carnaval en el Teatro Cervantes  “Blanco y Negro” de la Asociación de la Prensa que presidía Antonio Martín de la Escalera,  organizado por el diario El Defensor, los precios para poder asistir no eran nada barato: ocho pesetas el caballero y dos cincuenta señoras y señoritas. Estableciéndose varios premios, al mejor traje, al grupo más original, al más numeroso que postule por las calles esos días de carnaval y al mejor traje de papel. Los regalos que se entregaran a los premiados se exhibieron en los escaparates de Casa Molina y en el establecimiento de muebles de Aurelio Fernández.

También estaban los bailes de mascaras del Casino Africano, Centro de Hijos de Ceuta, Casino de Suboficiales (hoy Banco Popular), Casino Militar y tantas otras.  Una asociación que destaco en este carnaval de 1936, tal y como hemos podido ver en la prensa, y en fotos de la época fue el Partido de Izquierda Republicana, quien tenia su amplia sede en plena calle Real, en sus locales celebró dos bailes uno a media tarde para los más jóvenes y ya por la noche para adultos.

Como apuntes históricos sobre este Partido señalar que se creo tras fusionarse en   abril de 1934, los partidos Acción Republicana, de Manuel Azaña, el Partido Radical-Socialista, de Marcelino Domingo y la Organización Republicana Gallega Autónoma, de Santiago Casares Quiroga. En la ciudad los primeros pasos para la creación de Izquierda Republicana, los proporcionó el Catedrático del Instituto Hispano-Marroquí, y Presidente de Acción Republicana en Ceuta Luís Abad Carretero, con anterioridad ostentaba el cargo el maestro Ángel Grande Pérez.

El primer comité estuvo presidido por Luís Abad, vicepresidentes Salvador Pulido López y Juan Rueda Lara. En 1.936 tras el triunfo del Frente Popular y la toma de la presidencia de la República por Manuel Azaña, Izquierda Republicana cobra un gran protagonismo en la vida política del país. En Ceuta se produjeron varios cambios, tras la celebración de una asamblea el día 20 de abril de 1936, eligiéndose presidente al abogado Salvador Fossati Puente.

Ensayaban entre el patio de las gaseosas, propiedad de Alba, en el callejón del Lobo, y la calle la Estrella y el Patio de la Tahona, en la Plaza de Azcarate. Los diferentes grupos que saco Roque Guerrero fueron: “Marineros en seco con los ases de la pantalla” ,“Los representantes del yoyo”, “Los profesores del baile”, “Los jugadores del Golf” ,”Los del Wonder-Bar” y los “Rumbistas mexicanos”. 

Estándar

Carnaval de Ceuta en la memoria

Si no tuviéramos esta pandemia nuestras calles se inundarían de coplas y disfraces, el carnaval tomaría los rincones de nuestra ciudad. Aquella fiesta recuperada tras el franquismo, tuvo su comienzo hace más de un siglo, los datos más antiguos que hemos podido conseguir están fechados a finales del siglo XIX, concretamente en 1886.

Pero aquel carnaval tuvo un gran pasado consiguiendo su mayor esplendor durante la Segunda República (1931-1936). La proclamación del nuevo régimen en nuestro país trajo una mayor libertad, de lo cual los autores de murgas se vieron beneficiados, recordemos que la dictadura del general Primo de Rivera (1923-1930), había traído censura y grandes trabas para poder escribir sus coplas con total libertad.

Información de estos libros: http://www.edicioneslibrosdeceuta.es/

En Ceuta, desde la llegada de la dictadura, el Ayuntamiento se regia por una Junta municipal cívico-militar, su primer presidente fue el comandante general, Agustín Gómez Morato, continuándole el coronel de Infantería José García Benítez y ya entre 1928 a 1931, el Ingeniero del puerto José Rosende Martín.

Tras las elecciones del 12 de abril de 1931, y la proclamación de la II República sería designado alcalde de Ceuta el jefe de los Republicanos, el doctor Sánchez Prado.

Los años treinta hasta su prohibición en 1937, la fiesta de carnaval logro uno de sus mayores niveles de participación. La hemeroteca del diario El Faro es testigo de los bailes y eventos que se organizaron en estos años. También contribuyeron a este esplendor los muchísimos peninsulares sobretodo de la baja Andalucía que llegaron a nuestra ciudad para trabajar y llegado el mes de febrero formaban sus murgas como hacían en sus pueblos, sumándose a las ya existente en la ciudad.

Recordemos que en Ceuta en la década de los años veinte, la población aumentó de una forma a veces alarmante. Con la creciente intervención militar, de España en el protectorado, la ciudad se convirtió en tribuna, retaguardia y frente de esta aventura.

En Ceuta, desde 1900 a 1910, aumentó la población en 10.638 habitantes, de 1910 a 1920, el ritmo de crecimiento es aún mayor, 11.312 habitantes, son los años de la guerra de África, el comienzo de las obras portuarias ó inauguración de la línea férrea con Tetuán. En el decenio 1920 a 1930, la población aumenta de forma vertiginosa en 15.395 personas. En los albores de la proclamación de la II República, ya cuenta con unos 50.000 habitantes y una gran presión obrera en paro, son muchos los peninsulares que se trasladan al protectorado a trabajar, sirviendo Ceuta de base.

La mayor pujanza obrera se puso de manifiesto en dos núcleos muy determinados. En primer lugar, en las importantes concentraciones de asalariados en algunas obras (especialmente el puerto), en segundo lugar, entre aquellos trabajadores con un oficio, que resultaban muy necesarios en momentos de acrecentada actividad constructora que abundaban en la ciudad; carpinteros, plomeros, electricistas, etc.

En estos años junto al autor de carnaval Roque Guerrero del Peñón, también habría que reseñar a José Moreno, su hijo Eduardo hace unos años me relato como organizaba su padre las Murgas. “El año que sacaron los Rumbistas Mexicanos, me acuerdo que faltaba una semana para comenzar el carnaval y tenían todas las coplas preparadas y ensayadas desde hacia bastantes meses, pero tenían problema con el tipo (disfraz), ya que la cosa estaba cortita de presupuesto y se dirigieron al Patio de la Tahona, en la Plaza Azcárate, y la mujer de uno de los componentes llamado Palmones que era modista, les dio la idea y se fueron a Casa Bentata, compraron unos retales por quince pesetas y con mucha imaginación se lo hicieron…  Desde por la mañana durante los tres días de carnaval estaban recorriendo las calles y los bares de la época como El Preferido, Bar King, La Perla, Hispania, Campanero Chico, Casa Julián y por la noche la visita a los bailes públicos, no podía faltar al Teatro Cervantes, que antes de la República se llamaba del Rey… Algunos de los componentes de la murga fallecieron en el naufragio del pesquero “El Lobo”, detrás del Monte Hacho…”.

LAS SOCIEDADES CULTURALES

En el último cuarto de siglo XIX, los bailes que organizaban los distintos centros culturales, giraban en torno al teatro El Principal, que se encontraba en la calle Galea. Las sociedades culturales tanto civiles como militares se volcaban con estas fiestas llenas de coloridos y alegría. Es digno de destacar la gran cantidad de entidades que colaboraban con esta fiesta anual como, El Casino Africano, El Liceo de Ceuta, La Peña, Ateneo de Sargentos, Circulo Africano, La Juventud Africana, Circulo Popular, Club Abilense, Peña Africana y las musicales, de las cuales a buen seguro salían grupos de calle, Sociedad Filarmónica, El Instituto Popular de Música ó la Peña Musical. Todas estas sociedades recreativas estuvieron presente, en más o menos medida, en las últimas décadas del siglo XIX organizando bailes y actos relacionados con el carnaval según hemos podido saber de la información que hemos sacado de los escasos diarios de la época.

EL SIGLO XIX SE DESPIDIÓ CON UN GRAN CARNAVAL

Los cerca de catorce mil ceutíes de la última década del siglo XIX vivieron un gran carnaval, según cuenta el diario El África los diferentes bailes organizados por las sociedades culturales se vieron muy animados y el paseo del Rebellín  fue el centro de los paseos de las mascaras y coches de caballos engalanados.  Los diferentes bailes se celebraban preferentemente en el Teatro Principal, en la calle Galea y algunos en el Variedades en el paseo del Rebellin.

Una de las sociedades más activa en estos años fue la creada en enero de 1893 Circulo Africano, el diario El África publica  una crónica sobre este carnaval: “ Primer día, estaba bastante desanimado, pero seguramente debido al fallecimiento de Manuel Ortiz-Villajos, persona muy querida y apreciada en la ciudad, el segundo día, creció la animación y el tercer aún más, no hubo mascaras notables  pero llamó la atención dos que imitaban con bastantes propiedad a cierto persona que ocupa el onceno lugar  y dice estar representado en esta localidad por seres pensantes y andantes”.

En otro artículo también se realiza un crónica de estos días: “El Rebellín es el lugar mas bullicioso de las máscaras, en algunos balcones hubo hermosas heroínas que se defendían tenazmente de los bruscos ataques que desde la calle les dirigía enemigo de sexo feo arrojando lluvias de metralla…”.

Los establecimientos dedicados a tejidos y sastrería se vuelcan con estas fiestas, son muchos los anuncios que se pueden leer en los diferentes diarios, como el ofertado por “La Sultana”  donde explica con todo detalles  que poseen telas de todos colores y adornos como bastones, sombreros y demás utensilios.

La Magnolia, era otro de los establecimientos que ofertaban sus vestimentas, no en vano estaba regentado por el gran modisto Enrique Gabarrón, quien una vez llegado el mes de febrero realizaba los mejores trajes para los bailes de mascaras.

Su establecimiento se encontraba en plena calle Real. Por otra parte el gran artesano de los dulces Cristóbal Lavado, adornaba sus escaparates con alegorías referidas al carnaval. El semanario irónico-festivo The Moour Uno, del 26 de febrero de 1899 publica esta curiosa nota: “El próximo domingo tendrá lugar un baile con los fondos que le han sobrado del pasado carnaval y piensan celebrar la popular sociedad “la nata del boquerón”, no habrá cotillón pero durante el descanso se obsequiará a la concurrencia con cacahuetes y gaseosas”.

El último carnaval del siglo XIX, se presentó con muchas penurias económicas tal y como lo anuncia la sociedad El Casino Africano, quien hace público días anteriores al carnaval que no realizara baile alguno. Pero a los pocos días anuncia que debido al trabajo de los más jóvenes, se pueden llevar a cabo. Los bailes se realizaron en el Teatro Variedades, en el Paseo del Rebellín, y en las sociedades de aquella época, Circulo La Unión, Liceo Africano, La Peña, El Liceo o el Club Abilense entre otros.

Varias carrozas fueron las presentadas por las distintas sociedades, el diario El África, el 28 de febrero de 1899, anuncia que la carroza representando a un ciclistas fue la más aplaudida por su belleza plasticidad y comicidad, otorgándole un premio.

Dando nuevamente un salto en el tiempo, si una persona destacó entre los disfraces individuales que recorrían nuestras calles en los años treinta fue, Antonio Ruiz de Conejo, cariñosamente conocido como “La Coneja”, este caballero regentaba una sala de fiesta en la calle Peligro, al final de la calle Real, era una persona conocedora de la vida y sobre todo con un gran sentido del humor e ironía.

Antonio Ruiz de Conejo todos los años se disfrazaba y sus mascaras eran esperada como un acontecimiento dentro de los tres días de carnaval, año tras año, su presencia en las calles fueron de novia, niña bebé… pero sobre todo en los carnavales de 1936 dio el verdadero “pelotazo”, su disfraz causó la admiración y aplauso de cuantos le vieron por las calles. Antonio se vistió de muñeca, se metió en una caja de cartón de casi dos metros, cogido por el cinto, unos tirabuzones, muy pintada como las muñecas antiguas de Torreluna y tan solo salían de la caja las piernas para caminar, y le acompañaba un señor que iba junto a él vendiendo papeletas para rifarla, el sorteo se efectuaba ante la multitud de ceutíes que le estaban acompañando desde su casa en la Plaza Azcárate, hasta el Rebellín, donde se efectuaba la rifa.

Muchos fueron los personajes populares que han dejado huella en aquellos carnavales de los años treinta. Aquella Ceuta de patios, aportaba muchos personajes anónimos que se lanzaban a las calles sin más, con muchas ganas de divertirse y de reírse de la “hambre” que pasaban y cambiar la realidad de lo cotidiano. Otros muchos personajes que nos han llegado podía ser aquel que disfrazado de chacha y un cochecito donde llevaban a un bebe, que en realidad era una persona mayor, portando un gran biberón lleno de vino.

Las casas comerciales colaboraban con el carnaval regalando sus productos: michelín, repartía balones, Constantino López y Nestlé, chocolatinas, y Casa Borras colocaba una cuba en plena calle Real e invitaba con un jarillo a beber gratis. Muy populares eran los disfraces anónimos o “destrozona” que así se denominaba las mascaras que se vestían con lo primero que pillaban en casa, las calles se transformaban de mascaras y alegría, todo estaba permitido y reinaba el buen humor.

Estándar

CARNAVAL DE CEUTA DURANTE LA SEGUNDA REPÚBLICA

El carnaval durante la República fue una explosión de colorido y de festividad donde los bailes y las murgas por las calles se multiplicaron. Aquel de febrero de 1936, según cuentas las hemerotecas, tuvo un éxito de participación, pese a salir de una campaña electoral que desembocó en la celebración el 16 de febrero de las elecciones generales para el Congreso de los Diputados, donde el candidato por el Frente Popular de Izquierda Manuel Martínez Pedroso (PSOE) obtuvo el acta parlamentaria y el concejal Republicano Sánchez Prado volvió a ser designado alcalde de Ceuta. A últimos de febrero se celebran los carnavales y las diferentes asociaciones recreativas y políticas se vuelcan organizando sus actividades.

Información de estos libros: http://www.edicioneslibrosdeceuta.es/

En el último carnaval antes del golpe militar del 36, las murgas fueron muy numerosas, el gran autor de letras Roque Guerrero del Peñón contribuyó a este carnaval con la titulada “Los Rumbistas Mexicanos”, y también se pudieron ver a “Los vendedores del Fli” y “Los Piratas” entre otros. Seguramente fueron muchas más pero debido a que no existía ningún concurso de Murgas, ni la prensa en aquellos años prestaba mucha atención a estas agrupaciones tan solo hemos podido saber las que algunos ceutíes que vivieron aquellos carnavales nos han contado.

Entre las  asociaciones tendríamos que destacar el baile de carnaval en el teatro Cervantes  “Blanco y Negro” de la Asociación de la Prensa que presidía Antonio Martín de la Escalera,  organizado por el diario El Defensor, los precios para poder asistir no eran nada barato: ocho pesetas el caballero y dos cincuenta señoras y señoritas. Estableciéndose varios premios, al mejor traje, al grupo más original, al más numeroso que postule por las calles esos días de carnaval y al mejor traje de papel. Los regalos que se entregaran a los premiados se exhibieron en los escaparates de Casa Molina y en el establecimiento de muebles de Aurelio Fernández en la plaza de Azcárate.

También estaban los bailes de máscaras del Casino Africano, Centro de Hijos de Ceuta, Casino de Suboficiales (hoy Banco Popular), Casino Militar y tantas otras.  Una asociación que destacó en este carnaval de 1936, tal y como hemos podido ver en la prensa, y en fotos de la época fue el partido de Izquierda Republicana, quien tenía su amplia sede en plena calle Real, en sus locales celebró dos bailes uno a media tarde para los más jóvenes y ya por la noche para adultos.

Como apuntes históricos sobre este partido en Ceuta señalar que se creó tras fusionarse en abril de 1934, los partidos Acción Republicana, de Manuel Azaña, el Partido Radical-Socialista, de Marcelino Domingo y la Organización Republicana Gallega Autónoma, de Santiago Casares Quiroga. En la ciudad los primeros pasos para la creación de Izquierda Republicana, los proporcionó el Catedrático del Instituto Hispano-Marroquí, y Presidente de Acción Republicana Luís Abad Carretero, con anterioridad ostentaba el cargo el maestro Ángel Grande Pérez.

El primer comité estuvo presidido por Luís Abad, vicepresidentes Salvador Pulido López y Juan Rueda Lara. En 1.936 tras el triunfo del Frente Popular y la toma de la presidencia de la República por Manuel Azaña, Izquierda Republicana cobra un gran protagonismo en la vida política del país. En Ceuta se produjeron varios cambios, tras la celebración de una asamblea el día 20 de abril de 1936, eligiéndose presidente al abogado Salvador Fossati Puente.

Sánchez Prado en las coplas de las murgas

El que fuera alcalde y diputado por nuestra ciudad durante la Segunda República, el doctor Antonio López Sánchez Prado, también fue enjuiciado en las coplas. La Murga se llamaba “Las niñas Republicanas”, cuyo director era Francisco Zumaquero Padial y tal vez, fue cantada en los carnavales de 1933. Esta Murga estaba integrada por gente de la mar, su vestimenta era muy llamativa todos vestidos de niñas muy pintadas, con una banda con los colores de la República, fajín y vestido en color rosa y el sombrero republicano. Cuando se paraban en cualquier plaza de la ciudad y lo ceutíes le pedían alguna copla desplegaban una gran bandera tricolor que metían dentro de unas canastas. Sus repertorios era muy crítico y cuando terminaban decían: “Y las niñas republicanas cogen la bandera y se ponen a llorar…” La copla donde se criticó la labor del alcalde tenía su razón tras su discurso el día de la toma de posesión y terminó con un muy comprometedor: “Si veis que no cumplo con mi deber, que me aparto del camino recto, debéis arrojarme de este puesto, con el cual me habéis honrado pero no por la puerta, sino por el balcón”. La copla cantada por esta agrupación decía: “La huelga de los pescadores, lo que el alcalde quería, para tapar un desfalco, que en la caja fondo, de menos tenia, se ahogaron esos hombres, y ahora sus hijos estarán, muertos de hambre y miseria, sin tener padre que les dé pan, a ti, a ti, compañeros pescadores, las niñas republicanas, están dispuestas a tirar, a nuestro alcalde por la ventana”.

Las murgas cantaron en 1928 la visita de Alfonso XIII

Años antes de la llegada de la Segunda Republica, recordar la repercusión que tuvo en los carnavales de 1928 la llegada de Alfonso XIII y Doña Victoria Eugenia a Ceuta un 5 de octubre de 1927.

Los autores de las murgas como Roque Guerrero del Peñón, Corinto, José Benítez Orive, Joaquín Rodríguez Romero y tantos otros se esforzaban todas las noches con sus murguistas para ir insistiendo con las nuevas coplas, y todo esto regando las cuerdas vocales con los buenos caldos de la España Vinícola o de Casa Cosio. Los lugares de aquellas reuniones eran los patios como la Tahona, Páramo, Don Juan, Bisagra, Centenero, Cigarra, y tantos otros donde ultimaban sus tipos y letras.

Tras esta visita Real los murguistas tomaron buena nota de todo aquello que aconteció para plasmarlo en los carnavales de 1928. No sería nada fácil escribir en aquellos tiempos, por la censura establecida, recordemos que desde septiembre de 1923, el general Primo de Rivera se pronunció contra la legalidad constitucional, declaró el Estado de guerra y exigió que el poder pasase a manos de los militares. En Ceuta se estableció una Junta municipal presidida por el teniente coronel José García Benítez.

Recordemos que aquella visita, duró varios días visitando también lo que fue el Protectorado Español en Marruecos.  La ciudad se engalanó para tal ocasión con varios arcos de flores repartidos por la ciudad. Los Reyes llegaron en el buque Jaime I, y tras cumplimentar a las autoridades en el puerto partieron hacia el acuartelamiento legionario de Dar Riffien, donde Doña Victoria Eugenia entregó al coronel del Tercio Eugenio Sanz de Larín la enseña nacional.

Tras este acto partieron hacia Ceuta y el Rey inauguro la empresa petrolífera de Ybarrola y más tarde de forma oficial el palacio municipal. Fueron muchas las coplas que ironizaban aquella visita, pero una quedó para siempre grabada en la memoria de los ceutíes, “Todavía estamos recordando…” y termina evocando que una vieja que vende estropajo puso una bandera que está todavía.

Parece ser que el autor de ella fue el murguista Joaquín Rodríguez Romero, este era propietario de una zapatería en la calle Jaúdenes, su comercio era lugar señalado de tertulias carnavaleras. Una vez cerrado el establecimiento se reunía con su grupo en la calle Obispo Barragán. Aunque no era de Ceuta, ya que nació en Los Barrios, a los pocos meses de nacer, sus padres se trasladaron a nuestra ciudad y aquí echó raíces y aprendió a conocer y querer el carnaval.

Entre los grupos que sacó destacar a “Los huérfanos de la guerra” en 1925, esta murga quiso homenajear con sus coplillas a los fallecidos en la Guerra de Marruecos. Sus tipos eran muy atractivos y llamativos., con una capa negra, grandes sombreros oscuros y botines blancos.

Al año siguiente, su murga satirizaba a las niñas que trabajaban en una sala de fiesta de la calle Larga llamada “El Kursal” y la copla decía: “Presentamos al cocinero, don Arturo y don Jaral, Casimiro y don teclo, camarero del Kursal, la Lola y Beatriz, si si, Amparito y Leonor, jugadoras de ruleta, si si, y señorita encarnación….”

No hemos podido saber todos los componentes de aquella murga que dirigía con maestría Joaquín Rodríguez Romero, pero si al menos, conocemos que entre otros estaban, Manuel Barrientos, llamado cariñosamente “el cojo”, Joaquín Rodríguez Viso, Baldomero y Juan Rodríguez, y la encargada de trasladar a la tela lo imaginado por este grupo de murguistas era la abuela de Barrientos.

Les puedo asegurar que si existe algo que identifique nuestro carnaval con las Murgas y si tuviéramos que nombrar a un autor este sería sin duda Roque Guerrero del Peñón, persona amante y sabedora de cómo hacer una copla para sus agrupaciones.

El nombre de Murga empieza a verse reflejado en los periódicos de la ciudad en la primera década  de 1900, con este dato es fácil deducir que desde primero de siglo a las agrupaciones callejeras ceutíes se les denomine Murga, entendiendo a esta como un grupo de músicos que recorren las calles  cantando coplas, que en general suelen ser similar a lo que hoy entendemos en el mundo del carnaval como cuplé y algunos temas mas serio pasodobles, pero nunca las murgas interpretaban un popurrí. Los instrumentos eran laúd, guitarra y bandurria sin caja ni bombo, y los miembros de estas agrupaciones eran siete, con su inseparable postulante siembre acompañado de una caja de madera  con una ranura en la parte superior para ir echando las “perras gordas” que los ceutíes les daban por cantarles alguna copla.

Los componentes de sus murgas variaban muy poco y cada año eran prácticamente los mismos, donde habría que destacar a Francisco Navarro que tocaba el laúd y la guitarra con maestría, de él salían los arreglos y la música de las coplas, otro miembro muy destacado era Enrique Lara, guitarrista, Juan Pozo, José Moreno y como postulante Eugenio encargado de pasar el calcetín y gritar aquello de “Primera parte una chica, segunda parte una gorda…”.

Ensayaban entre el patio de las gaseosas, propiedad de Alba, en el callejón del Lobo, y la calle la Estrella y el patio la Tahona, en la plaza de Azcarate. Los diferentes grupos de Roque Guerrero fueron: “Marineros en seco con los ases de la pantalla”, “Los representantes del yoyo”, “Los profesores del baile”, “Los jugadores del Golf”,”Los del Wonder-Bar” y los “Rumbistas mexicanos”.  Tras la prohibición del carnaval, siguió reuniéndose con su grupo en la bodega que existía en el callejón del Lobo,  “La Alicantina”. Vivía próximo a ella donde estuvo hasta hace poco la marisquería Silva. La sabiduría de Roque nunca se apagó y mientras vendía sus dulces llamado “Monas” siempre se le podía escuchar alguna coplilla. En 1972, volvió a reunir a su grupo, a petición del historiador Alberto Baeza, para la elección de Maja de España que se celebraba en Ceuta en ese año.

Estas son las murgas que nos han llegado, pero a buen seguro, el grupo que capitaneaba Roque Guerrero sacaron otras muchas mas agrupaciones. El motivo de no saber el nombre de las demás, es muy sencillo, estas agrupaciones no concursaban tan solo salían a la calle a cantar sus coplas de una forma anárquica sin programa establecido y en ningún diario de la época se les entrevistaba o se hacían eco del nombre de sus grupos.

Estándar

LISTADO DE VÍCTIMAS DE LA GUERRA CIVIL EN CEUTA Y PROTECTORADO OCCIDENTAL (TETUÁN, LARACHE… )

Listado extraídos de los libros: CEUTA Y EL NORTE DE ÁFRICA, REPÚBLICA, GUERRA Y REPRESIÓN (1931-1944) y MASONERÍA EN CEUTA (1821-1936) de Francisco Sánchez Montoya. http://www.edicioneslibrosdeceuta.es/

Para más información: fsanchezmontoya@hotmail.com

En Ceuta entre el 17 de julio de 1936 y agosto de 1944 fueron 268 los fusilados. En la parte occidental del Protectorado español en Marruecos (Tetuán, Larache, Arcila… ) fueron 195, por lo tanto entre Ceuta (268) y el Protectorado (195) la cifra se eleva a 463 las víctimas en esta zona.

Fusilamientos en Ceuta 1936-1944


José Gallardo Florido
1
Industrial
21-07-36
Ardales, Málaga


Alfonso Guerrero Martín
2
Zapatero
21-07-36
San Roque, Cádiz

José Hernández López
3
Pintor
30-07-36
Baza, Granada


Eduardo Morales Gallardo
4
Obrero
30-07-36
Ceuta


José Molina Castillo
5
Obrero
31-07-36
Granada


Ricardo La Puente Bahamonde
6
Comandante
4-08-36
El Ferrol, Coruña


Manuel Muñiz Abad
7
Teniente
4-08-36
Cambado, Pontevedra

Ramón Sainz Gutiérrez
8
Brigada
4-08-36
Chiclana, Cádiz

Justo Vilariño Mauriño
9
Sargento
4-08-36
Santiago de Compostela, Coruña


José Font León
10
Brigada
4-08-36
Algeciras, Cádiz


Godofredo Grande Sánchez
11
Brigada
4-08-36
Cefreda, Salamanca


José Fernández Moniche
12
Carpintero
6-08-36
Nerva, Huelva


Ramón Arnau Gutiérrez
13
Obrero
11-08-36


José Bermúdez Reina
14
Capitán z
15-08-36
Madrid


Salvador Sorroche Hernández
15
Alférez
15-08-36
Baza, Granada


Andrés Garrido García
16
Albañil
15-08-36
Baeza, Jaén


Sebastián Ordóñez Ordóñez
17
Empleado del Estado
15-08-36
Almargen, Málaga


Tomas de Prada Granados
18
Teniente
15-08-36
Río tinto, Huelva


Francisco Farfante Moreno
19
Industrial
15-08-36
Cádiz


Juan Mendaro Martín
20
Obrero
15-08-36
La Carolina, Jaén

Antonio Postigo Martínez
21
Obrero
16-08-36
Ceuta


Diego López Sánchez
22
Obrero
16-08-36
Sevilla


Joaquín Estévez Suárez
23
Periodista
16-08-36
Almería


Pedro Vera Sánchez
24
Maestro
16-08-36
Los Barrios, Cádiz


Tomas Casado Sánchez
25
Pescador
16-08-36
Santander


Miguel D’olon González
26
Librero
16-08-36
Huelva


Ángel Grande Pérez
27
Maestro
16-08-36
Salamanca


Cristóbal de Lora Castañeda
28
Capitán
16-08-36
San Fernando, Cádiz


J. Torres Gómez Somorrostro
29
Industrial
19-08-36
Montoro


José Blond Mesa
30
Obrero
19-08-36
Ceuta

Antonio Salido Lobillo
31
Empleado
19-08-36
Vélez, Málaga


Antonio García Arquero
32
Albañil
19-08-36
Motril, Granada


Rafael Méndez Cadaveira
33
Obrero
19-08-36
Estrada


Fernando González López
34
Empleado Municipal
19-08-36
Montellano


Francisco Pío-González Sánchez
35
Industrial
19.08.36
Jimena, Cádiz


Juan Medina de Aragón
36
Empleado del Estado
19-08-36
Ronda, Málaga


Manuel Bonet San Martín
37
Obrero
19-08-36
Paules, Huesca


Felipe González González
38
Obrero
19-08-36
Cádiz


José Díaz Moreno
39
Obrero
19-08-36
Rincón, Málaga


José González Palma
40
Obrero
19-08-36
Ronda, Málaga


Juan Benítez Botella
41
Chofer
19-08-36
Algeciras, Cádiz


Manuel García Ortega
42
Chofer
20-08-36
San Roque, Cádiz

Gaudencio Martín García
43
Periodista
21-08-36
Grajos, Ávila


Alfredo Arderius Perales
44
Capitán
21-08-36
Madrid


Francisco González Raposo
45
Empleado Municipal
21-08-36
Ceuta


Enrique Santiago Araujo
46
Medico
21-08-36
Castro del Río, Córdoba


Manuel Pascual Abad
47
Sastre
21-08-36
Landín, Huesca


Tomas Fernández Hernández
48
Practicante
21-08-36
Linares, Jaén


Jesús Arines López
49
Abogado
21-08-36
Pontevedra

Manuel Luque Moreno
50
Chofer
21-08-36
Archidona, Málaga


José Cortes Persiva
51
Soldado24-08-36
Torre Blanca, Castellón


Julián del Barrio San José
52
Cabo
24-08-36


Secundino Valdés de la Fuente
53
Cabo
24-08-36
Castro Gonzalo, Zamora


Urbano Bautista Pascual
54
Soldado
24-08-36
Bilbao


Manuel Sevilla García
55
Soldado
24-08-36
Ceuta

José de la Vega Ros
56
Pescador
27-08-36
La Línea, Cádiz


Andrés Montiel López
57
Empleado
27-08-36
Linares, Jaén


Carlos B. Reguero Ortiz
58
Obrero
27-08-36
Antequera, Cádiz

José Espinosa Acosta
59
Correos y Telégrafo
27-08-36
La Línea, Cádiz

Francisco Romero Vázquez
60
Panadero
27-08-36
Tarifa, Cádiz


Juan Hurtado Molina
61
Electricista27-08-36
Ceuta


Federico Gutiérrez Martínez
62
Panadero
27-08-36
Ceuta


José Encomienda Duran
63
Obrero
27-08-36
Ceuta


Antonio Gómez Peralta
64
Albañil
27-08-36
Tarifa, Cádiz


Desconocido
65
desconocido
27-08-36


Jesús Romero Murga
66
Pintor
27-08-36
San Sebastián

Manuel Cañada Azpeitia
67
Obrero
27-08-36
Bilbao


Aron Abraham Casado
68
Industrial
27-08-36
Turquía

José Rojo Montes
69
Industrial
27-08-36
Tánger


Salvador Rodríguez
70
Industrial

José Martínez-Díaz Ufano
71
Obrero
27-08-36
Madrid

Emilio Alcañiz Turegano
72
Industrial
27-08-36
Mirlo, Cuenca

Miguel Guindo Ramírez
73
Obrero
27-08-36
Granada

José Morcillo Ibáñez
74
Policía
27-08-36
Algeciras, Cádiz

Juan Pousa Martínez
75
Industrial
27-08-36
Ceuta


Trinidad del Valle López 76
Barbero
27-08-36
Ronda, Málaga

Miguel Sánchez Hermoso
77
Obrero
27-08-36
Linares, Jaén

Agustín Legorburu Granadell
78
Brigada

Francisco Guerru Pérez
87
Industrial
19-09-36
Estepona, Málaga


Rafael Herrera Tineo
88
Albañil
20-09-36
Málaga


José Crespo González
89
Albañil
20-09-36
Manilva, Málaga


Enrique Velasco Morales
90
Medico
26-09-36
Granada


Bernabé Sánchez Jiménez
91
Soldado
26-09-36
Cuevas del Valle, Ávila


Miguel Hernández Morales
92
Sargento
30-09-36
Mazarrón, Murcia


Francisco Palmero Burgos
93
Obrero
6-10-36
Ronda, Málaga


Antonio Criado Molina
94
Correos y Telégrafo
6-10-36
Madrid


José Mª González Sánchez
95
Industrial
6-10-36
Cádiz

Francisco Sánchez Ríos
96
Tipógrafo
6-10-36
Ronda, Málaga


Bartolomé Alcántara Molina
97
Correos y Telégrafos
6-10-36
Málaga


Luis Castillejos Villar
98
Empresa alumbrado
6-10-36
Lopera, Jaén


José Sarria González
99
Empleado
6-10-36
Ceuta


Pascual Aragón Barra
100
Practicante
6-10-36
Ceuta


José Mª Quesada Xendra
101
Obrero
6-10-36
Valencia


Alberto Pastor Padrón
102
Obrero
6-10-36
La Habana


Lucas Barcenas Solano
103
Empleado del Estado
6-10-36
Santander


Desconocido
104
Desconocido
15-10-36


Isidro Sánchez Hernández
105
Industrial
16-10-36
Salamanca


Juan Ramón Gil Ordóñez
106
Obrero

Desconocido
79
Desconocido
01-09-36

Antonio López Sánchez-Prado
80
Medico
5-09-36
Sevilla

Adolfo de la Torre Guillen
81
Empleado Municipal
5-09-36
San José del Valle, Cádiz

Ángel Guijo Higuero
82
Industrial
5-09-36
Almorón, Cáceres

Fidel Vélez Roldan
83
Industrial
5-09-36
Arenas de Yguña, Santander

José Sierra Garrido
84
Industrial
5-09-36
Puerto Real, Cádiz

Leonardo Trujillo
85
Obrero 11-09-36

Diego Vega
86
Obrero

Francisco Garrido García
107
Albañil
16-10-36
Baeza, Jaén


José Torres Ruiz
108
Agente de Seguros
16-10-36
Ceuta


Rafael Alarcón Moreno
109
Empleado Municipal
16-10-36
Ceuta


Manuel Navarro Navarro
110
Pescador
20-10-36


Manuel Gutiérrez Camuñez
111
Chofer
29-10-36
Ceuta


José Ríos Soto
112
Chofer

29-10-36
Ceuta

Antonio González Gil
113
Industrial
29-10-36
Colmenar Viejo, Madrid

Francisco Aznar Fernández 114
Obrero
29-10-36
Huelva

Pedro Perdomo García
115
Chofer
29-10-36
Valencia


Miguel Burgos Castro
116
Industrial
29-10-36
Sevilla


Marcelino López Escribano
117
Soldado
29-10-36
Cuenca


Paciano Villar Pascuas
118
Soldado
29-10-36
Esqueras, Valladolid

José Arribas Lora
119
Albañil
31-1l-36
Córdoba

José Becerra Moreno
120
Obrero
4-11-36
Málaga

Antonio Bernabé Calvo
121
Soldado
12-11-36
Ceuta

Antonio Parrado Gil
122
Empleado del Estado
13-11-36
Estepona, Málaga


Federico Martín Cortes
123
Albañil
17.11.36
Algarrobo, Málaga


Antonio Soto Vargas
124
Industrial
17-11-36
Málaga


Francisco Garrucho Pavón
125
Zapatero
17-11-36
Cádiz


Antonio Vázquez Soler
126
Industrial
17-11-36
Estepona, Málaga

Bernardo Cabezas Madrigal
127
Empleado Municipal
19-11-36
Lucena, Córdoba


Lidio Beamonte Jimeno
128
Soldado z
27-12-36
Torrellas, Zaragoza 1937


Luís Moyano Becerra
129
Mecánico
21-01-37
Portbou, Girona


José Lendinez Contreras
130
Tipógrafo
21-01-37
Jaén

Juan Zaragoza Santaella
131
Empleado Municipal
21-01-37
Benalmádena, Málaga


Juan Quiñones Quiñones
132
Obrero
21-01-37
Tarifa, Cádiz


Manuel Mediavilla Sarmiento
133
Panadero
21-01-37
Ceuta

Manuel Ruiz Berrocal
134
Albañil
21-01-37
Ceuta

Juan Mateo Arjona
135
Carpintero
21-01-37
Sevilla

Salvador Cárdenas López
136
Chofer
21-01-37
Algeciras, Cádiz


Juan de Molina Nieto
137
Albañil
21-01-37
Ceuta

José Rodríguez Pastor
138
Albañil
21-01-37
Almería


Miguel Barberan Cereceda
139
Correos y Telégrafos
21-01-37
Madrid


Antonio Becerra Delgado
140
Industrial
21-01-37
Ronda, Málaga

Daniel Ramos Herrero
141
Industrial
21-01-37 Ceuta


Luis Sánchez Aguilar
142
Obrero
21-01-37
Ceuta

Manuel Fuentes Huerta
143
Tipógrafo
21-01-37
México

Luis Medina de Aragón
144
Camarero
21-01-37
Ronda, Málaga

Juan Herrera Vera
145
Tipógrafo
21-01-37
San Roque,Cádiz

Mateo Fresneda Moreno
146
Alférez
21-01-37
Alcántara, Cáceres

Vicente Collado B.
147
Sargento
21-01-37
Cáceres

Miguel Pérez Laya
148
Cabo
21-01-37
Valdemoro, Soria

Rufino Marcos Rodríguez
149
Cabo
21-01-37
Salamanca

Pedro Veintemilla Arrizaleta
150
Cabo
21-01-37
Acedo, Navarra

Juan José Rey Esojo
151
Soldado
21-01-37
Puente Genil, Córdoba

David Valverde Soriano 152
Industrial
21-01-37
Almería

Manuel Pérez Muñoz
153
Industrial
21-01-37
Ceuta

Herminio Culebras Solas
154
Industrial
21-01-37
Ceuta

Blas Almenara Maresco
155
Industrial
21-01-37
Algeciras, Cádiz

Antonio Berrocal Gómez
156
Industrial
21-01-37
El Burgo, Málaga

Rafael Ruiz Corzo
157
Soldado
21-01-37
Linares, Jaén

Miguel Vázquez Corbacho
158
Sargento
21-01-37
Barcelona

Moisés Benhamu Benzaque
159
Industrial
21-01-37
Tetuán

Fortunato Bendaham Abecasis
160
Empleado
21-01-37
Ceuta

Antonia Céspedes Gallego
161
Empleada
21-01-37
Ceuta

Antonio Cifuentes Funes
162
Pescador
8-02-37
Granada

Francisco Fortes García
163
Pescador
8-02-37
Murcia

Pedro Domínguez Matías
164
Soldado
11-03-37
Huelva

Arturo Álvarez-Buylla Godino
Teniente
17-03-37
Oviedo

Manuel Castillero Muriel
166
Albañil
9-04-37
Málaga

José Uzal Rodríguez
167
Soldado
11-04-37
Louredal, Coruña

Alejandro Moyano Márquez
168
Chofer
12-04-37
Ceuta

Antonio del Pozo Ramírez
169
Chofer
12-04-37
El Burgo, Málaga

Luís Obispo Márquez
170
Chofer
12-04-37
Ceuta

Juan Lozano Trigo
171
Chofer
12-04-37
Ronda, Málaga

Bernardo Garea Duque
172
Sargento
17-04-37
Leganés, Madrid


José Rico Martín
173
Cabo
17-04-37
Vilariño, Salamanca

Anselmo Carrasco Doncel
174
Cabo
17-04-37
Villar del Río, Badajoz


José Lombau Quiñoa
175
Cabo
17-04-37
Lugo

Felipe Navas Escobar
176
Soldado
17-04-37
Tolechozas, Oviedo


Antonio Sánchez Medina
177
Cabo
19-04-37
Almería


Antonio García Cayuela
178
Cabo
19-04-37
Lebrilla, Múrcia


Santiago García Villegas
179
Soldado
19-04-37
León

Miguel Sedeño Ríos
180
Soldado
19-04-37
Ronda, Málaga


Manuel Juárez González
181
Soldado
19-04-37
Abla, Almería


Víctor Vera Romera
182
Soldado
19-04-37
Herreros, Soria

Salvador Guillot Peinado
183
Soldado
19-04-37
Benalmádena, Málaga


Eusebio Álvarez Chaves
184
Soldado
19-04-37
Llanes, Asturias


Antonio Montes Díaz
185
Sargento
24-04-37
Turón, Asturias

Herminio Muñoz Ledo
186
Industrial
25-04-37
Campillo, Valladolid


Leandro Bujedo Lalinde
187
Albañil
25-04-37
Villasido, Burgos


Estanislao Vélez Rivas
188
Cabo
4-05-37


Juan Rosales Polo
189
Soldado
4-05-37


Ezequiel Sainz López
190
Industrial
8-05-37
Santander


Rafael Rodríguez Sepúlveda
191
Obrero
8-05-37
Málaga

José Aguilar Benítez
192
Teniente
19-05-37
La Línea, Cádiz


Antonio Moreno Castillo
193
Sargento
19-05-37
Almería

Edmundo Seco Sánchez
194
Comandante
15-06-37
Zaragoza


Alejandro Gutiérrez García
195
Cabo
23-06-37
Burgos

Pedro Beltrán Pérez
196
Soldado
30-06-37
Mula, Múrcia


Joaquín Ramos Mayorga
197
Soldado
30-06-37
Ceuta

Francisco Lara M.
198
Soldado
30-06-37
Archidona, Málaga


Emilio Lafont Calvet
199
Sargento
30-06-37
Vinarós, Castelló


Ramón Llado Asensio
200
Militarizado
30-06-37
Madrid


Manuel Espinosa Rodríguez
201
Soldado
30-06-37
Granada

Vicente Arlándis Marzal
202
Teniente
2-07-37
Oliva, Valencia


José González Núñez
203
Vendedor de frutas
2-07-37
San Fernando, Cádiz


Juan Úbeda López
204
Empleado J.O.P.
2-07-37
La Línea, Cádiz


Antonio Rodríguez Castaño
205
Obrero
2-07-37
Málaga


Herminio Vidal López
206
Empleado municipal
2-07-37
La Unión, Múrcia

José Bruno Vidal
207
Empleado municipal
2-07-37
La Unión, Múrcia

Salomón Bensimon
208
Contable
2-07-37
Tánger


Esther Serroya Assor 209
Maestra
2-07-37
Tánger

Juan Romero Medina
210
Practicante
5-07-37
Sevilla


Silvino Gardo González
211
Cabo
23-07-37
Montehermoso, Cáceres


Luis Manzanete Flores
212
Peluquero
27-08-37
La Línea, Cádiz

Luis Santos García
213
Teniente
13-09-37
Logroño

Miguel Pinalla Sánchez
214
Obrero
20-09-37
Bailén, Jaén

Tomas García Ramos
215
Empleado municipal
8-10-37
Madrid

Manuel Hoyos Conde
216
Industrial
8-10.37
Escobedo, Santander

Luis Utor Curbelo
217
Industrial
8-10-37
Ceuta

Juan Rivas Cortes
218
obrero
8-10.37
Estepona, Málaga

Juan Serrano Martínez
219
Empleado del Estado
8-10-37
Baza, Granada


Luis Troyano Fernández
220
Camarero
8-10-37
Ceuta

Francisco Toset Castilleros
221
Panadero
8-10-37
Málaga


Rafael Montoya Quintana
222
Industrial
8-10.37
Ceuta


Antonio Sánchez Campiña
223
Obrero
8-10-37
Cádiz


Antonio Sierra Arbuja
224
Obrero
8-10-37
Badajoz

Juan Calvo Pastor
225
Industrial
10-01-38
Valencia


Francisco Martos Hernández
226
Obrero
10-01-38
Ceuta

Prudencio González Martín
227
Obrero
10-01-38
Cáceres

Víctor Sánchez Sánchez
228
Obrero
10-01-38
Arevalillo, Ávila

Enrique Caliani Rodríguez
229
Obrero
10-01-38
Ceuta

Joaquín García Sánchez
230
Obrero
10-01-38
Granada


Cecilio Fernández García
231
Obrero
10-01-38
Granada


Julio Fajardo Izurriaga
232
Obrero
10-01-38
Guadalajara


José Granara Sánchez
233
Soldado
27-01-38
Cádiz


Aquilino Casado Marcos
234
Sargento
27-01-38
Cantalapiedra, Salamanca


Eloy Ramírez Heras
235
Cabo
27-01-38
Granada

Manuel Lago Hernández
236
Cabo
27-01-38
Madrid

Valentín López Ávila
237
Cabo
27-01-38
Valladolid


José Bosque Navarro
238
Soldado
27-01-38
Luera, Zaragoza


José Pérez Vázquez
239
Soldado
27-01-38
Gomesende (Orense)

Manuel Benítez Lebrón
240
Soldado
27-01-38
Benaogan, Málaga


Victoriano Castro Aznar
241
Soldado
27-01-38
Madrid


Constantino Cenzano Martín
242
Soldado
27-01-38
El Regal, Logroño

Fernando Peña Ibáñez
243
Soldado
27-01-38
Cabeza Rubia, Huelva


Antonio López Aguilar
244
Soldado
27-01-38
Ronda, Málaga

Miguel Martínez T.
245
Soldado
27-01-38
Zaragoza


Lucas González de Calvo
Soldado
27-01-38
Barrio de las Ollas, León


Robustiano García Sánchez Soldado
29-01-38
Salamanca


Francisco Serrano Bernal
248
Soldado
29-01-38
Ardales, Málaga


Aurelio Aragón Cobadela
249
Soldado
29-01-38
La Línea, Cádiz


Manuel Díaz Hernández
250
Subteniente
2-03-38
La Laguna, Tenerife


Francisco Coll Rian
251
Sargento
2-03-38
Barcelona


Antonio Rojas Peña
252
Soldado
2-03-38
Múrcia


José Mur Sánchez
253
Soldado
2-03-38
Algeciras, Cádiz


Joaquín González Polo
254
Soldado
2-03-38
Málaga


Manuel Gómez Rodríguez
255
Soldado
2-03-38
Málaga


José Alberola Feced
256
Abogado
2-03-38
Valencia


Luis Gil Santamaría
257
Soldado
2-03-38
Valencia

Juan Troyano Corrales
258
Soldado
2-03-38
La Línea, Cádiz


Jaime López Castro
259
Soldado
2-03-38
Oviedo

Cipriano Gapo Pérez
260
Sargento
2-03-38
Calaña, Huelva


Rafael Rebollo Robles
261
Cabo
2-03-38
Nerva, Huelva

Juan Benítez Jiménez
262
Soldado
3-03-38
Ceuta


Jesús Baños Escobar
263
Teniente
1-04-38
Alcantarilla, Murcia

José Blanco Caballero
264
Soldado
2—04-38
Ronda, Málaga


Enrique Navarro Jiménez
265
Guardia Civil
5- 05-38
Alcaudete


José Congost Plá
266
Camarero
18-08-44
Puebla Larga, Valencia


Antonio Reinares Metola
267
Camarero
18-08-44
Logroño


Ramón Valls Figuerola
268
Mecánico
18-08-44
Alicante


FUSILADOS EN EL PROTECTORADO ESPAÑOL OCCIDENTAL

Miguel López Castellanos
1
Soldado
1.08.36
Santander


Andrés Bautista Martínez
2
Cocinero
2.08.36
Huescar Granada


Juan Magaña Maldonado
3
Mecánico
2.08.36
Benidal Almería


Rafael Velasco García
4
Obrero
2.08.36
Ronda


José Moya Guerrero
5
Obrero
2.08.36
Moraleda Granada


Marcos López López
6
Obrero
2.08.36
Torrelavilla Guadalajara


Francisco García Escobar
7
Soldado
2.08.36


José Mª Tome Laclaustra
8
Sargento
2.08.36
La buenarda- Huesca


Eliseo del Caz Mocha
9
Maestro
4.08.36
Malagate Burgos


Miguel Cortes Cortes
10
Funcionario
4.08.36
Marbella


Fernando Pastor España
11
Empleado
8-08-36
Madrid


Ricardo González guerrero
12
J.O.P.
9-08-36
Palmones Cadiz

Cristino Pérez Gómez
13
Soldado
12-08-36
Teruel – Terrinote

Hipólito Gómez Serrano
14
Funcionario
13-08-36
Málaga


Rodolfo Morales Taylor
14
Pintor
13-08-36
La habana Cuba


J. A. (iniciales en su camisa)
15
13.10.36


Antonio Aguilera Jiménez
16
Funcionario


17-08-36
Francisco González Rodríguez
17
Chofer
17-08-36


José López Ordóñez
18
Soldado
19-08-36


Fernando Alcaraz Godoy
19
Industrial

20.08.36
Cartagna- Murcia


Cesar Calero Contel
20
Chofer
20.08.36
Caspe Zaragoza


Andrés Pérez Gomariz
21
Impresor
20.08.36
Fortuna Murcia


Manuel Alcoba Luque
22
Industrial
20.08.36
Málaga


Francisco Asensio Valenzuela
23
Constructor
20.08.36
Almería


Manuel Alcoba Luque
24
Industrial
20.08.36


Victoriano Galdos Martínez
25
Cabo
20.08.36
Santader


Anselmo Barta blanco
26
Pintor
20.08.36
Málaga

May Benzadon Cados
27
Pintor
20.08.36
Larache


José Vieira Fernández
28
Telefónica
20.08.36
Vigo


Antonio Castillero Gómez
29
Carpintero
20.08.36
Teba Málaga


Antonio Castillo Morales
30
Sargento
20.08.36
Madrid


Antonio Cuevas Redondo
31
Obrero
20.08.36
Fuengirola


José Espejo Martínez
32
Policía
20.08.36
Alhama Granada


Jesús Fernández Castillo
33
Policía
20.08.36
Madrid


Miguel Fernández castillo
34
Obrero
20.08.36
Madrid


José Gallardo Cabrillan
35
Brigada
20.08.36
Badajoz

Francisco Garzón Cantero
36
Chofer
20.08.36
Chivera de la Vega Granada


Juan Yscar Rodríguez-
37
Funcionario
20.08.36
Salamanca


Luis Llaneza León
38
Soldado
20.08.36
Mieres Oviedo


Juan Lliso Torres
39
Funcionario
20.08.36
Valencia


Luis Madrid Vázquez
40
Mecánico
20.08.36
La Línea


Rafael Magaña López
41
Mecánico
20.08.36
Tabernas Almería

Isidro Mayordomo Martínez
42
Interventor
20.08.36
Viveros Albacete


Alfonso Maroto Jiménez
43
Industrial
20.08.36
Jaén


Francisco Expósito Alcalá
44
Panadero
20.08.36

Manuel Martín Trujillo
45
Policía
20.08.36
Cerdan Cádiz


Natalio Martínez R. Arévalo
46
Policía
20.08.36
Benavente Zamora

Francisco Martos Fernández
47
Tipógrafo
20.08.36
Barcelona


Domingo Novoa Romero
48
Albañil
20.08.36
Isla Cristina Huelva


Juan Ramos Rodríguez
49
Panadero
20.08.36
cadiz


José Ríos Ros
50
Carpintero
20.08.36
Granada

Telmo Rodríguez Novoa
51
Alférez
20.08.36
Coba- Coruña


Francisco Rojas Escobedo-
52
Fontanero.
20.08.36
Alhama Granada


Antonio Ruiz Osorio
53
Funcionario
20.08.36
Marbella


Luis Salvago Jiménez
54
Mecánico
20.08.36
Granada

Rodrigo Dos santos Coutiño
55
Industrial
20.08.36
Portugal Lisboa


Ernesto Sastre Vallecillo
56
Panadero
20.08.36
La Línea
Pió Suárez Blanco
57
Soldado
20.08.36
Ribadesella – Oviedo
Mauricio Calero Contel
58
Periodista
20.08.36
Leon Sajelice del Rio
Juan Torres Chacon
59
Chofer
20.08.36
Alcila
Tomas Ureña García
60
Funcionario
20.08.36
Badajoz
Macrino merino Rahillo
61
Sargento
20.08.36
Torres de los Molinos Palencia
Antonio Díaz Serrano
62
Enfermero.
20.08.36
Alcaudete jaen
Sertorio Martínez Simón
63
Peluquero
20.08.36
Andujar jaen
José Salmeron Céspedes
64
Jefe Policía
20.08.36
Reya Almería
José María Caravaca Sánchez
65
Policía
20.08.36
Villa Hermosa Ciudad Real
Nicolás Rodríguez laguna
66
Policía
20.08.36
Alicante
Enrique Balboa Gómez
67
Funcionario
20.08.36
Granada Guadix
Francisco Sánchez Pérez
68
Churrero
20.08.36
Virrabledo Albacete
Antonio Miguel Romero S.
69
Seguros
20.08.36
Mula Murcia
Antonio Díaz Chamorro
70
Albañil
20.08.36
Alcaudete jaen
Antonio Ortega Aragón
71
Pastor
31-08-36
Alhaurin el Grande Málaga
Miguel García González
72
Pastor
31-08-36

Bernardo Castillo Ruiz
73
Pastor
31-08-36
Alhama de Granada
Mauricio Belzac Brossard
74
Viajante
1-09-36
Francia
David Morenza Pérez
75
Sargento
3-09-36
Santander
Máximo Díaz Agudo-
76
Soldado
9-09-36
Málaga
Miguel Gil Crespo
77
Mecánico
14-09-36
Granada
Manuel Alonso García-Dominguez
78
Capitán
14-10-36
Zamora
Juan Carrillo Santos
79
Brigada
14-10-36
Benamahoma Málaga
Luis Cadavieco Álvarez
80
Soldado
10-11-36
Oviedo
Francisco Gómez Ruiz
81
Panadero
13-11-36
Los Barrios cadiz 1937
Idelfonso Cabezas Fernández
82
Cabo
25-02-37
Tarifa Cádiz
Manuel Calvo García
83
Cabo
25-02-37
Lucena Cordoba
Francisco Campos Díaz
84
Cabo
25-02-37
Herrera Sevilla
José Bornay Guillen
85
Cabo
25-02-37
Ibis Alicante
Leonardo Azconca Granda
86
Sargento
12-03-37
Benamargena Granada
Eduardo Pérez Alemany
87
Industrial
6-04-37
Lerida
Alfonso Nogales Medina
88
Sargento
6-04-37
Sevilla
Antonio Rivera Sandalza
89
Soldado
6-04-37
jerez de la Frontera
Ricardo Pol Pereda
90
Soldado
6-04-37
Capellades Barcelona
José Artacho Torres
91
Policía
6-04-37
Archidona Málaga
Manuel Díaz Escalona
92
Policía
6-04-37
Jaen
Antonio Beltrán Pérez
93
Pastelero
6-04-37
Mula Murcia
Francisco Beltrán Baeza
94
Pastelero
6-04-37
Mula Murcia
Marcelino López Muñoz
95
Pastelero
6-04-37
Toledo
José Jiménez Rojas
96
Industrial
6-04-37
Málaga
Jesús Rodríguez Medina
97
Industrial
6-04-37
Granada Bastaras
Antonio Navarrete Molina
98
Funcionario
6-04-37
Sevilla
Cesar Fraile Pérez
99
Industrial
6-04-37
Segovia
Manuel Martín Ruiz
100
Empleado
6-04-37
Málaga 20.8.36
Miguel Duran Campos
101
Buzo
6-04-37
Rivera del Fresno Badajoz
Sin identificar
102
……………..
Biuz
Sin identificar
103
……………..
……………
Juan Martín López
104
Soldado
18-09-37
Alhama Granada
Jomasso Giovanni López
105
Chofer
4-11-37
Italia 1938
Manuel Cabrera Domínguez
106
Soldado
25-06-38
Las Palmas de Gran canaria
José de León Prieto
107
Soldado
28-06-38
Tenerife
Antonio Suárez vega
108
Soldado
29-11-38
San Mateo Las Palmas 1939
Pedro Viera Hernández
109
Soldado
7-06-39
Puerto de la Cruz Tenerife
Manuel Pérez González
110
Soldado
17-10-39
Sevilla
Pablo Ballesta Martín
111
Soldado
31-10-39
Borja Zaragoza
Rafael Aranda Navas
112
Cabo
21-10-39
——– 1940
Mario Deschap
113
Sargento
20-01-40
Portugal
José Álvarez
114
Soldado
20-01-40
PORTUGAL LARACHE
Alfredo Martín Blasco
115
Soldado
22-07-36
Juan Arcas Arjona.
116
Industrial
1-08-36
Victoriano Fuminaya Lanzada
117
telégrafos
4-08-36
Antonio Pedrosa Sánchez
118
telégrafos
4-08-36
Antonio Chacon Rodríguez
119
Funcionario
4-08-36
Manuel Domínguez del Barrio
120
Funcionario
4-08-36
Manuel Jiménez Díaz,
121
Sastre
4-08-36
Guillermo Vázquez Castillo
122
Funcionario
4-08-36
José Navacerrada Rodríguez
123
Capitán
4-08-36
Antonio Alonso Iglesias
124
Soldado
7-08-36
José Sequeda Fernández
125
Soldado
7-08-36
fregenal de la Sierra (Badajoz)
Manuel Peña Maestre
126
Soldado
7-08-36
José González Lagares
127
Soldado
7-08-36
José Naranjo Rodríguez
128
Soldado
7-08-36
Venancio Lázaro Mera
129
Soldado
7-08-36
Matías Redondo Araujo
130
Soldado
7-08-36
Miguel Hernández Recio
131
Soldado
7-08-36
Rosendo Pena Moreda
132
Sargento
9-08-36
Laudeira (Lugo)
Félix Gordillo Jurado
133
Veterinario
9-08-36
Belmes (Cordoba)
Tomas García Rujas
134
Sargento
12-08-36
Madrigal (Avila)
Eugenio Martín González
135
Funcionario
20- 08-36
José Gas Gorregui
136
Industrial
20-08-36
Pedro Teruel Sánchez
137
Obrero
20-08-36
José Gallardo Santarratita
138
Funcionario
20-08-36
Andrés Paradines Sánchez
139
Chofer
20-08-36
Luis Fullol Espejo
140
Chofer
20-08-36
Gregorio Moyano Lacruz
141
Hosteleria
20-08-36
Eduardo Prado
142
Soldado
20-08-36
Antonio Escobar,
143
Soldado
20-08-36
Salvador Mateos,
144
Soldado
20-08-36
Carlos López Serapio
145
Soldado
20-08-36
Madrid
Salvador Sánchez Marín
146
Industrial
27.08.36
Santiago Burgos González
147
Soldado
27.08.36
Evaristo Queipo Rodríguez
148
Soldado
27.08.36
José Nieto Ramos
149
Cabo
27.08.36
Francisco Expósito Acala…yala
150
Soldado
27.08.36
Andrés Benítez Jiménez
151
Soldado
27.08.36
Ronda (infancia en la Línea)
José Sarria Mateos……oreno
152
Industrial
27.08.36
Ramón Alarcón Rodríguez
153
Pintor
27.08.36
Cesar Gilardi Dávila
154
Tipógrafo
27.08.36
Bernardino Pérez Gomariz
155
Funcionario
27-08-36
Arona Santa Cruz de Tenerife
José Álvarez Barcenilla
156
Soldado
3-09-36
Sevilla
Juan Morales Moreno
157
Soldado
3-09-36
Periana Sevilla
Juan Galea Borrego
158
Brigada
2-09-36
Manuel Franco Fernández
159
Soldado
2-09-36
Alfonso Sánchez Macho
160
Obrero
2-09-36
Alejandro Jiménez Morales
161
Chofer
2-09-36
Antonio Morales González
162
Tipógrafo
2-09-36
Rafael Pariente Castiel
163
Chofer
2-09-36
José Ferrer López
164
Industrial
2-09-36
José García Sánchez
165
Obrero
2-09-36
Miguel Matamala ramos
166
Maestro
2-09-36
Manuel Reyes González
167
Funcionario
2-09-36
Rafael Seoane González
168
Capitán
26-09-36
Coruña
Emilio López Plume
169
Soldado
30-10-36
José González Muñoz
170
Soldado
30-10-36
Domingo Ruiz Guerrero-
171
Soldado
30-10-36
José Martínez Salamanca
172
Soldado
13.12.36
Vera Almería
Tomas Juanes Risco
173
Cabo
30-12-36
Barbajosa de Orduña Salamanca
José Gutiérrez Galindo
174
Cabo
30-12-36
1937
José Domínguez Moya
175
Soldado
4-01-37
Juan Velásquez Arcos
176
Soldado
7-01-37
Rafael Pérez Liñan
177
Soldado
7-01-37
Cosme Estrella Ortega
178
Soldado
7-01-37
Francisco Carmona Ármela
179
Soldado
7-01-37
Álvaro Reguero Reguero
180
Soldado
7-01-37
Ángel mentón Guardiola
181
Soldado
27-01-37
Germinal Barriobeña Palacios
182
Soldado
27-01-37
José Gallardo Menchon
183
Cabo
27-01-37
Abraham Amar Bitton
184
Soldado
27-01-37
Vicente Alcover Jimeno
185
Cabo
4-04-37
Manuel Díaz García
186
Soldado
4-04-37
Pedro Plata González
187
Soldado
4-04-37
Federico san Esteban Peralta
188
Cabo
30-06-37
Málaga
Miguel Morales García
189
Herrador
8-10-37
La Unión Murcia 1938
Andrés Codina Villanova
190
Soldado
19-02-38
Villalba Saserra Barcelona 260 1939
Fulgencio Maria López
191
Soldado
23-05-39
Fenilleira Oviedo
Bernardo Núñez Pequeño
192
Soldado
25-07-39
Larache 1940
Rafael Ramos Capote
193
Soldado
4-01-40
Montraque Cordoba
José Maria Gutiérrez Garnica
194
Soldado
2-09-40
Manuel Castro Benzo
195
Sargento
6-09-40
Alfredo martin Blasco…. 22 de julio 1936….. Puerto Real
Juan arcas arjona ….. 2 agosto ………………..Villanueva de Algaida (Málaga)
Victoriano Fominaya Lausada …… 6 de agosto de 1936
Antonio Pedrosa Sánchez …… 6 de agosto 1936
Antonio Chacon Rodríguez…… 6 de agosto de 1936
Manuel Guimerá Bochs………… 8 de agosto 1936……… Cartagena
José Antonio Reyes gonzalez ………………2.9.36
Felkiciano Cid González…. 16.07.39……..Navares de el Hudio Segovia
Francisco Farnell Carrasco… Ronda 9.7.38
Simeon Visuales Rivera 3-6-39 de Ceuta
Leopoldo Aznar Tobajas… 24-7-39………….

Estándar

ESCUDO MASÓNICO EN UN ACUARTELAMIENTO DE CEUTA

Paco Sánchez Montoya

http://www.edicioneslibrosdeceuta.es/

Unos de los edificios de lo que fue la Comandancia militar de Obras de Ingenieros, en la zona de Maestranza, guarda desde hace casi un siglo un tesoro histórico para el patrimonio de la ciudad, que se debe conservar, cuando se determine la demolición del edificio.En la edificación se encontraba las oficinas de Topográfica.

El edificio que guarda el escudo masónico fue construido en los años veinte del siglo XX. Haciendo historia debemos recordar que hasta 1762, las dependencias de Ingenieros estuvieron en el paseo de Colón. Posteriormente pasarían a las inmediaciones de la Ermita del Valle, dependencias que fueron reformadas en 1841 bajo el mando del Comandante Exento de Ingenieros Carlos Montenegro.

Más información de estos libros: http://www.edicioneslibrosdeceuta.es/

El escudo masónico fue asentado en la parte posterior del edificio, construido entre 1920 y 1929, (según unas vistas aéreas y fotos de su construcción) su visibilidad por el viandante es muy complicada, seguramente por eso ha pasado desapercibida y no fue destruido tras el golpe militar de julio de 1936 con la persecución a los masones ceutíes, donde XXX fueron fusilados y cerca de 200 represaliados.

A finales de 1928, los maso0nes ceutíes que se reunían en Tetuán o Tánger, deciden que había llegado el momento de levantar columnas en Ceuta. Sus fundadores fueron nueve, seis procedentes de la logia tangerina (Marruecos) Morayta: Salomón Isaac Benlolo, agente de aduanas; Eduardo Pérez Alemany, empresario -su padre, Pérez Ortiz, fue un prestigioso militar y será alcalde de Ceuta durante la Segunda República-; Moisés Benhamú Benzaquén, comerciante, presidente de Unión República y futuro concejal republicano; Enrique Ordoño Muñoz, comerciante, y Antonio Muñoz Yborra, empleado civil en intendencia. También estaban Jacobo Salomón Benoliel, comerciante; Florencio Álvarez Miguel,subofic­ial de infantería de la logia Cabo Espartel, de Alcazarquivir, y Juan Romero Romero, empleado municipal.

La primera de dichas reuniones tuvo lugar el 5 de enero de 1929 en uno de los salones del Café Ambos Mundos. Las siguientes, en el domicilio de Aron Tameshtit, en el almacén de Moisés Benhamú, en el comercio de Isaac Benlolo y en el estudio fotográfico de Diodoro, en pleno paseo del Rebellin; en esta, la última, suscribieron la carta constitutiva. Los estatutos fueron aprobados el 2 de enero de 1930.   

      Con el paso de los meses, Hércules se consolidó llegando noticias de su implantación en la ciudad a las tertulias y círculos progresistas. Las numerosas peticiones de ingreso pueden comprobarse en sus libros de iniciación. Los que aspiraban a introducirse en la francmasonería normalmente eran presentados por alguien de su entorno familiar, profesional o amistad que ya pertenecía al taller. El formalismo requería la solicitud de iniciación usualmente avalada por quien se había comisionado en su captación y dos masones más. Aceptada la solicitud, se iniciaba el proceso de adquirir su información personal. En una ciudad tan pequeña -45.000 habitantes-, resultaba muy fácil conocer las características de los aspirantes a masones sin necesidad de gran esfuerzo.

      En aquella época el profano interesado era normalmente presentado por un masón, que lo presentaba, lo apadrinaba. Una vez que aquél presenta una solicitud formal de ingreso en la logia, el Venerable Maestro designa a tres maestros “aplomadores” al objeto de que el profano sea  entrevistado por separado. El resultado de estas entrevistas, las “aplomaciones” son leídas en tenidas por el Orador, el Secretario y el Venerable Maestro, y los hermanos presentes se manifiestan sobre ellas con la emisión de su voto. Estas entrevistas versan sobre cuestiones de carácter social, político, religioso, filosófico, profesional, etc. Si en este primer trámite es admitido, se continúa el procedimiento en una tenida posterior. Previamente citado para ese día, el profano es sometido al llamado Pase bajo venda. El Gran Experto, habiéndose desprendido de sus insignias masónicas, lo recoge en la sala de espera y le venda los ojos. De esta forma es introducido en el templo tomando asiento entre  columnas en Occidente. Allí es sometido por los presentes a una serie de preguntas o eventuales aclaraciones sobre sus respuestas a los maestros aplomadores. Tras ello es acompañado fuera del templo donde se le despoja de la venda. Acto seguido se procede a votar sobre su admisión a las pruebas de iniciación.

Masonería y República en Hércules

      El advenimiento del régimen republicano en abril de 1931 fue recibido con indiscutible júbilo y exaltación por parte del taller ceutí, que contó con destacados políticos locales entre sus filas. La logia ceutí se consagrará como un taller sólido con el paso del tiempo hasta el punto de ser invitado a participar en la XI Asamblea Nacional el 30 de octubre de 1932. El Venerable Maestro Florencio Álvarez fue nombrado representante del taller y expuso que los masones ceutíes recibían presiones de los talleres del protectorado intentando persuadirlos para que se integraran en la futura Gran Logia de Marruecos.

Los ceutíes enviaron varias cartas al Soberano Consejo del GOE consultando qué debían hacer ante el continuo llamamiento de la GLRM: «Que siendo Ceuta plaza de Soberanía no conviene a los intereses del taller el depender de la Gran Logia Regional de Marruecos por estar fuera de los limites de España. Si se acuerda que no dependa del Gran Consejo Federal Simbólico más que las grandes logias Regionales, Hércules dependerá de la gran logia regional de Sevilla». Las líneas que se impusieron en la asamblea consiguieron apartar a los dirigentes del Gran Consejo Federal Simbólico acusándolos de inertes e ineficaces desde una óptica masónica.    

Tras la asamblea, las logias de Ceuta (Hércules) y Melilla (14 de Abril) pasaron a ser incluidas en la Gran Logia Regional del Mediodía, ubicada en Sevilla.  Un mes después, el 14 de noviembre de 1932, se decretó: «Los talleres de dependencia directa del Gran Consejo Federal Simbólico pasen a depender de una de las grandes Logias Regionales más próximas a los puntos de residencia de esos talleres por entender que cuanto mayor sea la proximidad entre la residencia de las Grandes Logias y de los Talleres de su dependencia, más fáciles y constantes serán las relaciones entre unas y otras y más fructífera la labor que realicen». Después de una reestructuración del GOE llevada a cabo en diciembre de 1932 que supuso la eliminación de algunas logias que ya no funcionaban, al taller ceutí le correspondió el número 55 abandonando el 446.

Templo en Pasaje Gironés

Desde que la logia Hércules comenzó a dar sus primeros pasos, a finales de 1928, uno de sus proyectos más importantes era encontrar un buen local para utilizarlo como lugar de reunión en el que desarrollar sus actividades. Este asunto fue uno de los problemas más serios a los que la masonería ceutí tuvo que enfrentarse. Al principio, la logia se instaló en unas habitaciones situadas en el sótano del hotel Gironés -en la entrada de la calle Teniente Pacheco, llamada Pasaje Gironés por aquellos años- con la intención de permanecer allí solo unos meses, pero ese lapso de tiempo se dilató. En marzo, viendo la precaria situación de las instalaciones, el tesorero ofreció unas habitaciones de su amplia casa, y a ellas se trasladaron de forma provisional.

Posteriormente, encontraron otro local propiedad de Fortunato Bendahán en la calle Alfau, pero fue desestimado en el último momento por algún motivo. Por fin, en agosto de 1930, el miembro del taller Alberto Parres ofreció un local que se encontraba en los bajos de su comercio de vehículos, en la barriada de Hadú, en la calle Travesía de la plaza de toros. Tuvieron que adaptarlo, y la obra supuso a la tesorería 2.500 pesetas más el alquiler de 150.

A los pocos meses, comprobaron que dicho local tenía mucha humedad y, sobre todo, que no estaba en el centro de la ciudad. Según consta en los libros de acta, la preocupación principal era encontrar un local definitivo. De ese modo, en la tenida del 23 septiembre de 1931, el secretario manifestó: «Solicito que en, vista de las condiciones de inhabitabilidad del taller, se nombre una comisión compuesta de siete miembros elegidos a votación secreta entre hermanos, con las instrucciones concretas para buscar dentro del casco de la población, un local, que reúna las condiciones de aislamiento, capacidad y ventilación propias para nuestra instalación y de acuerdo con la disponibilidad económica del taller».

      En junio de 1932, localizaron uno que cumplía todas sus expectativas. Situado en una planta baja en la calle Teniente Pacheco, era amplio y propiedad del profano Hilario Bayzan, al que se lo alquilaron por 275 pesetas. Resuelta la cuestión de la localización, se procedió a su transformación. A tal fin, se nombró una comisión «instaladora» formada por Luis y Guillermo Aonso, Agustín Buades, Juan Martínez, Agustín Muñoz y Edi Mayer; a estos dos últimos les encomendaron los trabajos artísticos, tan propios de los talleres masónicos. Sobre su aspecto interior, hemos localizado un documento del masón Apola Sánchez que dice: «La cadena que nos rodea en el templo significa la fraternidad que debe existir entre todos los masones del Universo y ese lazo infinito que nos une a todos, como lo están los granos de las granadas colocadas en los capiteles de las columnas, y la losería de mosaicos blancos y negros con que está hecho el piso de nuestro templo».

El Maestro de la logia, Florencio Álvarez, dejó testimonio de ese gran templo construido: «Vuestros esfuerzos se han traducido en que dispongáis de un templo que pueda considerarse como de los mejores (por no decir el mejor) con que cuenta la masonería española. Nada de esto me extraña, pues conozco bien y estoy convencido de lo que sois capaces en pro de nuestros ideales, felicitaros efusivamente por vuestra obra, felicitación que os ruego la hagáis llegar muy especialmente a los hh pintores, los cuales han puesto todo su arte al servicio de la orden desinteresadamente».

Una vez que el local es transformado en templo, el siguiente paso es su inauguración y consagración deseando que sea un acto importante dentro del contexto masónico y recordando que les fue imposible realizarlo por motivos políticos cuando pusieron en marcha el taller en 1930. En esta ocasión, realizaron un detallado programa de actos con unas ilustrativas invitaciones, destacando un extenso recital musical por parte del miembro del taller y profesor de música Ramón Bellas.

La tenida de consagración se acordó para el 13 de noviembre de 1932, a las 21 horas. Para atender a los visitadores de otras logias, acordaron establecer dos turnos: Agustín Muñoz y Manuel Pérez desde las once y media hasta las trece horas y Waldo Barcón de Furundarena y Luis Aonso desde las dieciséis hasta la inauguración. Como dato curioso, Carlos Galán Ruiz, de la logia 14 de Abril, de Melilla, se ofreció llevar en su avión a los que quisieran acompañarlo a Ceuta.

A las 21 horas, el acto comenzó con todos los obreros del taller en su interior incluidos los hermanos visitadores. Tras la apertura ritual de los trabajos, se dio lectura al acta anterior de la correspondencia y presentación de excusas por los ausentes. Como es habitual en estas ceremonias, la entrada a la misma de los participantes fue individual y personalizada mientras el Gran Experto, situado en la puerta del templo, los anunciaba. Si el visitante acudía en representación de una logia: pronunció nombre del taller y obediencia; si se trataba de un dignatario, solo el nombre de esta última. Dentro ya del taller, el Maestro de Ceremonias recibía al visitante, seguido este por el Gran Experto, y le acompañaba hasta el Oriente, donde ocuparía un lugar predeterminado. Posteriormente, se procedió a dar entrada en el templo a los venerables maestros visitadores, dignatarios de otros talleres y, por último, al dignatario de la obediencia: el Venerable Maestro Adolfo Chacón de la Mata.

      A continuación, el Venerable Maestro ofreció un breve discurso acorde con el acto interviniendo a continuación los representantes de las logias González Roncero, de los Barrios (Cádiz); Villacampa, de La Línea (Cádiz); Trafalgar, de Algeciras; Morayta, de Tánger (Marruecos), y de la Gran Logia Regional de Marruecos. La última intervención corrió a cargo de Manuel Pérez Muñoz y Fernando Medina Lerma, miembros del taller ceutí. El VenerableMaestro de Hércules, Enrique Ordoño, puso fin al turno de palabra agradeciendo las muestras de afecto y destacando la brillantez del acto.

      Para concluir, se circuló «el tronco de la viuda» (caja donde los masones depositan sus donativos para la beneficencia), que recaudó 84,45 pesetas, y el Saco de Proposiciones. A propuesta del Gran Maestre, se aprobó entregar el mencionado importe a una familia necesitada de la ciudad y, para concluir, el miembro del taller y profesor de música Ramón Bellas ofreció un concierto de violín. Posteriormente, y antes de proceder al cierre ritual de los trabajos, se acompañó hasta la salida a todos los dignatarios en el Oriente yendo a la cabeza el de mayor dignidad, en sentido inverso a la entrada y de manera colectiva.

Durante la Segunda República existieron cuatro logias

A partir de 1930, con la caída de la dictadura, dio inicio un nuevo período de euforia masónica. En estos años, se constituyó la logia Hércules n.º 446 (1930-1936), que se configuró como heredera sentimental -pero no continuadora- de las logias que existieron a finales del siglo XIX en la ciudad, y, por supuesto, durante sus seis años de vida se convertiría en la más representativa de la misma.

Durante la Segunda República la masonería en Ceuta experimenta un importante auge. Tanto por el número de logias existente –Hércules (1930-1936), Hijos de Hércules (1933-1936), del GOE, y otras dos de la GLE, Constancia (1932-1935) y Themis (1934-1935)- y también por el número de masones afiliados a ellas; sin duda, una etapa en que la masonería floreció de nuevo tras el largo paréntesis de finales del siglo XIX.

En esos años, las logias ceutíes no encontraron ningún obstáculo para la propagación de sus ideas. Antes bien, recibieron múltiples apoyos y también los prestaron. Durante el período republicano, las cuatro logias ceutíes tenían en común su preocupación por el perfecto ideario masónico en la ciudad, e incluso la instalación de un templo en 1933. En general, la República originó constantes desajustes y desequilibrios en los talleres debido a la fuerte participación de ciertos masones en la vida pública. Como muestra de ello, tres de los cinco alcaldes y dos de los tres representantes en el Congreso de los Diputados que Ceuta tuvo durante el régimen eran masones.

La documentación depositada en el Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca ha sido la base de nuestro estudio. Este archivo se creó por disposición de la Secretaría del jefe del Estado el 20 de abril de 1937, dentro del departamento de Investigación y Propaganda Anticomunista, con el fin de «recuperar, analizar y catalogar todo el material propagandístico que el comunismo y sus organizaciones colaterales han utilizado en sus campañas». Con una Delegación de Asuntos Especiales o «sección masónica», su principal cometido era incautarse de todo tipo de documentación a medida que las ciudades iban cayendo en poder de los sublevados. Ceuta fue tomada en la noche del 17 de julio de 1936, y los miembros de las logias apenas tuvieron tiempo para destruir la documentación comprometedora además de que, en los primeros momentos, confiaban en que no padecerían represión alguna.

Con esa incautación de documentos, precisamente, comenzó una voraz represión contra los masones. Dicha documentación fue remitida por el cuerpo de investigación y vigilancia de Ceuta al archivo de Salamanca, dedicado a su clasificación y estudio contra los que habían pertenecido a la Orden. Para el examen de los talleres, los cuadros lógicos nos han servido como base al ofrecer una amplia y variada información sobre sus miembros, nombres simbólicos, fechas de ascenso de grado, de iniciación, bajas, edad, profesión, estado civil, etc.

También hemos realizado un rastreo en los libros de entrada y de oro, miembros activos, rechazados, bajas, etc. Los resultados fueron desiguales, ya que algunos talleres poseían una abundante documentación mientras que de otros, como Themis, apenas hemos podido conseguir documento alguno.

Por tanto, el estudio ha sido dificultoso al no obtener documentación exhaustiva de cada logia. Otros fondos consultados fueron los expedientes personales, que poseen una importante información sobre las solicitudes de inicio -normalmente, con fotografía- y escritos de otros masones valorando la aptitud, afiliación política, situación familiar, profesional, títulos dentro del taller, trabajos que hubieran leído en alguna tenida, cartas, ascensos de grado, etc. de los iniciados.

En estos expedientes también se archivaron escritos privados que no formaban parte del mundo masónico y que tal vez fueron adjuntados una vez requisadas las casas de los represaliados las fuerzas sublevadas. Adicionalmente, cabe señalar la correspondencia normal mantenida entre logias, que hace posible valorar las relaciones entre talleres.

También están, aunque hemos localizado pocas, las memorias con informes encargados a un hermano -el secretario generalmente- realizando un balance del taller durante un año. De igual forma, encontramos otra base de datos en los libros de actas de las cámaras: Aprendiz, Compañero y Maestro. En ellos, hemos podido comprobar las relaciones entre miembros, las necesidades sociales, políticas y educativas, las persecuciones o el momento político y social por el cual estaba atravesando la ciudad.

Los boletines oficiales de las obediencias también han constituido una fuente importante de información, sin olvidarla revista masónica Destellos, que se editaba en la cercana Larache y a la que dedicaremos un apartado especial dada dicha cercanía. Tras estudiar todas las fuentes, registramos la presencia en Ceuta de 148 masones entre 1930 y 1936, cifra que en absoluto constituye exactamente la totalidad de miembros existentes, pero que es un valor muy aproximado. Por el contrario, conseguir el libro de altas y bajas de la logia Hércules nos permitió conocer perfectamente el número de miembros por año sin apenas error. Por obediencias, podemos aseverar que el GOE congregaba un mayor número de masones que la GLE en Ceuta y durante la República.

Estándar

FRUCTUOSO MIAJA, MEMORIA DE LIBERTAD Y DEMOCRACIA

Fue una persona de grandes convicciones y consecuente con su forma de pensar, un gran luchador por la libertad y la democracia, por la que pagó años de éxodo en cárceles. Desde que comencé a elaborar mi libro sobre la República y Guerra civil en Ceuta allá por 1995, su lúcida memoria me sirvió para procesar los numerosos datos que tenía de personas que aparecían delante de mí en los documentos de los consejos de guerra o en los listados que confeccioné sobre represaliados en nuestra Ciudad. ¿Le suena este nombre? y el me daba todo lujo de detalles… “Ese era un gran carpintero, trabajador, afiliado a la CNT… “y así uno, tras otro.

Recuerdo, recogerlo numerosos domingos muy temprano, de su modesta casa de “Las Carmelitas”, nos refugiamos en los salones del hotel La Muralla, y allí estábamos hasta bien entrada la tarde, con un par de cafés y unos dulces. Notaba que aquellos datos que le aportaba y mis incesantes preguntas le volvían a su joven militancia republicana en Ceuta. Ahora maldigo no haber grabado esas conversaciones, con ese sensato juicio tenia de aquellos acontecimientos, del que él fue testigo de primera mano.

Muchas veces me comentó, que tras el 17 de julio, el tiempo no corría a su favor y muchos de sus compañeros ya habían sido detenidos. Precisamente pocos días antes de su salida de la ciudad supo que su compañero el sindicalista Luís Castillejo estaba siendo juzgado junto a cincuenta compañeros más, este consejo concluyó con veintiséis fusilamientos.

Fructuoso Miaja estuvo desde el inicio de la sublevación cambiando constantemente de lugar para no ser descubierto por las patrullas de falangistas que recorrían la ciudad, conforme pasaba el tiempo era más difícil no ser descubierto. Tras varios intentos se fijó el atardecer del 19 de diciembre de 1936, para salir y el lugar la bahía norte y la zona costera de Calamocarro. Miaja pudo convencer a los propietarios de la marrajera “Hermanos Sanani”. La tripulación de esta pequeña embarcación estaba formada por cinco marineros y el grupo de republicanos que querían huir era de veintidós y se habían guardado muy bien de no comunicarles a sus compañeros de aventura la hora y el día, hasta pocas horas antes de la salida, y con ello, evitar el riesgo de que alguien pudiera ser presionado por la policía y delatarlos.

Las seis de la tarde fue la hora señalada, todos fueron llegando, bajando de los montes de García Aldave, y aguardando la llegada del pequeño barco, escondido en el túnel que existe de acceso a la playa de Calamocarro. Cuando oscureció, lo vieron llegar con el motor apagado. Se acercó al saliente de rocas que existe en esa playa y todos los hombres que esperaban en la playa subieron a las rocas y saltaron al barco, no sin algún que otro chapuzón y sobresalto con pérdida de equipaje. La primera intención era marchar hacia el sur peninsular, la zona de Guadiaro que todavía estaba en poder del gobierno de la República. Pero el fuerte viento de levante aconsejó más seguro ir hacia la ciudad internacional de Tánger. A las pocas horas llegaron sin ninguna novedad, pese a tener durante la travesía a pocos metros un destructor sublevado, quien lo confundió con un barco pesquero en plena faena.

Cuando llegaron a Tánger, Miaja se dirigió a la Legación Española, donde recibían a los exiliados para proporcionarles ropa limpia, comida y documentación. En la ciudad internacional pudo conversar con el presidente del PSOE en Ceuta Rafael Jiménez Cazorla, quien en la tarde del 17 de julio pudo huir en un coche de la JOP, el diputado por Ceuta, el socialista Manuel Martínez Pedroso y el Diplomático Clemente Cerdeira, quien preguntaba por su familia en Ceuta represaliada.

Les narró la represión desencadenada tan intensa, que cayó no solo sobre los que habían defendido la República con su labor política y sindical, sino que también incidió sobre aquellos que eran simplemente más abiertos, los incrédulos por cualquier motivo, los que habían destacado en empresas culturales y actividades públicas o simplemente aquellos denunciados por rencillas personales, odios y deudas, de los que se nutrieron las cárceles ceutíes.

El nuevo poder establecido violentó numerosos principios básicos del derecho y se aplicaría la ley de forma retroactiva. Se les imputaban a los defensores de la legislación establecida el delito de “adhesión a la rebelión”, cuando habían sido los sublevados los que habían violentado el orden constitucional en vigor. Esta alteración de cuál era el verdadero poder legítimo y quién era el verdadero rebelde implicó un cambio de papeles. Quien el 17 de julio de 1936 era leal al Gobierno pasó a ser, desde la madrugada del 18 de julio, culpable de un delito de “rebelión”. Ceuta, tras el golpe y posterior proclamación del estado de guerra se convirtió en una ciudad llena de miedos y recelos. Los listados con los nombres de políticos y sindicalistas debían estar realizados desde bastantes días anteriores al movimiento, ya que en pocas horas se comienza a encarcelar a los principales personajes de la vida republicana ceutí. Las fuerzas sublevadas, con la ayuda de patrullas de falangistas, comienzan las detenciones selectivas y asaltos a las sedes de los sindicatos, partidos políticos y Casa del Pueblo.

DESDE EL CAMPO DE CONCENTRACIÓN A LA ALCALDÍA DE CEUTA

Tras la terminación de la Guerra, fue detenido en el Campo de Concentración de Albatera (Alicante), posteriormente fue encarcelado en el Hacho y finalmente tras un consejo de guerra fue condenado a 13 años de prisión a cumplir en el penal del Puerto de Santa María, junto a otros muchos ceutíes. Tras la llegada de la democracia fue designado Alcalde de Ceuta en 1987. Pero todo este periplo de penurias tuvo su comienzo en aquella tarde del 19 de diciembre con su salida de Ceuta, por la playa de Calamocarro y su llegada a Tánger. En la ciudad internacional se hospedó en el hotel Comercio, lugar donde también se encontraban algunos cenetistas y republicanos de Ceuta. Al joven Miaja le aconsejaron que no fuera solo por la ciudad, ya que, los falangistas secuestraban a los huidos y los entregan en el puesto fronterizo y llevado a Tetuán para ser juzgados. Los días de espera se hacían largos y tediosos, recibiendo tristes noticias de la represión en Ceuta. A mediados de enero de 1937 partió en el buque correo que hacía la línea Tánger a Marsella, una vez allí, se trasladó a Barcelona, y posteriormente a Madrid para contactar con su tío, el general republicano Miaja y ponerse a sus órdenes. Estuvo luchando en varios frentes como Aranjuez, Cuesta de la Reina, Séptima Brigada Mixta, Jarama y la zona del Tajo.

El final de la contienda le sorprendió en Alicante, como a otros muchos, en el puerto esperaban la llegada de barcos para salir hacia el exilio. Fueron miles los que habían acudido con la esperanza de embarcar y huir de la represión franquista. Llegaban en convoyes ferroviarios y en camiones tras un largo y penoso viaje. La cifra se sitúa entre veinte y treinta mil. Los barcos anunciados, para poder salir y evitar la represión, no aparecen. Miaja, recuerda que “Muchos, no viendo otra salida, se suicidan, vi morir a mucha gente en esas trágicas horas, escuchando como las tropas de Franco llegaban al puerto…”. Es apresado, y conducido junto miles de republicanos y trasladado al campo de concentración de Albatera. Sin comida, casi sin agua, llenos de piojos y de chinches, las humillaciones y maltratos, añadidos al frío que pasaban, son cuadros que Fructuoso Miaja pese a los años ya transcurridos no olvidó. Una pequeña lata de sardinas para tres personas durante varios días era su alimento, junto a un chusco de pan. También era notable la sed que padecieron por la falta de agua y el enorme calor que hacía en el lugar.
El campo de concentración quedó establecido el 11 de abril de 1939 según una nota del Estado Mayor de Franco. En cuanto a las medidas represoras también fueron de enorme dureza. Se produjeron torturas, todo tipo de humillaciones y vejaciones, y fusilamientos. Grupos de falangistas y “vencedores” venían desde todos los puntos de España a buscar presos conocidos por ellos. Una vez localizados, se los llevaban en camiones y los fusilaban en los alrededores del campo.

CONDENADO A 12 AÑOS DE PRISIÓN

Tras un año en el campo de concentración de Albatera (Alicante), lo trasladaron al sanatorio de Portacoeli en Valencia y al Reformatorio de adultos de Alicante, en este lugar le fue concedida la prisión atenuada, contaba Miaja con 22 años. Volvió a Ceuta donde su ya anciana madre le esperaba tras casi seis años de ausencia, aquí fue juzgado, por un consejo de guerra sumarísimo. Tras estar encarcelado 13 meses en la fortaleza del monte Hacho fue trasladado al penal del Puerto de Santa María corría el año de 1944, para cumplir 12 años de prisión. Fructuoso Miaja me recordó en numerosas conversaciones como su madre jamás desfalleció en el empeño de conseguir su indulto. Y efectivamente, así fue, ya que el 19 de octubre de 1950, lo consiguió. Lo primero que realizó al salir en libertad fue trasladarse a Ceuta y estar cerca de los suyos. Pero nunca deja de vivir bajo vigilancia policial, y aprende a no caer en las muchas provocaciones que se les tendía los falangistas locales. Sabía que su ficha policial estaba presente en todos sus actos y podía acabar nuevamente en la prisión del Hacho. En todo esto contrae matrimonio con Sara Miaja, teniendo dos hijos Segundo y Rosalinda. El desenlace de la guerra civil abrió un periodo histórico difícil para la sociedad española, en general, y para los socialistas ceutíes, en particular.

PRESIDENTE DEL PSOE Y MITIN JUNTO A GUERRA

El 21 de abril de 1977, se celebró una asamblea en el cine Astoria, donde intervino entre otros el líder socialista Alfonso Guerra. Años después en 1987, fue nombrado alcalde de Ceuta y con anterioridad en 1982 Senador. Su amistad con Paco Vallecillo le hace unir fuerzas para creer en nuevas metas demócratas. Y ya en la década de los años setenta siente que el régimen franquista régimen democrático vendrá pronto. Tras varios trabajos se establece por su cuenta con el bar “El Noray”, en la zona de las Puertas del Campo. Numerosas son las reuniones allí llevadas a cabo, con sigilo, para no levantar sospechas.
Antes de celebrarse las elecciones generales de 1977 mantuvo la primera reunión con militantes del PSOE en Ceuta. Paco Vallecillo era el secretario de organización y Miaja presidente. Tras la muerte del General Franco, el 20 de noviembre de 1975, la izquierda en Ceuta, tras cuarenta años de clandestinidad, deciden y según los acontecimientos que se están sucediendo en la vida política nacional, celebrar su primera reunión pública, fue un 27 de enero de 1977, en el Restaurante “La Diagonal”, en la zona del Tarajal.
El discurso de presentación del PSOE estuvo a cargo de Fructuoso Miaja: “Estimados compañeros, Salud y Libertad. Nuestro prólogo de momento, es de dolor y de repulsa ante las criminales acciones contra personas y las libertades. Dirigidos por el fascismo internacional que repudian una España en paz y democracia. Nuestra esperanza se ha convertido esta noche en bella realidad, es algo que hace tiempo soñábamos. Estamos aquí sólo para ejercer un derecho ciudadano. Acabemos con el miedo, o el miedo acabara con la libertad. La noche de 40 años quedó atrás, vencida por la luz de la razón en esta histórica jornada que no es acto de fuerza, sino presencia civilizada y evolutiva, junto a las libertades de reunión y asociación, la libertad de expresión es una columna básica para el buen funcionamiento de la libertad…”.

Estándar

JOSÉ GARCÍA COSÍO, DESCUBRIR LA HISTORIA DE CEUTA

 

DOMINICAL

En noviembre de 2011, en el diario El Faro de Ceuta se publicó “Mis personajes favoritos”, con fotografías que les realicé a diferentes personalidades de la Ciudad

Decir José García Cosío, es decir Cronista  Oficial de Ceuta, es algo que va paralelo a su persona, desde ese puesto supo difundir su historia.

Hace más de tres décadas junto a otros investigadores e historiadores fundaron el Instituto de Estudios Ceutíes. Fue hermano Mayor de la cofradía de Santa María de África y de la Junta de Hermandades y del desaparecido Centro de Hijos de Ceuta.

Fueron numerosas sus publicaciones destacando los libros “Ceuta, Historia, Presente y Futuro” y “Historia Gráfica de Ceuta”.

Es reconocido por los estudiosos su labor meritoria y altruista que a los largo de muchas décadas dedicó a la Ciudad. En sus múltiples intervenciones y conferencias  siempre se le podía ver junto a sus fichas, donde anotaba todo aquello que acontecía, esas anotaciones son un legado para la historia local.

Tras una dilatada vida falleció en 1996, cinco años después el instituto de Estudios Ceutíes le rindió un emotivo homenaje póstumo en forma de libro, a través de la revista transfretana, y el Ayuntamiento en pleno aprobó darle el nombre de una calle.

Estándar

EN 1936 NACIÓ “EL SOVIET” DEL PARTIDO COMUNISTA EN CEUTA

Tras el golpe del 36 se eliminaron libros, fotografías, fichas, nombres… y por lo tanto muy poco sabemos del movimiento obrero y político antes de esa fecha.  Hoy nos referiremos al partido Comunista en Ceuta, sabemos que un 15 de abril de 1920 se fundó a nivel nacional. En Ceuta, según unos documentos que han permanecido ocultos durante varias décadas, y publicado en mi libro  http://www.edicioneslibrosdeceuta.es/   a los cuales he tenido acceso, podemos aportar unos apuntes sobre la historia de este partido en la ciudad. Los orígenes del PCE parecen estar en una reunión celebrada el 18 de noviembre de 1934 en el bar San Amarito, cerca de los jardines de San Amaro.

Recupero  otro de los reportajes que he escrito sobre la historia de Ceuta, este del 2015, pretendo que en el confinamiento, os entretengáis con su lectura…

El 9 de julio de 1936, cuando apenas quedaban unos días para el golpe, crearon en Ceuta el periódico “El Soviet”. La redacción estaba en la calle Sagasta (paseo de las Palmeras), salía los lunes y Jueves, constaba de ocho páginas y se imprimía en la imprenta Africana, en la calle Clavijo. Su director era el conocido periodista Joaquín Estévez Suárez y los redactores José Martínez-Díaz Ufano, Fernando González López y Bernabé Sánchez Jiménez, y como jefe de pruebas el empleado de la imprenta Alcalá, Manuel Fuentes.

En el primer número, en la página tres, hay una pequeña presentación:

“¿Cómo te llamas?, me llamo El Soviet, ¿Cuál es tu bandera?, la de todos los humildes, ¿Dónde te conduce?, A todos los hogares proletarios, bien por El Soviet, si camaradas, bien; quien dice Soviet, dice  igualdad y derecho al trabajo veamos pues, obreros de todas las tendencias  que significa, en Ceuta, este nuevo órgano de la clase trabajadora  significa la voz de la verdad, la voz de un pueblo herido en su amor propio por los señoritos de la reacción y el fascismo. La voz de la justicia social. No negaremos, queridos camaradas, que este nuevo portavoz viene a llenar un vacío  en las filas proletarias”.

En la documentación  a la que hemos tenido acceso, se detallan los miembros de la primera ejecutiva en noviembre de 1934, Eduardo Álvarez Suárez, Luis Utor Curbelo, Ramón Arnau Gutiérrez, Manuel Cañada Azpeitia y José Blond Mesa. Tras el golpe militar del 36, todos fueron fusilados. El 24 de junio de 1936 se crea la Radio Juvenil Comunista, su primera ejecutiva la presidió Francisco Mendoza García; secretario, Francisco Sánchez Ríos; tesorero, Manuel España Delgado; contador, Francisco Tosset Castilleros, y los vocales Miguel Guerra García, Elías Caliani Rodríguez, Rafael Domínguez Camacho y Fernando Sánchez Aguilar. Llegaron a crear un taller comunitario en la calle Castelar (zona plaza Azcárate), donde realizaban trabajos a bajo coste de guarnicionería.

En 1936 el Partido está creciendo en Ceuta, tal y como se puede leer en el acta del pleno del 10 de junio, donde el secretario  manifiesta no poder seguir en el cargo por más tiempo por el gran trabajo acumulado y pide se nombre un nuevo comité, y más amplio. Tras la votación salieron elegidos Salvador Cárdenas, con 23 votos; Juan Medina, 15; Juan Rivas 11; Luis Utor Curbelo, 11; Manuel Cañada, 11; Bernabé Sánchez, 9, y José Martínez-Díaz Ufano, 8 votos. El partido tenía dividida la ciudad por células, tan solo he podido conseguir la número 10 (Zona del Recinto) su máximo dirigente era José Reyes, la nº 14 (Barriada La Unión) Antonio Martín  y la nº 11 Francisco Rojas.

LA PRENSA EN CEUTA DURANTE LA SEGUNDA REPÚBLICA

La prensa local tuvo un gran esplendor durante la Segunda República, este periódico que tiene en sus manos se comenzó a editar en octubre de 1934. Al proclamarse el nuevo régimen, en 1931, se editaban en la ciudad “La Opinión”, “El Defensor de Ceuta”, “Diario de Ceuta”, “El Pensamiento Escolar” y los semanarios “Renacimiento” y “Ley”. Tras el paso de los meses, se disparan las publicaciones, sobre todo reivindicativas como “Información Obrera”, que vio la luz el 15 de septiembre de 1931, en su cabecera se podía leer: “Del proletariado español y defensor de los intereses de Ceuta”.

En octubre de ese mismo año, el semanario “Adelante”, dirigido por Félix Rubio y Eusebio Pellicena. En 1932, “La Voz de Ceuta”, y en mayo, los semanarios “Verdad” y “Unión Ceutí” bajo la dirección de José Lladó, con la cabecera: “Semanario consagrado a defender los intereses de la población y sus ciudadanos sin distinción de clases y sin matiz político alguno”.

El periodista Joaquín Estévez Suárez dirigió varios semanarios, todos de un marcado cariz sindicalista. En agosto de 1933, “Renovación”, cuyo propietario era el destacado dirigente del Partido Radical-Socialista y masón José Viñas. El diario “Día” apareció en 1933, fue su director Nicolás Fernández, que ya estuvo en el diario “La Opinión”, este a mediados de 1935 dejó de salir, pero unos meses más tarde en enero de 1936 reapareció con nuevo director, Juan Paño. Tras la sublevación se convirtió en órgano de la Falange local. El 3 de agosto de 1936 ya en su cabecera se podía leer: “Diario Nacional Sindicalista”.

En ese año también nació, “Mercurio”, publicación bimensual de la Cámara de Comercio. Y también destacar al diario “Lealtad” y el 12 de junio de 1934 el órgano de expresión de Izquierda Republicana “Hoy”, bajo la dirección de Gaudencio Martín. También fueron varios los semanarios deportivos, como “Lunes”, y “Olimpia”, en 1933, “Aire”, y “La Afición”, en 1936.

En marzo de 1935 la junta directiva de la Asociación de la Prensa estaba presidida por Gaudencio Martín; vicepresidente, Cipriano Merino; tesorero, José Torres, y secretario, Antonio Parrado. El 27 de enero de 1936 se renueva: Presidente, Antonio Martín de la Escalera; vicepresidente, Gaudencio Martín; tesorero, Ángel Ochoa; los vocales Rafael Vega, García Zapata, Juan Biondi, José Lladó y Ricardo López del Cerro.

Durante aquellos años se vivieron en la prensa local situaciones muy tensas, sobre todo cuando llegó al poder el Gobierno radical de Alejandro Lerroux y se coaligan con la CEDA. En septiembre de 1934 el delegado del Gobierno, al conservador, Ramón Arechaga, no le parece nada bien que los vendedores lean, como reclamo, sus titulares.

Incluso el director del diario “Hoy”, órgano de Izquierda Republicana en la ciudad, fue detenido y multado con 500 pesetas. En una editorial, su colega y director del semanario sindicalista Renovación, Joaquín Estévez, sale en su defensa:

Muy bien y muy bonito, Su escrito lo esperábamos, puede creérselo, se trataba de nuestras informaciones del Monte Hacho y como en ellas forzosamente había que censurar, ¿Creé el señor Arechaga que por el solo hecho de ser Delegado Gubernativo, puede en cualquier momento hacer cuanto le viene en gana? ¿Será posible que en esta República democrática y de trabajadores, no se vea democracia, ni trabajo y si únicamente persecuciones y detenciones a granel?”. A pesar de estar detenido en la cárcel del Sarchal, el director del diario “Hoy”, logra enviar un escrito a su periódico para que se publique: “Hay un Republicana de izquierda en la cloaca del Sarchal por combatir a los que defendieron la República a la reacción, y quieren que nos callemos con multas y encarcelamientos…”.

APUNTES DEL INICIO DE LA PRENSA EN CEUTA

      Muchos son los trabajos publicados sobre la historia de la prensa en Ceuta, y un resumen muy acertado del historiador Rafael Gibert, que tomaremos como reseña. Este escribe que en 1820 se lanzó El liberal Africano, tuvo seis números. Se imprimía en Madrid. Fue su fundador el independentista venezolano de origen gaditano, y fundador de una logia masónica en Ceuta, Francisco Isnardi. De 1821 es el Eco Constitucional, impreso en Algeciras. Tenemos que llegar a la guerra de África para que salga a la calle El Eco de Tetuán (1º de marzo de 1860) de Pedro Antonio de Alarcón.

También destacar en 1860 El Noticiero de Tetuán, para defender los intereses españoles en África, que duró hasta febrero de 1861. Siete años después se funda la Crónica de Ceuta, tres veces por semana, noticias, literatura e intereses generales; responde a la Gloriosa de Septiembre, y es una afirmación de la ciudad que «si no puede hacer peso en la balanza de la política tiene intereses locales que defender». Desapareció antes de 1874.

García de la Torre, infatigable, funda el 16 de febrero de 1883, El Eco de Ceuta; se proclama periódico, cuatro veces al mes, de intereses locales y materiales; el 15 de octubre de 1884. Desde 1º de julio de 1883 tuvo un suplemento en árabe. Tuvo otros prestigiosos colaboradores y mantuvo una polémica con el gobernador general López Pinto Periodismo en Ceuta (1820-1 984) 265 (1883-1889), que multó al director, defendido desde Algeciras por sus colegas El Resumen y El último telegrama; sucumbió el 18 de enero de 1887. Don Eduardo Saavedra, insigne africanista, había exaltado su mérito. Ya el 5 de febrero del mismo año García de la Torre fundaba África (El África, desde 1891), donde destaca Ramos y Espinosa de los Monteros.

Rafael Gibert continua con sus reveladores datos… Desde finales del siglo XIX proliferan efímeras hojas, que el historiador deberá consultar: La Bolsa (1888), El Liceo y La lealtad (1889), Casos y Cosas (1891), El sinapismo y El progreso de Ceuta (1893). Breve vida entre 1895 y 1896 tuvo también El Heraldo de Ceuta, nacido para defender los intereses materiales y morales de la ciudad. El Orate (1896), La Linterna (1897) y The Moor… Uno (1899).

Estándar

¿QUÉ PASÓ CON LA ESTATUA DE GONZÁLEZ TABLAS?

Créame, que nunca pude sospechar que en mi vida de artista me ocurriera cosa tan peregrina, no puedo venderla, ni regalarla, ni destruirla, porque no es mía, porque me la pagaron. ¡Y nadie la quiere!”, fue lo que manifestó su escultor, el madrileño Pérez Comendador tras terminarla en 1931, en el diario ABC. Toda gran historia, como esta, siempre tiene tras ella, lo que llamó Miguel de Unamuno, la intrahistoria.

Esta curiosa historia comienza hacia 1929, cuando Millán Astray, organiza una suscripción nacional con el fin de recaudar dinero para realizarle una estatua a su compañero de milicia. En Madrid se abrió la cuestación y en pocos meses se recaudó lo necesario para costear el trabajo del escultor. Una vez terminado el autor contactó con Millán Astray, para entregarle la obra. Ante la sorpresa del artista, este le contestó que no podía hacerse cargo de ella, ya que tras caer la dictadura de Primo de Rivera, y proclamarse en abril de 1931, la Segunda República, ya no está al frente del ministerio de la Guerra, con quien el habló, y debe ser, el nuevo ministro republicano quien debe decidir sobre la escultura. Ante esta respuesta, Pérez Comendador contacta con los familiares de González Tablas quienes les manifiestan que ellos no pueden hacer nada, pues la pagó una comisión y no es de ellos.

Pasan los años y el escultor tiene en su estudio de Madrid la majestuosa talla y no sabe qué hacer con ella. No le queda otra salida que salir en los medios de comunicación y explicar esta situación y así es como el diario ABC, se hace eco de esta curiosa historia. Las manifestaciones del escultor en el periódico son claras: “Créame, que nunca pude sospechar que en mi vida de artista me ocurriera cosa tan peregrina como está. He aquí una estatua que constituye para mí un problema pavoroso y obsesionante. No puedo venderla, ni regalarla, ni destruirla, porque no es mía, porque me la pagaron los miembros de una Comisión. La familia de González Tablas porque dice, con razón que ni la estatua es suya ni tendría donde colocarla. Yo creo que el Gobierno podía y debía colocarla en algún sitio, en algún cuartel, en una academia ó en cualquier dependencia militar”.

Por fin, el 28 de septiembre de 1934, la corporación municipal recibe del Ministerio de la Guerra, un escrito donde le otorga la cesión de la escultura. En un principio se pensó emplazarla en la academia General Militar de Zaragoza. Pero tras las múltiples gestiones del alcalde republicano Victori Goñalons se consiguió su traslado a Ceuta. Se estudio la posibilidad de instalarla en el cuartel del Grupo de Regulares, esta opción se desechó y definitivamente su ubicación fue en la calle Edrisís, en el popular paseo de las Palmeras.

En 1935 se inauguró 

Desde primeras horas de la mañana del 8 de agosto de 1935 el actual paseo de las Palmeras se encontraba repleta de ceutíes deseosos de vivir una jornada histórica con la inauguración de la escultura a González Tablas. En la presidencia sus dos hijas, Carmen y Victoria Eugenia, así como el Ayuntamiento en pleno bajo mazas, con su alcalde, el Republicano Víctori Goñalons, junto a Rico Avelló, Alto Comisario. El compañero de milicia y organizador de la cuestación Millán Astray, leyó unas palabras en homenaje al jefe de los regulares, y al mismo tiempo realizar la entregar oficial de la talla al pueblo de Ceuta: “… La más grata misión que tengo en mi vida es este conmovedor acto de entregar al pueblo de Ceuta esta estatua que por suscripción nacional, honra y enaltece la memoria de González Tablas, quien es un héroe ya legendario, es, con su figura gloriosa, una de los que forjaron la grandeza inmarcesible de España…”.

Terminando haciendo un canto fraternal a la vida y hechos del homenajeado. A continuación el alcalde Víctori Goñalons pronunció unas emotivas palabras. Tras las intervenciones la hija mayor de González Tablas, Carmen descubrió la estatua, desfilando a continuación las tropas de Regulares.

Actualmente el acuartelamiento de Regulares en Ceuta, recibe su nombre. En este centro militar existe una verdadera “perla” donde poder investigar y profundizar en la vida no sólo de González Tablas sino en buena parte de la historia de Ceuta. Nos referimos al Museo Específico de Regulares, un gran archivo donde las facilidades son máximas para poder investigar.

Tras la exposición en diciembre de 1989 “Los Regulares en el tiempo”, se decide la creación del Museo y su potenciación. Dentro de sus dependencias el denominado Rincón de Tazarut, expone la lápida conmemorativa del monumento que se erigió en el mismo lugar en que cayó mortalmente herido, e inaugurado por el Alto Comisario García Valiño en 1955. También sobre González Tablas se conserva un cuadro de Mariano Bertuchi, que representa el acto de imposición al cadáver de la medalla militar Individual por parte del general Berenguer, el 13 de mayo de 1922, en el campamento del Zoco el Jemis de Beni Aros. También se encuentran sus condecoraciones, destacando su Cruz Laureada de San Fernando y la Llave de Gentilhombre de Cámara que le concedió el Rey Alfonso XIII.

Alfonso XIII honró su memoria con la creación del marquesado de González Tablas, que hoy en día ostenta su nieto Santiago Chamorro González-Tablas. Su muerte despertó un extraordinario eco en toda la prensa española. Periódicos y revistas publicaron biografías, semblanzas y documentos gráficos, el Congreso de los Diputados también se hizo eco de su memoria. Los ceutíes le rindieron un sentido homenaje el día de su entierro, 15 de mayo de 1922. El cadáver, después de su traslado desde Tetuán fue depositado en su domicilio, en los pabellones de la Alhambra, en las Puertas del Campo, donde se instaló la capilla ardiente, comenzando enseguida el desfile de ceutíes. El día 16, a las 11 de la mañana y entre una gran manifestación de duelo, fue oficiado el entierro, descansando su cuerpo en el panteón de la familia Cerni en el Cementerio de Santa Catalina.

 González Tablas en Ceuta

Su vinculación con Ceuta tiene dos afinidades, una militar, ya que desde junio de 1915 se encontraba destinado en el Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas número 3, el cual llegó a mandar cinco años más tarde, ostentando el empleo de teniente coronel. Y por lazos sentimentales, ya que, contrajo matrimonio en 1920, con Carmen Cerni y Mas, hija de Ricardo Cerni González, alcalde de Ceuta entre 1891 a 1894 y propietario de la popular Casa de los Dragones.
González Tablas había nacido en Pamplona en febrero de 1879, ingresando en la Academia General de Toledo con tan sólo 15 años. Marchando a Cuba dos años después.

Cursa sus estudios en la Escuela Superior de Guerra. Asciende a capitán en 1904. Perteneciendo al Regimiento de Sicilia. En 1909 marchó voluntario a Melilla, asistiendo con el Batallón de Cazadores a la toma de la Alcazaba de Zeluán. Tras un breve paréntesis en la península, el 7 de enero de 1912 volvió a Melilla. En los exámenes de tercer curso superior de la Academia de Árabe de Ceuta obtiene la calificación de sobresaliente. Los Regulares de Ceuta, cambian en 1917 su ubicación, pasando del Ángulo, donde siempre estuvo la milicia voluntaria, al nuevo acuartelamiento en la barriada de San José, donde González Tablas se encuentra destinado. Asciende por antigüedad al empleo de teniente coronel el 4 de octubre de 1919 y fue recompensado un año después con la Cruz de la Orden Laureada de San Fernando, siendo ese mismo año nombrado Gentilhombre de Cámara del Rey Alfonso XIII.

Mortalmente herido

La muerte del teniente coronel Santiago González Tablas tuvo lugar en 1922, en las operaciones llevada a cabo en la zona occidental del Protectorado al ocupar Tazarut. El 12 de mayo, tres columnas operaron para lograr ese objetivo. La operación fue dura, las fuerzas que mandaba recibieron un intenso tiroteo protegidos por un terreno pedregoso y con mucho arbolado y monte bajo. De una descarga cayeron a un tiempo González Tablas y el comandante Medina, cada uno con dos balazos, de vientre y mano el primero y de vientre y muslo el comandante. Inmediatamente se les trasladó a Aman, donde tenía el hospital el doctor Gómez Ulla por un camino difícil, se tardó más de dos horas en la evacuación. Después de ser operado no recobró el conocimiento, muriendo el 13 de mayo. Al día siguiente se le trasladó al campamento de Jemis de Beni Arós. A la una de la tarde de ese mismo día llegó a Tetuán, procedente del zoco El Jemis, el furgón de Sanidad conduciendo los cadáveres del teniente coronel González Tablas, el teniente Corro y el teniente de Caballería García Sánchez.

Información sobre estos libros: http://www.edicioneslibrosdeceuta.es/

Estándar

… Y EN LA FOSA COMÚN SONÓ MOZART

Cuando Rubén, nieto de José Salmerón Céspedes, se encuentra delante de la fosa de fusilados en Tetuán (Marruecos), se le agolpan las preguntas, ¿Por qué?, ¿Qué ocurrió en aquel verano de 1936?, ¿Cómo fueron esas últimas horas del Yayo…? ve pasar en unos segundos los escasos recuerdos que su madre le contó. Rubén se sintió, reconfortado al pisar la tierra que le da sepultura. Al llegar a la fosa se detuvo lentamente, delante una sencilla lápida de mármol, con la mirada recorre apresurado el listado de los que allí están sepultados. ¡Aquí está!, al pasar su mano por el nombre del abuelo, se sintió reconfortado. ¡Yayo, aquí estoy!

Después de muchos años, en voz baja, alguien le contó que sus restos estaban al parecer en una fosa común al pie de la valla del cementerio de Tetuán (Marruecos), pero que nunca se había podido rescatar el cuerpo, que nadie quiso dar nunca la localización exacta, por miedo. Y que no se pudo, ni se podía ya, saber o hacer nada más. En la documentación consultada actualmente, se detalla que fue fusilado junto otros cien republicanos en el campo de concentración “El Mogote”, en las afueras de Tetuán.

En marzo de 2010, viendo la familia unas noticias en la televisión que hablaban de la apertura de una fosa común de víctimas del franquismo en Valencia. Su nieto Rubén preguntó nuevamente a su madre sobre el Yayo, y nuevamente le dijo que no sabía más de lo que ya habían hablado en numerosas ocasiones: “Que sus hermanas habían intentado saber en su día y que nunca se había podido obtener mayor resultado; que durante su niñez y juventud había sido siempre un tema del que no se podía ni hablar, porque la abuela se subía por las paredes del enfado; que así se habían pasado los años, y que a ella muy poco le habían contado y ya de mayor, y que ya todo se lo había contado”.

Esa noche, Rubén llegó a su casa frustrado y enfadado por tal estado de cosas, estuvo toda la madrugada buscando por las redes e internet, piensa que en algún lugar tiene que existir alguna referencia. La primera señal la encuentra en la web “Todos los Nombres”, una iniciativa desarrollada en Andalucía para la recuperación de la memoria histórica que ofrece una base de datos de represaliados por el franquismo para su consulta. Nos relata Rubén.

“Puse su nombre en el formulario, sin muchas esperanzas y me aparece un registro, ¡El nombre exacto, José Salmerón Céspedes, Jefe de Policía, fusilado en Tetuán, el 20 de agosto de 1936…! ¡Era él, efectivamente, qué impresión, se me puso la piel de gallina…! Cambiaba la primera palabra, y cambiaba toda la historia No es lo mismo “morir” que “ser fusilado”. De la mala suerte en la confusión y el fragor de la guerra, a acontecimientos concretos con agentes, intencionalidades, causas, responsabilidades, y el Yayo como víctima de la represión franquista…” y para satisfacción de quien escribe estas líneas, esos datos estaban extraídos del libro que publiqué en el 2004.

Recupero este reportaje de los que he escrito sobre la historia de Ceuta, este del 2014, pretendo que en el confinamiento, os entretengáis con su lectura…

José Salmerón Céspedes, nació el 30 de mayo de 1895 en Berja (Almería), muy joven aprobó unas oposiciones para policía y se casó con Elena, que también era de Berja. Muy pronto se fueron para Marruecos. Tuvieron seis hijos, pero dos murieron muy pequeñitos. Crecieron cuatro: Elena, Mercedes, José y Guadalupe, la madre de Rubén. En 1936, Elena, la mayor, era una adolescente, y Guadalupe, la menor, apenas tenía cinco. Era un gran conocedor de las últimas tecnologías, y estaba al tanto de los adelantos, sabía cómo funcionaba en su interior la radio con sus componentes, se había buscado la manera de ir aprendiendo en sus ratos libres. Quería que todas sus hijas estudiaran, que se desarrollaran, que fueran a la universidad. Y él también quería estudiar, derecho, para ser juez, porque le indignaban las injusticias.

La historia de José Salmerón era como la de tantos otros españoles, luchando por cambiar una sociedad de clases y vivir con su familia en paz, en libertad y en democracia. Pero aquel viernes del 36, no sería igual a otros fin de semana. Una parte del ejercito, junto a las milicias de falange, no les gustaba el panorama que presentaba de igualdad y progreso la Segunda República…  José Salmerón se encontraba en el Cine-Teatro Español con la familia, como otros muchos días. En mitad de la proyección el rumor no le deja ver la proyección, al tener conocimiento de la sublevación se llevó a la familia a casa, y con rapidez se marchó a comisaría, a cumplir con su obligación, besó a su mujer e hijas y les dijo: “no preocuparos en unas horas estoy de vuelta…”, ya nunca más regresó.

La dramática confusión de los primeros momentos hace que la familia nunca sepa que pasó con él, las escasas noticias les llegaban gracias al  amigo de la familia Vicente Bartual, que incluso intentó, años después, que le entregaran el cuerpo, pero se lo denegaron. Su nieto Rubén nos comenta “Nunca supe qué más fue de él (Bartual), no he podido hallar ninguna referencia, y mira que estaría para agradecerle su ayuda a la familia, en esos trágicos momentos en Tetuán…”.

Por otra parte los sublevados tan sólo le decían a su mujer, que había muerto en el frente, pero sin aportarle documentos, ni explicación. Ella nunca se lo creyó, pero no sabía donde recurrir en busca de información, estaba marcada como la mujer de un “republicano”. Lo había estado buscando de arriba para abajo, siguiendo su pista por diversas cárceles; contaron que en algún momento le habían dicho: “Salmerón, váyase”, pero que no había querido irse por lealtad a sus otros compañeros detenidos.

… Y sonó Mozart

Desde que Rubén, tuvo los datos del Yayo José, le rondaba la idea de volver a los lugares donde había pasado sus últimas horas con vida y sobretodo realizar una visita a la fosa de Tetuán, donde fue arrojado junto a sus compañeros. Hace unos días se cumplió, en el solitario y abandonado -la parte civil- cementerio. Su nieto, plantó una sencilla planta, junto a tres semillas en la tierra que lo cobija, más tarde, acomodó encima de la lápida una grabación y volvió a sonar los acordes de Mozart, de la que su abuelo era un apasionado. Incluso cuando formó parte de la Logia masónica Oriente en Tetuán, adquirió el nombre simbólico de “Mozart”. Seguro que su pertenencia a esta Orden, fue otra de las causas de su detención. Recordemos que desde el mismo momento del golpe persiguieron a los que habían pertenecido a la masonería. Emitiendo edictos por el que se declaraba que era considerada asociación clandestina contraria a la ley y que a todo aquel que hubiera pertenecido a ella, se le acusaría de cometer un “crimen de rebelión”. Se registraron sus casas, si encontraban documentos, se les acusaba de que éstos debían haber sido destruidos, en los tres días siguientes a la publicación del edicto, una cuestión difícil de cumplir, ya que una gran mayoría de los masones, como fue el caso de José Salmerón Céspedes, fuer detenido en la noche del 17 de julio de 1936.

José Salmerón, memoria en la historia

Como José Salmerón Céspedes, otros doscientos republicanos españoles están en las fosas de los cementerios de Tetuán y Larache en Marruecos. Aquel caluroso 17 de julio, tras tener conocimiento de la sublevación, él se posiciona claramente junto al gobierno constitucional. Como jefe de policía se dirige a la Alta Comisaría para estar junto a Álvarez-Buylla, e ir recibiendo noticias desde Madrid para detener el golpe.  También recibe noticias del centro obrero republicano, situado en la céntrica calle La Luneta. Su presidente, el maestro nacional Elíseo del Caz, organiza patrullas para que recorran la ciudad e informen de los movimientos de las tropas, y estos a su vez lo comunican al Alto Comisario.

Pero esta comunicación se cortó cuando tropas de Regulares, asaltan el Centro Obrero, en su interior se encontraban unas trescientas personas. No los dejan salir, y allí permanecieron hasta que por la mañana, comenzaron a tomarles declaraciones. La mayoría fueron enviados, primero a la cárcel europea, pero al comprobar los sublevados el volumen tan grande de detenidos construyeron un campo de concentración “El Mogote”, en las afueras de Tetuán, -junto a las ruinas romanas de Tamuda-, donde la mayoría fueron fusilados.

José Salmerón junto al Alto Comisario, seguía manteniendo en la tarde del 17 de julio constantes comunicaciones con Madrid y a su vez se las trasladaba al comandante De la Puente Bahamonde, jefe del aeródromo en las afueras de Tetuán. A media tarde y con tan solo una línea con el exterior, habló Álvarez-Buylla con el aeródromo de Sania Ramel, dándole las últimas consignas recibidas desde Madrid: “Dentro de unas horas vendrán aviones enviados por el Gobierno con soldados, tal y como me lo ha prometido el Ministro de la Guerra y Presidente del Gobierno de la República Casares Quiroga y aterrizaran en Tetuán”. Aviones que no llegaron.

El teniente coronel sublevado Sáenz de Buruaga, a media noche se puso en contacto con el Alto Comisario, instándole a la entrega del edificio. Respondiendo Álvarez-Buylla que no le reconocía cómo autoridad, a los pocos minutos tropas de la Legión rodearon la Alta Comisaría, tras un forcejeo se entregó. Es traslado a Ceuta y recluido en la fortaleza del monte Hacho, donde fue fusilado en la mañana del 16 de marzo de 1937.
Mientras tanto el aeródromo en las afueras de Tetuán seguía fiel a la República. Sobre las 4,30 horas de la madrugada, comenzó el ataque por parte de los sublevados. El comandante De la Puente Bahamonde, a las 5,15 minutos, enarboló un pañuelo blanco, pidiendo con ello el cese de las hostilidades, cruzó por la pista de aterrizaje y se detuvo en el ramal de la carretera de Rió Martil a Ceuta. Ordenando a sus compañeros salir y formaran de uno en uno y sin armas, en la pista. Se les acercó el comandante de Regulares Serrano Muntaner a quien le entregó su pistola.

Todos fueron detenidos, un oficial, llamó a la Alta Comisaría para comunicar al teniente coronel Buruaga, la rendición y toma del Aeródromo, el Alto Comisario Álvarez-Buylla, que se encuentra detenido en el despacho ruega le transmita un mensaje a De la Puente: ” Un abrazo y enhorabuena por su comportamiento con la tropa, porque como buen militar no ha hecho más que cumplir estrictamente las órdenes recibidas, demostrando en todo momento unos buenos sentimientos, al rendirse cuando vio las bajas que tenia y que prolongar la defensa, conduciría a sensibles perdidas, por ambos bandos.”

De Tetuán a Melilla

La mujer de José Salmerón, supo salir adelante junto a sus cuatro hijos, luchó lo imposible para educar sola a Elena, Mercedes, José y Guadalupe. Comenzó a coser con una modesta máquina. Antiguos amigos, gente a las que él había ayudado, negaban ahora el saludo a su mujer, fingían no conocerle, o le miraban con desdén. Eran gentes que habían sacado provecho del golpe. Guadalupe, madre de Rubén, recuerda que un día, una vez ya en Melilla, al regresar a la casa tras uno de esos incidentes en el autobús, estalló la abuela en llanto de pura impotencia: “si tu padre hubiera vivido, ese sinvergüenza no hubiera actuado así”. Guadalupe recuerda que cuando pasaron la frontera en un autobús de “La Valenciana”, ella se aferraba muy fuerte una muñeca de trapo, lo único que le había quedado.

La mujer de José Salmerón, pese a tener la intuición de su muerte en Tetuán se agarraba a la última esperanza, le comentaron que tal vez su marido estaba en una prisión cercana a Melilla y para allí se iba siguiéndolo. No sabemos por qué ni hasta cuándo le mintieron. Pero cuando lo supo, decía que de haberlo sabido antes se hubiera quedado en Tetuán. En Melilla, quedaron en una casa alquilada que les ayudó a conseguir un familiar, en un edificio que era propiedad de un conocido falangista local. Conservaron un aparato de radio, y por las noches, la madre de Rubén recuerda que les mandaban pronto a la cama y que venían algunos vecinos, a escondidas, a escuchar muy bajito una emisora que estaba prohibido escuchar… “La tortilla se está quemando demasiado, y tiene que dar la vuelta” decía la abuela Elena.

Listado para Lidia:

Estándar