El ceutí Enrique Mateo también estuvo en un campo nazi junto a Eugenio Amador

hgngfhjghg

 

Francisco Sánchez Montoya  

http://www.edicioneslibrosdeceuta.es/

El BOE ha publicado este viernes los datos de los republicanos que perdieron la vida en los campos de concentración de la Segunda Guerra Mundial. Se detalla que el único ceutí fue Eugenio Amador Mayano. Pero según mis datos otro ceutí más, al menos, estuvo en los campos de concentración, Enrique Mateo, nacido en Ceuta el 21 de marzo de 1926. Tras salir de España fue detenido y trasladado a a la prisión francesa de Compiègne  el 2 de julio de 1944 y tres días después  al campo de concentración nazi de Dachau número de prisionero 77972. Tuvo más suerte que su paisano Eugenio Mayano y fue liberado.

El campo de concentración de Dachau cercano al pueblo  de Dachau, a 13 km al noroeste de Munich, en Baviera (sur de Alemania). El campo fue construido sobre una fábrica de pólvora en desuso y sus instalaciones principales fueron terminadas el 21 de marzo de 1933.

Tras la lectura del parte oficial con la terminación de la Guerra Civil, el 1º de abril de 1939, en realidad, la contienda no terminó para todos. Una enorme cantidad de españoles, combatientes o no, se tuvieron que marchar de aquella España, en la que no tenían sitio. Eran los exiliados. La mayoría de ellos se instalaron en Francia; pero sobre ellos, poco más de un año después, se precipitó otro conflicto bélico que complicó más su ya de por sí difícil situación: la invasión alemana de Francia.

Estos ceutíes eran exiliados que habían abandonado España en 1939 y contribuyeron a la defensa de Francia contra la Alemania nazi. La derrota francesa llevó a miles de españoles como ellos a caer prisioneros del III Reich; conocieron posteriormente un régimen inhumano que les llevó a la muerte a la mayoría de ellos.

Eugenio Amador Mayano, nacido en Ceuta el 6 de enero de 1906, tras su detención estuvo en la XI-B Fallingbostel, con el número de prisionero 87377. Se le deportó posteriormente a Matauthasen el 27 de enero de 1941, recordemos que el 6 de agosto de 1940 llegaron los primeros españoles a Mauthausen. Donde fueron enviados alrededor de 7.200.

 

Anuncios
Estándar

La Memoria en las fosas del Protectorado

Unos doscientos españoles están entre las fosas comunes de los cementerios de Tetuán y Larache, fueron fusilados tras no secundar la sublevación del 36. En muchas ocasiones sus familiares han intentado dignificar esos lugares, colocar placas y restituir en parte esa dignidad que se les negó durante tanto años. Hace unos meses el hijo y las nietas de Antonio del Castillo Morales, se desplazaron desde Leganes a Tetuán, con el fin de colocar unas placas y adecentar la fosa común de ese cementerio. Tras largas horas de conversaciones con los encargados del cementerio lograron la finalidad que les trajo a la tierra donde su padre al igual que otros españoles perdió su vida por un ideal.

Seguro que mientras colocaban las placas, Antonio del Castillo, relató a sus hijas aquellas tensas horas en la Tetuán de su infancia, en aquella tarde del 17 de julio… Los dirigentes políticos y sindicales tetuaníes, tras tener conocimiento de las primeras noticias de la sublevación en Melilla, se reunieron en el Centro obrero republicano, situado en la céntrica calle de La Luneta. Su presidente, el maestro nacional Elíseo del Caz Mocha, organiza patrullas para que recorran la ciudad e informen de los movimientos de las tropas, y estos a su vez lo comunicarían al Alto Comisario. Cada patrulla se componía de cuatro personas.

Hasta la medianoche del 17 de julio estuvieron realizando informes los miembros del Centro obrero en Tetuán, ya que sobre las 00,30 de la madrugada del 18 de julio, tropas de Regulares, asaltan el Centro Obrero, en su interior se encontraban unas trescientas personas, deteniendo a todos y permaneciendo la noche allí encerrado hasta que por la mañana, comenzaron a tomar declaraciones, la mayoría fueron enviados, primeramente a la cárcel europea y con posterioridad al Campo de concentración “El Mogote”, a 5 Km. de Tetuán donde la mayoría fueron ejecutados. Algunos pudieron huir del Centro Obrero, antes de que la asaltaran, esto fue lo sucedido al joven cenetista Francisco Rojas Escobedo. Quien en la mañana del 19 de julio realizó dos tiradas de 300 octavillas contra los sublevados. El original lo escribió en una cuartilla y se la entrego a su compañero también anarquista Francisco Martos Fernández, cajista de la Imprenta propiedad de Francisco Garzón Cantero. Siendo repartidas por toda la ciudad, sobretodo por los barrios obreros. El Alto Comisario Arturo Álvarez-Buylla, seguía manteniendo en la tarde del 17 de julio constantes comunicaciones con Madrid y a su vez se las trasladaba al Comandante De la Puente Bahamonde, jefe del aeródromo. El Jefe de la sublevación Teniente Coronel Sáenz de Buruaga, envía al Comandante Carlos Asensio al edificio de la Alta Comisaría para que interrumpa el servicio telefónico.

A media tarde y con tan solo una línea con el exterior, habló Álvarez-Buylla con el Comandante De la Puente Bahamonde, dándole las últimas consignas recibidas desde Madrid: “Dentro de unas horas vendrán aviones enviados por el Gobierno con soldados, tal y como me lo ha prometido el Ministro de la Guerra y Presidente del Gobierno Casares Quiroga y aterrizaran en Tetuán”.

El Teniente Coronel Eduardo Sáenz de Buruaga, a media noche se puso en contacto con el Alto Comisario, instándole a la entrega del edificio. Respondiendo Álvarez-Buylla que no le reconocía cómo autoridad, a los pocos minutos tropas de la Legión rodearon la Alta Comisaría, instalando varias ametralladoras en el Jardín y a las dos de la madrugada llegó Sáenz de Buruaga junto con el Coronel Peña y el Capitán Pardo, tras un ligero forcejeo se entregó. Es traslado a Ceuta y recluido en la Fortaleza-Prisión del Hacho, donde fue fusilado en la mañana del 16 de marzo de 1937.

Sobre las 4,30 horas de la madrugada del 18 de julio, comenzó el ataque al Aeródromo por parte de las tropas que habían venido desde Tetuán, compuesta por una batería de artillería. El Comandante Ricardo De la Puente Bahamonde, a las 5,15 minutos, enarboló un pañuelo blanco, pidiendo con ello el cese de las hostilidades, cruzo por la pista de aterrizaje y salió al ramal de la carretera de Rió Martíl a Ceuta. Ordenando a sus compañeros salir y formaran de uno en uno y sin armas en la pista. Se les acerco el Comandante de Regulares Serrano Muntaner a quien le entrego su “dística”. En el acto de entrega el Comandante Serrano grita por dos veces ¡Viva España! ¡Viva la República!. Todos fueron detenidos y conducidos los oficiales a sala principal y los suboficiales y tropa a un barracón. Un oficial, llamó a la Alta Comisaría para comunicar al Teniente Coronel Buruaga, la rendición y toma del Aeródromo, el Alto Comisario Arturo Álvarez-Buylla, que se encuentra en el despacho ruega le transmita un mensaje a De la Puente: ” Un abrazo al Comandante De la Puente de su parte y la enhorabuena por su comportamiento con la tropa, porque como buen militar no ha hecho más que cumplir estrictamente las ordenes recibidas, demostrando en todo momento unos buenos sentimientos, al rendirse cuando vio las bajas que tenia en la tropa y que prolongar la defensa no conduciría a más que a sensibles perdidas, por ambos bandos.” Todos fueron detenidos y traslados a la Fortaleza Militar del Hacho…

Estándar

Monolito del LLano Amarillo, de Ketama (Marruecos) a Ceuta.

Francisco Sánchez Montoya

http://www.edicioneslibrosdeceuta.es/

      Este monumento popularmente conocido como Monolito del Llano Amarillo, fue inaugurado en el valle de Ketama (Marruecos) el 12 de julio de 1940, para conmemorar las maniobras militares celebradas entre el 5 y el 12 de julio de 1936, y en la que se fraguó a espaldas del Gobierno de la República, el golpe del 17 de julio de 1936. El citado monumento, es una de las obras más emblemática y tal vez la más conocida fuera del ámbito de la ciudad. Se trata de un amplio conjunto monumental constituido por una escalinata en varios niveles que permite una ascensión, tanto física como visual hacia el monolito de 15 metros de alto que forma el núcleo fundamental de la obra con una elaboración de imágenes procedentes de varias corrientes, aunque primaban las futuristas. 

Tras la Independencia de Marruecos, se trasladó el monumento a Ceuta, un centenar de camiones participaron en el transporte. El 26 de mayo de 1962, el alcalde y jefe provincial del Movimiento, Ibáñez Trujillo y el teniente general Galera, Gobernador y Jefe del Ejercito del Norte de África, colocan la primera piedra. Firmaron el inicio de las obras, siendo el acta depositada en el interior de una caja de plomo con una colección de monedas y ejemplares de los periódicos El Faro de Ceuta, Arriba y ABC. Se une a la existencia ya en el interior de esta misma caja colocada en la fecha correspondiente de la misma ceremonia en 1940, los diarios ABC, Gaceta de África, Telegrama del Rif y el Faro.

El desmontaje del monumento en el valle de Ketama se comenzó el 26 de diciembre de 1961, finalizando el 3 de febrero de 1962, el desmonte fue dirigido por el comandante Vianor Escalante. Fueron dos mil novecientas piedras con un total de trescientas toneladas, terminándose el 15 de septiembre y el 24 de abril de 1963, se llevó a cabo la inauguración del monumento donde el alcalde y jefe provincial del Movimiento Ibáñez Trujillo, firmó el acta donde se cedía el citado monolito a la ciudad, realizada por parte del teniente coronel Alfredo Erquicia, gobernador militar. 

El acta de cesión al Ayuntamiento de Ceuta, por parte del ministro del Ejercito lo leyó el jefe del Estado Mayor, Luis Cano: “Tengo el honor de comunicar a que de acuerdo con la propuesta formulada en su escrito de fecha 8 de diciembre de 1962 se autoriza la entrega del monumento del Llano Amarillo al Municipio de Ceuta, a cuyo cargo correrán las obras correspondientes a las obras de urbanización del citado monumento”.

Con anterioridad al acto de entrega del Monumento se hallaba formada una compañía del Tercio Duque de Alba II de la Legión con bandera y música y una centuria de las organizaciones juveniles de Falange.

El monolito asume una imagen muy geométrica y a la vez dinámica, rematada en una fuerte curva bajo la que sitúa el escudo nacionalista y sendos cuerpos a modo de alas. Este monumento se convirtió desde su traslado a Ceuta en un símbolo del régimen franquista, donde se celebraron homenajes y exaltación del golpe del 18 de julio, también fue ampliamente representado en fotografías y pinturas, como las realizadas por Mariano Bertuchi.

El Monumento fue obra del arquitecto Francisco Herranz, este cursó sus estudios en la Escuela de Arquitectura de Madrid. El 13 de octubre de 1924 fue nombrado arquitecto municipal de la ciudad de Zamora, allí realizó el anteproyecto del Plan General de Ensanche de esta ciudad. Su trabajo en Zamora terminó cuando fue nombrado en 1929 arquitecto de Construcciones Civiles de Obras Públicas y Minas de la Alta Comisaría de España en Marruecos. Durante estos años realizó múltiples obras en Melilla, debido a que su trabajo diario lo desempeñaba en la vecina ciudad marroquí de Nador, y posteriormente fue trasladado a Tetuán. Debido a sus problemas de salud, el arquitecto abandonó repetidamente su puesto en la ciudad marroquí para desplazarse a la península. Finalmente, en junio de 1944, Hernanz pidió un año de excedencia y tras agotar ese plazo se asentó definitivamente en Madrid. De quien también se puede destacar su obra en Castillejos (Marruecos) donde construyó en 1939 la iglesia de Nuestra Señora del Carmen.

Estándar

… Y el Real Madrid jugó en Ceuta

    Francisco Sánchez Montoya                                 fsanchezmontoya@hotmail.com  

 

La primera vez que el Real Madrid, en partido oficial, llegó a Ceuta fue en la primera ronda de la Copa, eran los dieciseisavos de final, el partido de ida se jugó en el Alfonso Murube, el 31 de diciembre de 1944, en esa ocasión la SD Ceuta perdió por 0-4, los goles del Real Madrid fueron marcados por Alsúa, Alonso, Rafa y Barinaga. El Ceuta formó con Comas; Perico, Victorero, Gil, Japón, Mardones, Abad, Díaz, Galvany, Saura y Acebal. El partido de vuelta se jugó veinte días después, y nuevamente, el Real Madrid goleó por 5-1, el gol de la SD Ceuta fue logrado por Sanz en el 56´, poniendo el marcador en 2-1, pero la alegría duró poco y los madridistas volvieron a marcar tres goles más.

Al año siguiente la SD Ceuta se enfrentó al Real Madrid en octavos de final. El partido se disputó el 21 de abril de 1946, en el estadio de Chamartín, nueva goleada en esta ocasión fue un rotundo 6-0, aquel día el equipo caballa formo con: Casfont; Perico, Victorero, Gil, Lesmes, Carvajal, Abad, Japón, Carnero, Caballero y Morla. El partido de vuelta en el Alfonso Murube, se días después. Y según las crónicas del diario El Faro el estadio presentó un lleno absoluto. En esta ocasión la SD Ceuta venció por 1-0, gol de Lolo en el minuto 70. 

Pero el primer partido que el Real Madrid disputó en Ceuta, no fue en aquella eliminatoria de 1944, fue en un partido amistoso jugado un 20 de septiembre de 1942. Como partido de vuelta, ya que primero jugaron en Madrid un 5 de enero de ese mismo año, el entrenador del equipo caballa era Ramón Lafuente. El conjunto del Real Madrid se impuso por dos a cero. Y según los datos extraídos de la hemeroteca del diario El Faro, la SD. Ceuta presentó la siguiente alineación: Comas; Telechía, Perico, Rosado, Melito, Gil, Abad, Herrera, Bernal, Melul y Morla. También entraron al terreno de juego Arnau, Gonzalvo III y Tavilo. Ocho meses después, el Real Madrid rendía visita al Estadio Municipal de Ceuta. El evento contó, como era de esperar, una gran expectación en todo el Protectorado Español en Marruecos, incluso en la entrada se podía leer que el tren a Tetuán tendría una salida extraordinaria para aquellos que quisieran volver a la Capital del Protectorado tras el partido. El Estadio se llenó y tras los noventa minutos y pese a que se adelantó la SD. Ceuta con goles de Tavilo, el partido termino con empate a dos. 

El equipo de la SD Ceuta que se enfrentó en la década de los cuarenta en tres ocasiones al Real Madrid, militaba en segunda división. La SD Ceuta no nació como fusión de otros equipos, cambia de nombre, antes se llamaba Ceuta Sport, y fue fundada en 1919, tal y como nos indicó el estudio del futbol local Javier Berral. Fueron muchos los triunfos de este club ceutí, incluso en la temporada 1942/1943 se proclamó campeón en la categoría de plata. Llegó a disputar la fase de ascenso a Primera División. En sus filas militó Alfonso Murube, jugador natural de Sevilla, pero con grandes raíces en Ceuta, tras el inicio de la guerra civil fue militarizado, falleciendo en el frente de Aranjuez. En 1942, la directiva de la SD Ceuta presidida por Epifanio Hernández, solicitó al Ayuntamiento que el estadio municipal o del Docker, cómo también se le llamaba por tener un campamento militar frente a la puerta de tribuna, recibiera su nombre, ya que durante varias temporadas estuvo jugando en este equipo. La memoria de la SD Ceuta finaliza al concluir la liga 1955-56, mucho tuvo que ver la Independencia de Marruecos, ya que se unió con el Club Atlético Tetuán, fundándose el Atlético de Ceuta, quien también dio muchas alegrías a los aficionados locales. 

Estándar

Catedrático Martínez Pedroso… Ceuta, Tánger y exilio en México

Francisco Sánchez Montoya                                  fsanchezmontoya@hotmail.com       

      Tras las elecciones de febrero de 1936, Ceuta tuvo un diputado salido de las urnas, el catedrático Manuel Martínez Pedroso, pertenecía al PSOE y fue designado por las fuerzas de izquierda de la Ciudad. Tras la guerra civil se exilió a México y allí formó parte de las cortes republicanas en el exilio. En aquellas elecciones dos bloques antagónicos se enfrentan, por un lado el frente popular de izquierda y por otro, el bloque conservador. La lucha electoral fue dura y repleta de enfrentamientos, cómo se pueden ver en los distintos diarios locales. El bloque conservador cuenta con el apoyo del alcalde, del partido radical Victori Goñalons y sobretodo del delegado del gobierno, quien pondría toda clase de trabas al desarrollo de la campaña del Frente Popular.

El 16 de febrero 1936, fueron muchos los ceutíes que salieron a la calle para ejercer su derecho al voto. Tras el recuento alcanzó el correspondiente escaño con un total de 7.998 votos, algo más del 70,00 % de los emitidos el candidato conservador Tomas Peire tan solo obtiene 3.243, que supone un escaso 29 %. y la abstención cayó al 42 %, de forma global en todo el país, las elecciones depararon el voto mayoritario para el frente popular, con 278, la derecha 124 y centro 51 escaños. Martínez Pedroso, interviene en la vida política de la ciudad, destacando su participación en el 1º de mayo, donde presidió la manifestación desde una tribuna en la actual plaza de los Reyes. 

El 17 de julio del 36, el golpe contra la república sería mucho más certero que los planeados con anterioridad. El golpe le sorprende en Madrid, rápidamente el gobierno de la República lo destaca en la ciudad internacional de Tánger, dada su vinculación con Ceuta, y con ello puede servir a los que no han sido detenidos o fusilados. Pasa dos años en Tánger ayudando a los refugiados y sobre noviembre de 1938 dejaría definitivamente la ciudad, ya que, fue llamado por el gobierno y se integró a la embajada de Varsovia. Tras la finalización de la guerra civil se exilio a México.

En calidad de Diputado por Ceuta, y junto a otros políticos propician la creación del primer organismo unitario republicano en el exilio -la Junta Española de Liberación-, en 1945. En esta reunión Martínez Barrio fue elegido presidente de la República y José Giral nuevo presidente del gobierno en el exilio. Pedroso, impartió la cátedra de derecho y del estado y fundó el primer seminario que tuvo la universidad mexicana sobre esa temática. Entre los cuantiosos encuentros participó en 1943 en la declaración de la Habana de la primera reunión de profesores universitarios españoles en el exilio, antes de morir (1958), preparaba su obra fundamental sobre teoría del estado, y derecho internacional” que no pudo terminar. 
De su vida docente en México, hay muchos intelectuales que han hablado de el como Sergio Pitol, quién al recibir el premio Cervantes 2005, en el paraninfo de la Universidad de Alcalá destacó al profesor en su discurso: ” Don Manuel fue una de las personas más sabias que he conocido, era un narrador espléndido, sus experiencias nos incitaba a leer, a estudiar idiomas, pero también a vivir”.

Otro escritor que recuerda el paso de este catedrático y diputado por Ceuta fue Carlos fuentes, premio príncipe de Asturias, en una conferencia dada en México en marzo del 2004 manifestó: “Yo asocio a pedroso con largas caminatas, el recreaba el espíritu de lo que era la ciudad de México en 1952. Era un maestro al estilo medieval, al terminar su clase acompañado siempre de al menos media docena de alumnos de la facultad, íbamos hasta su casa. El paseo de los estudiantes con el profesor era reposado, su extraordinaria categoría jurídica y humanista, queda en la historia de la universidad como un magnífico momento en que brilló la inteligencia de rostro enjuto, ojos brillantes, tez que evocaba la de los andaluces y nariz afilada, más bien parecía un quijote que luchaba por la paz”.

Estándar

Aquella prensa ceutí durante la Segunda República

Francisco Sánchez Montoya    fsanchezmontoya@hotmail.com

La Segunda República significó en Ceuta un gran esplendor para la prensa local. Al proclamarse el nuevo régimen se editaban en la ciudad “La Opinión”, “El Defensor de Ceuta”, “Diario de Ceuta”, “El Pensamiento Escolar” y los semanarios “Renacimiento” y “Ley”. Tras el paso de los meses y la proclamación del nuevo régimen, se disparan las publicaciones, sobre todo reivindicativas como “Información Obrera”, que vio la luz el 15 de septiembre de 1931, en su cabecera se podía leer: “Del proletariado español y defensor de los intereses de Ceuta”. En octubre de ese mismo año, el semanario “Adelante”, dirigido por Félix Rubio y Eusebio Pellicena. En 1932, “La Voz de Ceuta”, y en mayo, los semanarios “Verdad” y “Unión Ceutí” bajo la dirección de José Lladó, con la cabecera: “Semanario consagrado a defender los intereses de la población y sus ciudadanos sin distinción de clases y sin matiz político alguno”. 

El periodista Joaquín Estévez Suárez dirigió varios semanarios, todos de un marcado cariz sindicalista. En agosto de 1933, “Renovación”, cuyo propietario era el destacado dirigente del Partido Radical-Socialista y masón José Viñas Vinuesa. El diario “Día” apareció en 1933. Fue su director Nicolás Fernández García, que ya estuvo en el diario “La Opinión”, este a mediados de 1935 dejó de salir, pero unos meses más tarde en enero de 1936 reapareció con nuevo director, Juan Paño Hernández. Tras la sublevación se convirtió en órgano de la Falange local. El 3 de agosto de 1936 ya en su cabecera se podía leer: “Diario Nacional Sindicalista.

En octubre de 1934, nació el “Faro de Ceuta”, de su historia tienen una detallada información todos los domingos de la mano magistral de Ricardo Lacasa. En ese año también nació, “Mercurio”, publicación bimensual de la Cámara de Comercio. Y también destacar al diario “Lealtad” y el 12 de junio de 1934 el órgano de expresión del Partido Izquierda Republicana “Hoy”, bajo la direccion de Gaudencio Martín García. También vieron las luces varias semanarias deportivas y de arte, como “Lunes”, y “Olimpia”. En 1933, “Aire”, y “La Afición”, en 1936. El 9 de julio de 1936 salió a la calle el periódico “El Soviet”, del Partido Comunista en Ceuta. Su director fue Joaquín Estévez Suárez. Constaba de cuatro páginas y salía los lunes y jueves. 

En marzo de 1935 la junta directiva de la Asociación de la Prensa estaba presidida por Gaudencio Martín García; vicepresidente, Cipriano Merino; tesorero, José Torres Ruiz, y secretario, Antonio Parrado Gil. El 27 de enero de 1936 se renueva: Presidente, Antonio Martín de la Escalera; vicepresidente, Gaudencio Martín; tesorero, Ángel Ochoa; secretario, Ignacio, y los vocales Rafael Vega, Enrique García Zapata, Juan Biondi, José Lladó Pitalua y Ricardo López del Cerro.

Durante aquellos años se vivieron en la prensa local situaciones muy tensas, sobretodo cuando llegó al poder el Gobierno radical de Alejandro Lerroux y se coaligan con la CEDA. En septiembre de 1934 el Delegado del Gobierno, el conservador, Ramón Arechaga, no le parece nada bien que los vendedores lean, como reclamo, sus titulares. Envió un oficio a todas las redacciones el 5 de septiembre prohibiendo esa forma de anunciar los diarios. Incluso el director del diario “Hoy”, órgano de Izquierda Republicana en la ciudad, fue detenido y multado con 500 pesetas. 

En una editorial, su colega y director del semanario sindicalista Renovación, Joaquín Estévez, sale en su defensa: “Muy bien y muy bonito, Su escrito lo esperábamos, puede creérselo, se trataba de nuestras informaciones del Monte Hacho y como en ellas forzosamente había que censurar, ¿Creé el señor Arechaga que por el solo hecho de ser Delegado Gubernativo, puede en cualquier momento hacer cuanto le viene en gana? Será posible que en esta República democrática y de trabajadores, no se vea democracia, ni trabajo y si únicamente persecuciones y detenciones a granel?”. A pesar de estar detenido en la cárcel del Sarchal, el director del diario “Hoy”, Gaudencio Martín, logra enviar un escrito a su periódico para que se publique: “Hay un Republicana de izquierda en la cloaca del Sarchal por combatir a los que defendieron la República a la reacción, y quieren que nos callemos con multas y encarcelamientos…”.

Estándar

La Necrópolis de Ceuta

Francisco Sánchez Montoya    fsanchezmontoya@hotmail.com      

En la necrópolis de Santa Catalina, existen una gran cantidad de obras de arte, dignas de los más renombrados cementerios, entre otros, el grupo escultórico al médico y alcalde de Ceuta fusilado en 1936, Sánchez-Prado, o los panteones de Regulares o el de la familia Cerni. Y como dato histórico en este último también está enterrado González-Tablas. Recordemos algunos datos de este entrañable militar tan unido a la historia de Ceuta. Su cuerpo descansa en ese lugar desde 1922, tras estar varias horas antes en su domicilio en los pabellones de las Puertas del Campo, donde se instaló la capilla ardiente. Aquella muerte del teniente coronel González-Tablas tuvo lugar en las operaciones de 1922 en la Zona occidental del Protectorado y tenían como finalidad terminar con la rebeldía, ocupando Tazarut y expulsando de ella a Raisuni. 

     El día 15 a las diez de la mañana llegó a Ceuta el camión de Sanidad conduciendo el cadáver de González-Tablas procedente de Tetuán. Hasta el campamento de los Soldados del Tercio, situado en Dar Riffien, a ocho kilómetros de la población marchó una comitiva compuesta de 14 automóviles, para acompañar el cadáver. Figuraban en la comitiva representaciones del Ayuntamiento, Civiles, y Militares, y el hermano del finado, Comandante de Infantería y Teniente de Alabarderos. El día 16, a las 11 de la mañana y entre una gran manifestación de duelo, fue celebrado en Ceuta el entierro, descansando su cuerpo en el Panteón de la Familia Cerni en el Cementerio de Santa Catalina. 

     Otro de los panteones que debemos destacar es el de Regulares. En torno a este majestuoso panteón de Regulares le rodea la figura de un ecuatoriano enterrado un 25 de junio de 1922, era el Alférez Francisco Suárez Veintimilla, quien fue trasladado a Ceuta desde el campamento de Beni-Aros, donde falleció, tras caer herido el día 19, en el avance de las tropas de Regulares, sobre Zamade Siddi-Issef el Tallidi. Cuando se encontraba con sus compañeros al sector de Beni-Aros muy cerca de la línea de combate, el estaba al mando de un pequeño grupo donde se generalizó la lucha cuerpo a cuerpo. Su Ordenanza cayó a su lado y el fue herido mortalmente en el campo de batalla, con tan solo 27 años recién cumplidos.
La otra obra de arte en el cementerio es el conjunto monumental dedicado al médico y alcalde de Ceuta Sánchez-Prado, es obra del arquitecto municipal Javier Arnáiz. Hace unas semanas fueron traslados sus restos a este panteón. La figura de este médico tan querido en nuestra ciudad, se ve reflejado en sus intereses humanísticos, tal vez nos encontraremos ante un autentico renacentista, ante un humanista. Su apertura de ideas y de objetivos se resume en su vida. Un hombre cuya herencia compartimos los ceutíes de hoy. La vida de Antonio López Sánchez-Prado no se entiende sin su muerte, y viceversa. Sánchez-Prado fue nombrado hijo adoptivo tras el pleno del 4 de junio de 1931. Fue diputado por el Partido Republicano-Radical Socialista y tras las elecciones de febrero de 1936 nuevamente fue Alcalde y tras el golpe militar del 17 de julio fue fusilado en los llanos del Tarajal, un 5 de septiembre de 1936.

 

Estándar